Salmerón esquiva la larga cola del paro

El entrenador del Murcia, José María Salmerón./Vicente Vicéns / AGM
El entrenador del Murcia, José María Salmerón. / Vicente Vicéns / AGM

Pese a la mala racha, el técnico continúa en pie en un Murcia que no sigue el ejemplo del Extremadura, UCAM, Elche y Hércules. Los números negativos en las últimas semanas no han minado el crédito de un entrenador que llevó al club grana del abismo a los puestos de 'playoff'

José Otón
JOSÉ OTÓNMurcia

Salmerón no pasa por sumejor momento desde que aterrizó en el Real Murcia. El almeriense, tras llevar a los granas a los puestos de 'playoff' después de rescatarlos en la decimotercera posición, parece que se ha estancado. Es lo que dicen sus números, que reflejan que el conjunto grana solo ha ganado uno de los últimos cinco partidos, una mala racha que afecta principalmente a los partidos de casa, en los que solo ha conseguido marcar en uno de los últimos cinco. Pero, a pesar de las dudas, Salmerón sigue fuerte y no se lo ha llevado por delante el oleaje que afecta a los banquillos en el grupo III y en el IV.

El entrenador del Real Murcia ha tenido más suerte que algunos colegas de banquillos cercanos, que con números casi idénticos y en algunos casos mejores se han ido al paro. Alguno de ellos, incluso, estando en puesto de 'playoff', como ocupa actualmente el equipo grana. Uno de los casos más recientes es el de José Miguel Campos, técnico del UCAM, que ha sido despedido tras sumar una racha de 5 puntos de 12 posibles, después de puntuar ante el Murcia y el Badajoz, ganar al Betis Deportivo y perder en Lorca, ante el que entonces era colista de la categoría. Campos deja al UCAM quinto y a un solo punto del Murcia, que es cuarto. El último caso significativo y que evidencia que Salmerón es un afortunado es el de Josico, técnico recién destituido en el Elche.

El entrenador manchego fue fulminado en la noche del lunes tras perder el pasado domingo ante el Ontinyent. El equipo franjiverde, antes de este partido, había conseguido 7 puntos de 9, después de ganar al Saguntino y Peña Deportiva y empatar ante el Baleares a domicilio, lo que hace más llamativa la destitución de Josico que llegó al banquillo ilicitano el 20 de noviembre para sustituir a Vicente Mir, extécnico grana, cuando este era segundo con su equipo en la tabla del grupo III. Ahora le ha tocado el turno a Pacheta, que ha dicho 'no' al UCAM para firmar con el equipo alicantino.

ALGUNOS CAMBIOS SORPRENDENTES

Martín Vázquez
ha llegado al Extremadura, un equipo en ‘playoff’ que ya había destituido a tres técnicos.
José Miguel Campos
ha tenido que dejar el UCAM estando a solo un punto del ‘playoff’. Él ya sustituyó a Planagumà.
Claudio Barragán,
a un paso de fichar por el Murcia, fue al Hércules el 17 de octubre y cayó el 11 de febrero.
Josico
ha durado tres meses en el banquillo del Elche, pese a estar en puesto de ‘playoff’. Le sustituye Pacheta.

La solidez atrás de su equipo y la gestión de los momentos duros, claves para que siga

27 partidos, 4 entrenadores

Pero el caso que se lleva la palma en cuanto a singular y sorpresivo es el del Extremadura, un equipo construido a base de talonario, como el Murcia, con la idea de acabar como líder del grupo IV y buscar el ascenso a Segunda. El equipo extremeño fulminó tras la jornada 25 a Manolo Ruiz, entrenador jerezano que llegó al Extremadura iniciada la temporada y que llevó a las azulgranas desde la octava posición a los puestos altos de la tabla. Ruiz fue destituido tras ganar 4-0 en su propio estadio al Écija, algo inusual en la Segunda B. Ruiz, tercer entrenador del Extremadura tras Juan Sabas y el lorquino Agustín Izquierdo, se fue con la cabeza alta tras sumar ocho victorias y cuatro empates en un total de 16 partidos como responsable del banquillo más volcánico del grupo IV.

Los directivos del Hércules también tienen bien afilada la guillotina y desde que arrancó la temporada han usado a tres entrenadores. El primero fue el exgrana Gustavo Siviero, que fue sustituido por Claudio Barragán, que tras comprometerse verbalmente con el Murcia cambió de opinión y fichó por el equipo del Rico Pérez. Pero el 11 de febrero el valenciano fue sustituido por Visnjic, técnico nacido en Belgrado com amplia experiencia en el fútbol español en banquillos como los del Alcalá, Las Palmas, Granada, Toledo, Logroñés y Fuenlabrada. Tampoco ha sido la solución ya que mantiene al Hércules octavo, solo un puesto por encima de donde lo encontró.

Otros dos murcianos también se han abonado a cambiar de técnico para solucionar sus problemas. El Lorca Deportiva, que arrancó en pretemporada con Galiana en el banquillo, tiró después de Palomeque, aunque luego fue sustituido por Mario Simón, que está haciendo soñar al equipo blanquiazul con la salvación. El Jumilla, por su parte, también prescindió de Cuéllar para contar con Pato.

Salmerón tiene el apoyo de su vestuario y cuenta con la fiabilidad defensiva que ha construido en el Murcia, además de aguantar todos los problemas internos en el club sin quejarse y sacando lo mejor de sus futbolistas, como argumentos.

Monteagudo, un caso poco habitual en la Segunda B

Alberto Monteagudo cumplió el pasado 3 de febrero dos años al frente del Cartagena, todo un hito para una categoría tan revuelta como la Segunda B. Llegó mediada la campaña 2015-16 en puesto de Víctor Fernández y dejó a su equipo séptimo, a diez puntos del 'playoff'. La pasada temporada cayó en segunda ronda y este año tiene a su equipo segundo. Su caso solo es equiparable al de Iñaki Alonso en el Murcia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos