Salmerón ya padeció una situación similar cuando llegó al Fuenlabrada

A. GÓMEZMURCIA

El entrenador del Real Murcia, José María Salmerón, está viviendo una de las temporadas más difíciles de su carrera por el lío institucional en el que se encuentra instalado el club grana, lo que está acarreando retrasos en los pagos e inseguridad en la plantilla que tiene a su cargo. El técnico de Almería está haciendo gala de temple y saber estar para manejar la situación y eso ha permitido que los pimentoneros lleguen al tramo decisivo del año con la posibilidad de acabar como campeones de grupo, algo que parecía impensable meses atrás.

Lo cierto es que Salmerón tiene en su hoja de servicios otras experiencias en equipos que también vivieron momentos de zozobra. Por ejemplo, en 2012 tomó las riendas del Fuenlabrada en Segunda B y también experimentó problemas institucionales. Como esta temporada en el Murcia, en aquel momento el preparador andaluz fue el tercero de ese ejercicio para el equipo madrileño, tras la marcha de Cosmin Contra y un paso fugaz de Alberto Peribáñez.

Salmerón debutó en la jornada 13ª y trajo consigo la paz a una plantilla en la que estaban el veterano Pachón y el exmurcianista Rubén Ramos. El técnico logró casi la mitad de los puntos que disputó.

Sin entradas

Por otra parte, el Jumilla informó ayer que se agotaron las entradas para el derbi contra el Murcia. Se han vendido 1.200 localidades, 800 a la afición grana y 400 a la local. Los pimentoneros estarán ubicados en gradas supletorias y en la tribuna principal.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos