Sangre nueva para un Murcia con urgencias

Sanlúcar dirige un partido del Villanovense esta temporada.
Sanlúcar dirige un partido del Villanovense esta temporada. / HOY

Deseado elige a Sanlúcar para buscar un ascenso vital, un técnico desconocido que propone un fútbol ofensivo y vertical. El buen año del gaditano en el Villanovense, al que llevó hasta segunda ronda del 'playoff', decisivo para que el club lo haya elegido por delante de Campos

José Otón
JOSÉ OTÓNMurcia

El pasado domingo fue un día frenético para Raúl Moro, presidente del Real Murcia, y Deseado Flores, mano derecha del empresario extremeño y actual director deportivo del Real Murcia. Ambos se han encargado personalmente de decidir quién iba a coger las riendas del equipo grana la próxima temporada. A primera hora de la mañana, en la urbanización molinense de Altorreal, citaron a José Miguel Campos para una entrevista personal, en profundidad. Era un candidato que se había colado en la fase final, por delante de entrenadores como Josico, Eloy Jiménez, Salmerón y Pato, que nunca llegaron a estar del todo en los planes de Flores.

El albaceteño tenía muy claro que quería a Sanlúcar, pero el de Puerto de Mazarrón ganó muchos enteros conforme avanzó el fin de semana. La entrevista, de hecho, fue muy productiva, y puso en un brete a los dirigentes granas, que comprobaron que Campos era un entrenador preparado, conocedor del grupo IV y del propio Murcia, al que ha seguido de cerca esta campaña tras ser destituido en Mérida.

1 La libreta con la que ha triunfado en el Villanovense
Al nuevo técnico del Murcia le gusta el 4-4-2, con un mediapunta por detrás del delantero. También le gusta el fútbol de ataque, vertical y con dos extremos muy rápidos. Es un entrenador metódico y trabajador, que analiza mucho al rival y que no deja nada al azar.
2 Un hombre de fuertes convicciones, que va con sus principios hasta el final
Sanlúcar es un hombre que va de cara, que tiene un trato afable y que no se arruga ante nadie. Dicen en Villanueva que la relación con el presidente del Villanovense se deterioró porque no quiso alinear, por obligación, al hijo de este.
3 Una decena de experiencias en la Segunda B
Sanlúcar ha sido un currante de la tercera categoría del fútbol español. No triunfó en Segunda, pero militó en equipos como el Xerez, San Fernando, Alcalá, Portuense, Puerto Real y Ceuta. Además, jugó en el Ciudad de Murcia, con el que ascendió.

Pero por la tarde los dirigentes granas se vieron cara a cara con Sanlúcar, que también desplegó sus encantos. Cerca de las ocho de la tarde llegó el acuerdo entre el gaditano y los responsables del Murcia, aunque no fue hasta entrada la noche cuando se pulieron los detalles de un contrato que unirá a Sanlúcar y al Murcia por un año, renovable en función de los resultados. Al final, el nuevo técnico grana y Campos llegaron muy igualados a la decisión, aunque primó lo hecho por Sanlúcar en los últimos meses.

Sanlúcar marcó unode los tres goles enel partido del ascensodel Ciudad de Murciaa Segunda en2003

Mientras que Campos tiene una trayectoria más larga en la que ha cosechado éxitos y también algún fracaso como el de la pasada campaña en el Mérida, Sanlúcar llega tras triunfar en el Villanovense, salvando a su equipo de un descenso cantado hace dos años y firmando el pasado la mejor temporada de la historia del equipo extremeño. Fue ese matiz el que hizo que Moro y Flores se decantaran por un Sanlúcar que no se casa con nadie y que salió del Villanovense después de que la relación con su presidente se deteriorara con el paso de los meses.

Manolo Sanlúcar demostró en el Villanovense que tiene carácter y las ideas muy claras. Y si no, que se lo digan a José María Tapia, presidente del equipo extremeño, que puso al nuevo técnico grana en la diana, sobre todo por algunas decisiones respecto a su once titular. Los que han rodeado al Villanovense esta campaña aseguran que la relación entre ambos, presidente y entrenador, se enfrió desde que el propio Sanlúcar decidió dar la titularidad como lateral izquierdo a Candelas, un ex del Cartagena, en vez de Tapia, el hijo del presidente de la entidad. Tapia, con pasado en el Málaga y con 26 años de edad, solo jugó diez partidos como titular, mientras que el propio Candelas disputó 31 y fue indiscutible para Sanlúcar. Eso hizo que el entrenador gaditano decidiera muchas semanas antes de acabar la temporada no renovar y buscar otro banquillo.

«Humildad, Ilusión, esfuerzo, responsabilidad y determinación». Es el mensaje que Manuel Real Jiménez, el auténtico nombre de Manolo Sanlúcar, escribió a través de la red social Twitter nada más hacerse oficial su fichaje por el Real Murcia. El técnico gaditano será presentado mañana como entrenador de un equipo que aspirará al ascenso y que ha elegido a un técnico que tuvo la opción de ir al Mérida y al Baleares, pero que prefirió al Real Murcia. El nuevo técnico grana utiliza un 4-4-2, con dos pivotes defensivos y con un mediapunta por delante, una fórmula que le dio el éxito la pasada campaña. Además, le gustan los extremos rápidos y su juego es muy vertical.

A pesar de que el bagaje de Sanlúcar como técnico es corto, sí que tiene una carrera muy extensa como jugador de Segunda B, en la que, incluso, llegó a militar en el Ciudad de Murcia de Quique Pina en la campaña 2002-03. De rojinegro, Sanlúcar jugó 18 partidos y marcó 4 goles, uno de ellos el del ascenso a Segunda. Xerez, San Fernando, Alcalá, Racing Portuense, Puerto Real y Ceuta, club en el que colgó las botas, fueron destinos de un delantero que ahora sueña con ascender al Murcia.

Más

Fotos

Vídeos