Fútbol | Real Murcia

Taquillas frías en una ciudad que se derrite

Raúl Moro, junto a Flores y Carrilero. Detrás, Pedro Contreras.
Raúl Moro, junto a Flores y Carrilero. Detrás, Pedro Contreras. / Nacho García / AGM

Aunque Moro fijó en 12.000 abonados el objetivo para este año, el Murcia está en la mitad a solo un día para que expire el principal gancho de lacampaña

José Otón
JOSÉ OTÓNMurcia

Cuando el calor aprieta y de qué manera en Murcia, las taquillas están algo frías. El pasado jueves el Real Murcia hizo oficial que había llegado a la cifra de 6.000 abonados, un número alto para un equipo de Segunda B, pero bastante inferior al que se marcaron los gestores del equipo grana el pasado 15 de junio, cuando echó a andar las campaña de abonados para la temporada 2017-18. Entonces, los consejeros de la directiva de Raúl Moro pensaban que los aficionados murcianistas se agolparían en las taquillas a por su nuevo abono, sobre todo tras las buenas sensaciones ofrecidas por el equipo de Vicente Mir en el tramo final de la liga y el 'playoff'. La entrada superior a los 22.000 espectadores del último partido de fase de ascenso contra el Valencia Mestalla hizo que las pretensiones de los directivos se dispararan.

«La cifra de 7.200 abonados de la pasada temporada la vamos a superar y para nosotros es interesante rondar los 12.000 socios esta campaña. Visto lo visto, no es ninguna locura», aseguró Pedro Contreras, ayudante y persona de confianza de Moro, en la presentación de la nueva campaña ante los medios de comunicación. La realidad, no obstante, parece diferente un mes y medio después ya que hoy, 31 de julio, es el último día en el que los abonados para la temporada 2017-18 podrán beneficiarse del principal gancho de la campaña: el descuento de lo pagado este curso en el abono de la próxima campaña, siempre que haya ascenso a Segunda. Todo hace indicar que, salvo un estirón final inesperado, no se llegará a esa cifra. Sería extraño que los abonados hayan dejado pasar la oportundidad de aprovecharse de la promoción para sacar su abono ya sin la promoción.

La tarifa general
75 euros los peñistas, 90 en los fondos, 100 en la grada lateral y 250 en tribuna, sin ningún descuento adicional.
El incentivo
Los que sacasen su abono antes del 31 de julio se beneficiarían de un descuento el próximo año, si hubiera ascenso.LAS ÚLTIMAS CAMPAÑAS EN SEGUNDA B8.676 fue la cifra de abonados para la campaña 2010-11, que acabó en ascenso. 6.794es el número de fieles del Murcia de Aira en el grupo I en el curso 2014-15.5.127socios tuvo el Murcia en la campaña 2015-16. En invierno sumó 1.791 más. 7.200 fue la cifra de socios de la pasada campaña con Abarca aún al mando.

A falta de la inclusión de la segunda tanda de peñistas (la primera lista de estos abonados sí está incluida en el recuento de los 6.000 del pasado jueves), todo hace indicar que llegar a las cifra marcada por la directiva grana con carnés de pago (no incluye los de regalo para la cantera) será una tarea complicada. Solo el movimiento de los presidentes de las peñas, que han subido el número de sus afiliados respecto al año pasado, podría salvar una campaña que ahora mismo está lejos de ser un éxito y que presenta peores números que el año pasado a estas alturas. Un buen arranque del equipo de Sanlúcar sería clave para que los indecisos den un paso adelante.

La directiva de Abarca, con una campaña agresiva y un descuento del 10% en el precio del abono, si se compraba antes del 30 de junio de 2016, consiguió superar los 6.000 socios a principios de julio del pasado año. El abogado murciano y sus directivos pusieron un anzuelo que atrajo rápidamente a los fieles a sacar su carné, además de unos precios más baratos que los de este año y que iban de los 80 a los 190 euros. La táctica empleada esta campaña por Moro y su grupo ha sido diferente, subiendo los precios (de 90 a 250 euros) y dando a los aficionados hasta el 31 de julio para que se aprovechen de una promoción de descuento en el abono del próximo año, si hay ascenso. Después de esta medida, la campaña de este año no recoge ningún incentivo más para atraer a los indecisos, más allá del propio rendimiento deportivo del equipo de Manolo Sanlúcar o de la llegada de algún fichaje estelar en las últimas semanas.

La cifra de socios del Murcia esta campaña, salvo arreón final, parece muy similar a la de años anteriores, incluso cuando aún gobernaba el club Jesús Samper. En la temporada 2014-15, cuando el equipo grana fue descendido a Segunda B administrativamente, el Murcia sumó 6.794 abonados, aunque muchos de ellos retiraron su carné pensando que su equipo jugaría en Segunda. El empresario madrileño, para deshacer el entuerto y recompensar a sus dolorida afición, regaló un abono a cada socio antes de devolver una parte del dinero. A la siguiente campaña, aún con Samper como presidente y con Aira en el banquillo en la vuelta al grupo IV, el Murcia sumó 5.127 socios, una cantidad baja, aunque en invierno y tras el fallecimiento de Samper y la llegada de la nueva directiva de Abarca, el club grana hizo otros 1.791 abonados más y terminó la temporada con 6.918. La pasada temporada el número de socios fue de 7.200, una cifra a la que el Murcia actual aún no ha llegado. El club anunció este mismo lunes que amplía hasta el 9 de agosto la promoción estrella de la campaña, para intentar llegar a la cifra soñada de abonados.

Más información

Fotos

Vídeos