Y Tonelotto perdió su camiseta

Tonelotto se abraza a los aficionados subido a la valla, mientras Iván López y Figueroa celebran el gol del argentino./M. Bueso
Tonelotto se abraza a los aficionados subido a la valla, mientras Iván López y Figueroa celebran el gol del argentino. / M. Bueso

Un gol del murcianista en el tiempo añadido dio paso a la prórroga y posterior eliminación del Elche de la Copa; fue el 13 de diciembre de 2000, la última vez que ambos equipos coincidieron en una eliminatoria

Paco Lastra
PACO LASTRAMurcia

Fue el 13 de diciembre de 2000. El Real Murcia y el Elche, como ocurre ahora, coincidían en la misma categoría. Entonces en Segunda. Fue la última vez que se vieron las caras en una eliminatoria, esta a partido único, en la primera ronda de la Copa del Rey. El partido se jugó en La Condomina y el equipo grana pasó de ronda.

3 Real Murcia

Viña, Juanma, Quique Torres, Matito, Méndez, Méndez II (López, minuto 72), Monteagudo (Kortina, minuto 63), Figueroa, Luis Gil, Loreto (Artigas, minuto 57) y Tonelotto.

1 Elche

Iñaki, Redondo, Benja, Javi Navarro, Arregui, Dani Borreguero, Mazinho, Paco García, Nano, Changi (Solaum, minuto 72) y Nino (Dennis, minuto 75).

Árbitro:
Rubio Iniesta (Castellano Manchego). Perdonó la segunda amarilla a Monteagudo. Roja directa a Méndez (minuto 55). Por el Elche expulsó por doble amarillas a Dani Borreguero y Nano, y por roja directa a Paco García.
Goles:
0-1, Ghangi, minuto 46, Nano. 1.1, minuto 94, Tonelotto. 2-1, minuto 101, Juanma. 3-1, minuto 103, Artigas.
Incidencias:
5.000 espectadores en La Condomina.

Fue una noche épica. Cuando en el minuto 94 Tonelotto marcó el tanto del empate, todo el campo vibró como si se hubiera ganado la Copa. El tanto del argentino llevó el partido a la prórroga cuando parte de la afición murcianista ya se había levantado de sus asientos y comenzaba a abandonar el estadio. La explosión de alegría alertó a los más pesimistas, que dieron la vuelta para ocupar de nuevo sus asientos y llevar en volandas al equipo en la prórroga. Juanma y Artigas redondearon el marcador y rubricaron una noche de fiesta.

Tonelotto, el héroe del partido, puso fin a su sequía goleadora y logró su primer gol como jugador del Real Murcia en un partido oficial. Era algo que le tenía obsesionado y por eso la alegría que se desató en su interior cuando el balón acabó en el fondo de la red ilicitana. Estaba tan desatado que hasta perdió la camiseta, que lanzó a la grada. Tuvo que ir a la banda para ponerse otra de recambio.

Al goleador, al final del partido, le salió la vena egoísta y se dedicó el gol. «Desde hace tiempo venía pensando que mi primer gol me lo iba a dedicar a mí mismo por el trabajo, por todo lo que he pasado y porque soy consciente de que he hablado más de lo que he jugado. Así que primero ese gol es para mí y luego para el público. También hay alguna dedicación especial que ya lo saben porque acabo de hablar con Argentina».

Contagiado por la algarabía, Pepe Mel, técnico de aquel Real Murcia, también se vino arriba y quería a un grande en la siguiente ronda: «Un equipo que viste de azulgrana y no es el Levante», dijo en clara alusión a que le hubiera gustado medirse al Barcelona. No tuvo esa suerte. Tocó el Jaén, eliminatoria que también se resolvió a favor del Real Murcia, en esta ocasión en los penaltis. La aventura en la Copa acabó aquella temporada para el Murcia en los octavos, ante el Zaragoza, cuando las eliminatorias ya eran a doble partido.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos