Real Murcia

¿El último servicio de Basadre?

Víctor Basadre, en un entrenamiento grana./Vicente Vicéns / AGM
Víctor Basadre, en un entrenamiento grana. / Vicente Vicéns / AGM

El Real Murcia, caído hasta el puesto de promoción, se mide al Marbella, una prueba de fuego para el gallego, que podría dejar el banquillo tras el choque. Los granas, sin rumbo y desorientados, necesitan la victoria para salir de la zona baja y no alejarse más de los equipos de la parte de arriba

José Otón
JOSÉ OTÓNMurcia

Se le presenta una papeleta difícil, aunque en el fondo no tiene nada que perder. Víctor Basadre era prácticamente un desconocido hasta hace unos días para los aficionados murcianos y, de golpe y porrazo, ha copado páginas de periódico y minutos de radio y televisión. El motivo: ser el elegido por Deseado Flores para sustituir a Manolo Sanlúcar, extécnico del Murcia.

Pero en su primera oportunidad, el entrenador gallego, acostumbrado a trabajar en la sombra para otros que se llevan todos los aplausos, patinó de lleno en Córdoba, aunque su Murcia mostró un amor propio y un coraje que no demostró con su antecesor. Si no fuera porque después de hacer lo más difícil, empatar a tres en un choque que comenzó perdiendo por 3-0, sus jugadores regalaron el gol que decidió el encuentro, quizás Basadre hubiera tenido una oportunidad más. Pero Deseado Flores, su amigo e impulsor, no tuvo más remedio que ponerse a la tarea de buscar entrenador al comprobar que todas las acusaciones de la afición grana iban contra él, encargado de diseñar un equipo millonario que se metía en los puestos de promoción a Tercera.

La peor sensación que puede tener Basadre hoy es que la suerte está casi echada, que por mucho que sus futbolistas ganen hoy al Marbella no va a tener probablemente otra oportunidad de sentarse en el banquillo del Murcia una vez más y que su sucesor estará hoy en la grada de la Nueva Condomina examinando su trabajo de cerca. Quizá una goleada y una tarde de fútbol brillante podrían concederle una nueva oportunidad, aunque las urgencias del Murcia han obligado al director deportivo grana a buscar sustituto antes de lo previsto.

Aun así, a Basadre le ha dado tiempo a detectar las graves carencias del equipo. Una de ellas, la falta de implicación de algunos de los jugadores que han llegado al conjunto grana como estrellas, algunos de ellos con sueldos de categoría superior y experiencia en el fútbol profesional. No todos los futbolistas están igual de enchufados y comprometidos con la causa grana, lo que ha desequilibrado a un grupo de futbolistas que tampoco están trabajados tácticamente. Y lo que también ha descubierto Basadre en estas dos semanas en las que ha sido el primer técnico del Murcia es que la fragilidad defensiva es capaz de tirar por tierra la capacidad de los hombres de arriba de hacer gol. Por mucho que el cuadro grana, con 11 tantos en ocho partidos, sea el segundo máximo goleador de la categoría, se ha metido de lleno en los puestos de abajo.

El Murcia de Basadre, más que estar pendiente de lo que hagan sus rivales de la zona alta de la tabla, deberá buscarse a sí mismo ante el Marbella, y hacerse con los tres puntos sea como sea. Da igual si juega bien o juega mal, el Murcia está en la UCI y necesita ganar para revitalizarse con su segunda victoria en la Liga. Basadre contará con todos sus hombres hoy, a excepción de Xiscu, que todavía sigue de baja por una lesión en el tobillo. Armando, que no está siendo habitual en las últimas semanas, Molinero o Jordan podrían ser algunas de las novedades de un Murcia que esta semana juega una nueva final por recuperar la autoestima.

El Marbella no es el equipo millonario de temporadas pasadas, en las que el empresario ruso Alexander Grinberg se dejaba más engatusar por futbolistas caros y con caché que por los todoterreno de la categoría. El de esta campaña es un conjunto de futbolistas, la mayoría de ellos poco conocidos en el fútbol profesional, que han armado un bloque sólido que ha sumado 14 puntos desde que arrancó el curso y que ocupa el octavo puesto de la clasificación del grupo IV. Ha marcado siete goles, uno más de los que ha recibido, con lo que saca máxima rentabilidad a sus apariciones en ataque, parcela en la que Chus Hevia y Corpas, sus dos hombres más ofensivos, ya han marcado tres goles cada uno. Un equipo duro dirigido por Fernando Estévez, médico de profesión, que cuenta con experiencia en el Granada B, Loja, Guijuelo y Almería B. Un choque duro para los granas en el que su estado anímico y el calor del público serán determinantes.

Más

Fotos

Vídeos