El último tren del liderato pasa por Marbella

Armando y Molo en un entrenamiento grana./Vicente Vicéns / AGM
Armando y Molo en un entrenamiento grana. / Vicente Vicéns / AGM

El Murcia, con cuatro rivales pisándole los talones, se mide a un inesperado líder que le saca nueve puntos. Una victoria visitante comprimiría la cabeza, pero otro traspiés grana daría alas al UCAM, Granada B, Melilla y Linense, que podrían dejar a los de Salmerón sin su puesto de 'playoff'

José Otón
JOSÉ OTÓNMurcia

Salmerón insiste en que el entorno del Real Murcia es tremendista, que se obsesiona con la desaparición del club en función del resultado semanal y que cada derrota la cataloga como una tragedia. Pero independientemente de los temores de una afición y un murcianismo que se ha acostumbrado a vivir en el alambre y a sobrevivir en una categoría que no le pertenece, los aficionados del Murcia viven asustados por lo que refleja la clasificación del grupo IV cada lunes. A pesar de lo inestable que ha sido la campaña en lo institucional hasta la llegada de García de la Vega, Salmerón no podrá ocultar que su Real Murcia, y el de sus dos antecesores en el banquillo, ha rendido, en conjunto, a un nivel más bajo del que cabía esperar por su potencial.

De ahí que, desde hace meses, el Real Murcia esté jugando una final tras otra por un premio menor: agarrar un cuarto puesto que está todavía en el aire cuando solo faltan once jornadas para que acabe la liga regular. Quizás sea este el motivo por el que el murcianismo al que hace alusión el almeriense esté tan nervioso. La culpa, en todo caso, no parece del entorno y sí de los técnicos granas que el pasado verano, ofreciendo cantidades muy por encima de las que marca el mercado, quitaron jugadores a equipos como el Cartagena y Extremadura, que sí ocupan unos puestos en la clasificación más acordes a su potencial. El Real Murcia, quizás, no abordaría cada partido como una final si hubiera sido más aplicado de aquí para atrás.

Más presupuesto

La presión que sufre Salmerón y sus jugadores es la propia de un club como el Murcia que se mide hoy a un Marbella que está rindiendo mejor de lo que se esperaba. El Murcia, con un presupuesto mucho mayor, está peleando con el UCAM, Granada B, Melilla y Linense, entre otros, por sacar el cuarto billete para los 'playoff', premio con el que parece conformarse Salmerón. El duelo es vital para los granas, que llegan con bajas y con urgencias tras su último tropiezo en casa. La de hoy es una final por los daños colaterales que puede dejar una nueva derrota visitante ante un Marbella que el pasado domingo asestó un zarpazo al Cartagena en la lucha por el liderato y que tiene menos que perder que su rival.

El Murcia no está para más sustos, y más sabiendo que hasta tres de sus cuatro perseguidores pueden arrebatarle hoy su puesto de 'playoff'. Y aunque Salmerón haya borrado en sus discursos la palabara liderato, la de este mediodía parece una oportunidad nueva para subirse a la lucha por el primer puesto que ostentan los de Fernando Estévez, un joven granadino, médico de carrera, que apostó hace unos años por ganarse la vida en los banquillos y que ya cuenta con grandes referencias en su hoja de servicios, como su feliz paso por un Guijuelo en el que se dio a conocer.

Con el Marbella nueve puntos por encima de los granas, y con las visitas del Cartagena a San Fernando y del Extremadura a Las Palmas, una victoria del Murcia sería clave para dar un espaldarazo a un equipo que viaja a la casa del líder sin Juanra y sin Molo, que no se ha recuperado de su problema en el ojo, pero lleno de esperanza por recuperar su jerarquía.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos