De la Vega frena a Gálvez en los juzgados

De la Vega, acompañado de sus abogados, sale de la Ciudad de la Justicia, ayer. / vicente vicéns / agm
De la Vega, acompañado de sus abogados, sale de la Ciudad de la Justicia, ayer. / vicente vicéns / agm

Mauricio García también ha impugnado los acuerdos que se adoptaron en la Junta de Accionistas de junio

ALBERTO GÓMEZMurcia

El actual presidente del Real Murcia, Víctor Gálvez, y el empresario mexicano Mauricio García De la Vega se vieron ayer en los juzgados. No lo hicieron físicamente porque el empresario de Orihuela no hizo acto de presencia en la sede del Juzgado de lo Mercantil número 2 de Murcia, en el que el titular, Francisco Cano Marco, había señalado una vista ante el procedimiento de impugnación que impulsó Mauricio García para que quedaran sin efecto los asuntos aprobados en la Junta de Accionistas del Murcia que se celebró el 11 de abril.

El presidente del Murcia acepta no lanzar los préstamos participativos que podrían devaluar las acciones del club que el mexicano dice que adquirió a Raúl Moro

En representación del equipo grana acudió el secretario del Consejo de Administración, Francisco Roberto Cases, quien se presentó en compañía de Armando, capitán del equipo. El futbolista murciano no llegó a intervenir en la sala y no quiso hacer ningún tipo de valoración ni a la entrada ni a la salida. El quinto punto del orden del día de la Junta de abril fue el asunto que fue objeto de la vista de ayer. De la Vega solicitó que se aplicara su suspensión como medida cautelar, pero el juez no tomó ninguna decisión hasta escuchar a ambas partes.

Tres claves

1
Gálvez acepta no llevar a cabo, ni ahora ni en el futuro, el lanzamiento de préstamos participativos aprobado en abril.
2
De la Vega entiende que la decisión del presidente del Real Murcia implica que ha cometido irregularidades.
3
Toni Hernández apunta que el mexicano ha desistido de su procedimiento y el juez ha archivado la causa dando la razón a Gálvez.

Sin embargo, todo se resolvió en cinco minutos porque el abogado contratado por Gálvez, Juan Luis González, comunicó que el lanzamiento de préstamos participativos por valor de 600.000 euros que se aprobó no se llevaría a cabo, ni en la actualidad ni en el futuro. Eso era lo que buscaban los abogados de Mauricio García, José Agustín Amorós Martínez y Alfonso León Lleó.

Proceso inacabado

Lo cierto es que esos créditos participativos nunca llegaron a publicitarse, a pesar de que Gálvez anunció que el club daría los detalles necesarios para los que desearan adquirirlos. De haberse llevado a cabo este mecanismo, las acciones que De la Vega asegura que le corresponden, porque las adquirió mediante la aplicación de una cláusula de ejecución de compra que aparecía reflejada en el contrato privado que suscribió con Raúl Moro en diciembre de 2017, habrían quedado diluidas y el mexicano se hubiera visto en fuera de juego. De ahí que su estrategia con este asunto fuera lograr que el lanzamiento de préstamos participativos no se llevara a cabo ahora, ni en un futuro.

La intención del Consejo de Administración que encabeza Gálvez es convocar una ampliación de capital el 19 o 20 de agosto para cubrir una cantidad de 18,8 millones de euros, montante necesario para retomar el equilibrio patrimonial de la entidad. Así se anunció por parte del presidente del Murcia en la Junta de Accionistas que se celebró el 21 de junio. Los acuerdos de esa cita también han sido impugnados por Mauricio García.

Por su parte, el director general grana, Toni Hernández, negó que ayer se celebrara ninguna vista y matizó que «De la Vega ha desistido de su procedimiento y el juez lo ha archivado. El juez ha dado la razón a Gálvez y se la ha quitado a Mauricio. Además, ha legitimado totalmente los nombramientos que se produjeron en la Junta de abril». También recordó que «nosotros no somos parte en el procedimiento que se sigue en el TAS. Es algo entre Moro y De la Vega».

Torregrosa se queda con la deuda de las empresas de Samper

El abogado y exconsejero y secretario del Real Murcia, Gabriel Torregrosa, se ha quedado, por medio de una empresa a la que está vinculado, con los 4,5 millones (cerca de 6 contando los intereses) que las empresas de Jesús Samper, expresidente fallecido en diciembre de 2015, tenían con la entidad grana. La intención del letrado no es la de hacer negocio con este movimiento. «La deuda no ha sido adquirida con ánimo especulativo, sino solo con la voluntad de ayudar al Real Murcia».

Al respecto, desveló que, «aún habiendo recibido diversas ofertas de compra en las últimas semanas, manifestamos que la mencionada deuda no está a la venta», explicó en un comunicado. «Nuestra intención es amortizar dicha deuda en beneficio del club». Torregrosa ha adquirido la referida deuda después de que nadie hubiera presentado una oferta formal durante los últimos años. El abogado, que a finales de marzo reconoció a De la Vega como máximo accionista del Murcia, se aparta de esta forma de las tesis de Víctor Gálvez, quien dijo hace unos días que «hay mucho listillo intentando hacer negocio comprando deuda del club, y eso se va a acabar».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos