Veinteañeros a destajo en la grada grana

Un grupo de aficionados granas de menos de 30 años, ayer, junto a Simón, Armando, Alarcón, Josema e Isi en la Nueva Condomina.
Un grupo de aficionados granas de menos de 30 años, ayer, junto a Simón, Armando, Alarcón, Josema e Isi en la Nueva Condomina. / Alfonso Durán / AGM

La masa social del Murcia está rejuveneciendo y más de un tercio de sus abonados tienen menos de 30 años. «La gente joven está empujando, se apunta a todos los viajes y es muy sana», asegura Miguel Martínez, responsable de las peñas del club

JOSÉ OTÓNMurcia

El pasado domingo, en la llegada del Real Murcia al campo de Mestalla, centenares de aficionados granas esperaban al equipo de Mir. Un murcianismo nuevo, vigoroso, cargado de jóvenes de menos de 30 años que se han dejado ver en los grandes desplazamientos de esta temporada a La Roda y Valencia. Es un murcianismo muy activo, tanto en las redes sociales como en el día a día. De ahí que las últimas iniciativas puestas en marcha por el club hayan cuajado a la perfección entre una masa social con ganas de disfrutar de su equipo en la élite.

Los jóvenes han agarrado con fuerza la fe grana en los últimos años y no son aficionados ni del Madrid ni del Barça, sino que han apostado por el equipo de su tierra, como sus padres y hermanos: «En la vieja Condomina lo de ahora no se veía. Esta regeneración del murcianismo es fruto del nacimiento del movimiento peñista y de la fidelización que los peñistas han provocado en sus hijos. Son del Murcia y de nadie más, lo han vivido en su casa, han visto a sus padres, sí o sí, sacándose el carné cada año», dice Miguel Martínez, consejero del club para asuntos sociales y presidente de las peñas.

El rebrote de aficionados murcianistas no es casual: «En las peñas se crean grupos de amigos, que tenían hijos pequeños que ahora se han hecho grandes y van al fútbol con sus amigos. En cualquier acto de las peñas veías niños por todos los lados. Ahora vienen detrás de nosotros. Hay un empuje de la gente joven y muy sana, que quiere animar y que se apunta a todos los desplazamientos e iniciativas que pone en marcha el club. Si subimos a Segunda, puede haber un empujón en cuanto a masa social como cuando cambiamos de estadio», afirma Martínez. El dato que confirma la sangre nueva que invade el Murcia es incontestable: De los 7.200 abonados con los que cuenta el Murcia, 2.600 tienen menos de 30 años, un 36% de su masa social que garantiza el futuro.

El club ha vendido ya 18.022 entradas y hoy abre las taquillas de cara al choque de mañana ante el Valencia B

José Ignacio Bermúdez tiene 24 años y es de Alcantarilla: «Mi tío Pepe y mi primo me propusieron hacerme socio. Ser del Murcia es un sentimiento especial, que me permite juntarme con gente, viajar. Me gusta ser del equipo de mi tierra», asegura este aficionado grana, que acaba de terminar Magisterio.

Ni del Madrid ni del Barça

Como muchos otros jóvenes de su edad, José Ignacio tiene que enfrentarse a una sociedad que es, mayoritariamente, del Madrid o del Barça: «Hay amigos que se meten conmigo y que me dicen que el Murcia siempre pierde. En sus casas sus padres solo les hablan del Madrid y del Barça, y por eso no le tienen tanto cariño al equipo de su tierra. Pero esa tendencia está cambiando. Con la marcha del equipo, muchos de estos amigos me preguntan ahora que cuándo juega el Murcia e, incluso, me encargan entradas. Para el domingo he tenido que sacar 9 entradas para gente que habitualmente no viene», dice Juan Ignacio, que pertenece a la peña Los Coloraos y que ayer estuvo en el entrenamiento del Murcia con Ana Belén, Juan Antonio, Iñaki, Jesús, Inma, Santiago, Miguel y Antonio, todos aficionados granas menores de 30 años.

Darío Casanova es otro de esos casos. Tiene 23 años, trabaja en una asesoría, a la vez que prepara unas oposiciones para el Servicio Murciano de Salud. Es murcianista hasta la médula. «Antes los de arriba no miraban por nosotros, pero ahora estamos muy ilusionados. No somos un club de muchas alegrías, pero somos luchadores y estamos acostumbrados a sufrir», asegura este murciano, que ayer fue a animar a los de Mir con Estela, Juanfran y José, también aficionados de la nueva hornada. «Mi padre me dijo en Valencia la semana pasada que veía mucha gente joven siguiendo al club. Los murcianos tienen que querer al equipo de su ciudad, que tiene una larga historia. Yo ya he hecho del Murcia a mi novia. Creo que se va transmitiendo el sentimiento y que estamos cargados de ilusión», asegura Darío, que pertenece a la Peña Grana de Beniel.

Ayer, en el entrenamiento del equipo de Mir en la Nueva Condomina, cerca de 400 aficionados jalearon a sus jugadores, mientras que en las taquillas, que hoy y mañana abren de 11 a 13 horas, 18.022 aficionados ya tienen su entrada para el decisivo encuentro de mañana contra el Valencia Mestalla.

Más

Fotos

Vídeos