Fútbol | Real Murcia

«No he venido aquí a perder dinero ni a tirarlo»

Mauricio García de la Vega, ayer, durante su presentación como nuevo gestor del Real Murcia. / Vicente Vicéns / AGM

García de la Vega llega al Murcia para cambiar el espíritu de un club en la UVI al que quiere más eficiente y empresarial, para que sea «sinónimo de gestión, no de deuda»

José Otón
JOSÉ OTÓNMurcia

Mauricio García de la Vega no se hizo esperar. A diferencia de otras citas como esta, el nuevo gestor del Real Murcia apareció en la sala de prensa de la Nueva Condomina muy cerca de las 10.30, la hora prevista para su presentación, y desde minutos antes ya estaba preparado en la sala contigua a que llegara el momento. El mexicano, curtido en mil batallas empresariales, sabía que su primera toma de contacto con los medios murcianos, y a la vez con los aficionados granas, era vital para comenzar con buen pie su nueva andadura. Un momento ideal para que su mensaje comenzara a calar. Y cuando saltó al ruedo acompañado por Deseado Flores no se dejó impresionar por las cámaras ni los micrófonos. Dio la talla.

Con un elegante traje gris y con el pin del Real Murcia en la solapa, García de la Vega apostó fuerte de inicio y recitó un discurso, redactado en un papel, encaminado a tocar el corazón de los murcianistas: «Hoy presentamos el modelo de gestión que, a largo plazo, dará viabilidad al Real Murcia. Queremos que sea un club estable, con un señorío forjado en sus más de cien años de historia, para que este club deje de ser un sinónimo de deuda y lo sea de gestión. Tenemos que dotar al Real Murcia de los mecanismos para generar ingresos. Hemos decidido venir aquí porque confiamos en Murcia y los habitantes de esta Región que han sentido y sienten este club como suyo y que han visto como, desde hace más de cien años, esta entidad ha sido una de las imágenes más representativas de su ciudad en el mundo», aseguró.

Sin lugar a dudas, García de la Vega había estudiado a la perfección todos los condicionantes del club grana antes de salir a escena. «Tenemos una plantilla de Segunda, un estadio cuatro estrellas y una gran afición. Vamos a poner al Murcia en el lugar que le corresponde, y no lo haremos con inversiones desesperadas y sin sentido, sino apretándonos el cinturón. Entre todos tenemos que creer en la grandeza del Real Murcia y trabajar para recuperar a aquellos que estuvieron y que ahora no están, a los que creyeron y ahora no creen, a aquellos que quisieron al Murcia y que seguro que lo siguen queriendo. Todos somos efímeros, pero lo que permanece es el escudo, la afición y los sentimientos. Vamos a hacer un Murcia sostenible y con todo el futuro por delante», dijo el nuevo gestor grana.

SUS FRASES

Hacienda y Seguridad Social
«Si queremos darle señorío al Murcia, hay que cumplir las obligaciones»
Afición desencantada
«Recuperaremos a los que creyeron y ahora no creen y a los que siguen queriendo a este club»
Fichajes de invierno
«No me corresponde a mí definir los refuerzos, para eso están Salmerón, Deseado y Carmona»
Interés por otros clubes
«Es como cuando conoces varias chicas y te casas con la mejor. El Murcia es un grande»
Gestión mesurada
«Quiero proveer al club en lo que sea necesario, pero la cartera no será ilimitada; el plan es otro»
Vida privada
«Estoy casado desde hace 26 años y me siento muy orgulloso de mi familia»
Sus aficiones
«Me gusta jugar al golf, salir a correr por las mañanas y navegar en yate»

Negociación privada

Después llegó el cara a cara con las preguntas más incómodas de los periodistas. «Los detalles del contrato con Raúl Moro no los puedo revelar. Hay una cláusula de confidencialidad que ambas partes hemos firmado», dijo. También escondió la identidad de las personas que forman el nuevo proyecto grana. «Tengo el respaldo de amigos inversionistas de México que prefieren mantenerse en el anonimato. No tiene sentido revelar sus nombres, basta con saber que soy la cabeza visible de este grupo». De la Vega explicó que se ha sentado con Hacienda y Seguridad Social para reconducir las relaciones con estos organismos. «No solo hay que ver al árbol, también hay que ver el bosque, ver la viabilidad del Murcia a largo plazo. Es un club importante y grande. Si queremos darle señorío a la institución, tiene que cumplir con sus obligaciones», aseguró.

El mexicano quiso dejar claro que su lema será la moderación económica, nada de dispendios ni de cheques en blanco para salvar al club. «Me gustan los retos. He tenido una formación en diferentes ámbitos profesionales y me he dado cuenta de que este proyecto tiene viabilidad si se hace una gestión adecuada. No hay dinero que se vaya a tirar a la basura. El dinero tiene que ser gestionado de una forma disciplinada, adecuada y con conciencia empresarial». García de la Vega no quiere que los aficionados piensen que los problemas del club grana se han acabado. «Sería irresponsable presentarme aquí sin haber estudiado los números en profundidad. Estamos buscando hacer un plan de viabilidad que sea realizable, no un plan para endulzar el paladar de la gente», asegura.

Los primeros pasos de los nuevos gestores, además de hacer frente a las deudas a corto plazo, son buscar soluciones globales para un club que se acostumbró en la 'era Samper' a ser inmovilista y a no buscar recursos propios para subsistir. «Yo vengo con la idea de proveer al club de lo que sea necesario, pero no significa que tenga una cartera ilimitada. No es esa la visión, el plan es que el Murcia genere ingresos por sí mismo», dijo y añadió: «Confiamos en el plantel, ayer el equipo mostró unión y carácter. Me gustó mucho ver el festejo del segundo gol y me gustó ver a los jugadores unidos después del partido. Eso es lo que hace que un equipo triunfe. El compromiso y la calidad de los jugadores están ahí».

El nuevo gestor grana explicó por qué llega al Real Murcia y no a otros clubes con los que negoció antes. «Primero investigué. Adquirí conocimientos de cómo funciona el fútbol español tras la experiencia en Osasuna. Es como cuando te casas, que conoces varias chicas y te casas con la mejor. Sé que me voy a equivocar muchas veces y que mañana me podrán criticar los mismos que hoy me reciben, pero lo importante no soy yo, es el club el que va a permanecer».

García de la Vega sabe que hay deudas inaplazables. «La salvación del Murcia no pasa solo por poner dinero. Vamos a apoyar al club para que sobreviva, ya que es imposible que hoy en día salga adelante por sus propios medios. Tenemos un presupuesto deficitario, pero no venimos aquí a perder dinero o a tirarlo, venimos a Murcia con un proyecto ganador. El que quiera sumar, aquí podrá sumar».

El nuevo gestor del Murcia reconoce que se pondrá a disposición de las autoridades públicas y que espera que los murcianistas desilusionados por los últimos sinsabores vuelvan a la Nueva Condomina. «Confío en contar con el apoyo de todos para sacar esto adelante, pero no porque haya llegado yo, sino porque todos entendamos que el club es grande y que por algo tenemos más abonados que ningún otro en la categoría. Los clubes de fútbol son grandes o no en función de la capacidad que tienen para generar ingresos. Murcia tiene una capacidad enorme, como ciudad y como Región, para generar dinero. Es una cuestión de creer en nosotros mismos, no solo de esperar a que venga otro a poner dinero. Yo lo pondré, pero si no creamos un proyecto para el futuro me tendré que ir mañana porque se acabó el dinero. No vengo a eso, vengo a crear algo fuerte».

Ordenar la estructura

Mauricio García de la Vega no se olvidó de todos los trabajadores del club, que hasta ahora acumulan dos nóminas pendientes. Son los que más han sufrido los vaivenes de la entidad en los últimos años, desde la etapa final de Jesús Samper, en la que en alguna ocasión acumularon hasta cinco nóminas pendientes. El nuevo gestor grana les manda un mensaje de confianza: «He visto dentro de las oficinas a gente muy comprometida, con muchas ganas y con un amor por el Real Murcia que tiene un gran valor. Confío mucho en la gente que está. Lo que necesitamos es trabajar de una forma más organizada, más focalizada. Tenemos que hacer que el club genere más ingresos. Luego los resultados deportivos llegarán por sí mismos. La organización tiene que llegar desde la cabeza y tenemos activos muy importantes», aseguró el mexicano.

«Los fichajes no serán cosa mía»

Mauricio García de la Vega ya ha dejado claro que no tendrá nada que ver en la planificación deportiva. «No me corresponde a mí definir qué jugadores van a venir al club. Para esto están Deseado Flores, José María Salmerón y Pedro Gómez Carmona, nuestro director de fútbol. Ellos, en conjunto, tendrán que tomar las decisiones y llevar la estrategia deportiva. Luego los jugadores vendrán de donde sea, sean rusos o mexicanos», afirmó el empresario. Pedro Gómez Carmona ya estuvo en Écija presenciando la última victoria del equipo grana, como De la Vega.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos