Real Murcia

Otro viaje 'sin fin' a Badajoz para hacer piña

Juanma Bravo y Mackay disfrutan del buen ambiente en un entrenamiento en Cobatillas. / guillermo carrión / agm
Juanma Bravo y Mackay disfrutan del buen ambiente en un entrenamiento en Cobatillas. / guillermo carrión / agm

Tras visitar Zaragoza en la Copa, el equipo de Herrero habrá recorrido más de 3.500 kilómetros en solo 16 días, una convivencia que servirá para unir más a un grupo que tiene 18 caras nuevas

José Otón
JOSÉ OTÓN

Si es verdad que las largas convivencias sirven a las personas para hacer grupo y conocerse mejor, a los integrantes del nuevo Real Murcia les habrá venido de maravilla el calendario inicial de la campaña 2018-19, en el que el equipo grana ha afrontado de golpe dos de los desplazamientos más largos de la temporada. Según dijo Manolo Herrero el pasado viernes, es preferible que los viajes largos lleguen al inicio del curso, cuando las cabezas y las piernas están «más frescas».

Después de arrancar el campeonato liguero el pasado 26 de agosto en la localidad gaditana de Sanlúcar de Barrameda, a 582 kilómetros de Murcia, el equipo grana recibió al Villanovense en la Nueva Condomina, para una semana más tarde viajar a Badajoz, donde juega hoy contra el cuadro local en el Nuevo Vivero, a las 20.00 horas. Entre la capital murciana y la pacense hay 667 kilómetros, la distancia más larga que los integrantes de la entidad murciana tendrán que afrontar para disputar un partido de la liga regular.

LOS VIAJES

1.164
kilómetros afrontó la expedición grana entre el pasado 25 y 26 de agosto para visitar al Sanluqueño.
1.334
hará el Murcia en la ida a Badajoz y la vuelta, donde el equipo juega hoy ante el conjunto pacense.
1.074
kilómetros recorrerá el Murcia la próxima semana para medirse al Ebro en la Copa y volver.

Pero, por si fuera poco, el Murcia, a pesar de que en el sorteo de Copa rige el condicionante de la cercanía geográfica, tendrá que desplazarse hasta Zaragoza el próximo martes para medirse en la segunda ronda de la Copa del Rey al conjunto del Ebro, equipo que milita en el grupo III de Segunda B y que juega en el barrio de La Almozara.

El Ebro-Murcia de la Copa solo podrá ser presenciado por 400 espectadores, si el Ayuntamiento de Zaragoza no instala otras gradas

En total, el equipo grana habrá recorrido desde el pasado 25 de agosto, cuando puso rumbo a Sanlúcar, y hasta el jueves, que volverá a Murcia de madrugada tras jugar en Zaragoza, un total de 3.572 kilómetros en solo 16 días. La Liga aún tiene que llevarle hasta Huelva (619 kilómetros), San Fernando (569), Don Benito (565) y la Línea de la Concepción (522), resto de grandes desplazamientos de la temporada, aunque si pasa en la Copa podría tener varios viajes largos más. Para cerrar el mes de septiembre la plantilla grana recuperará fuerzas en casa ya que después de la Copa tendrá dos partidos seguidos en la Nueva Condomina, para viajar el 30 de septiembre a El Ejido, población almeriense situada a 256 kilómetros de Murcia.

Tras este cargado inicio de temporada, el equipo grana deberá afrontar dos partidos en casa ante dos rivales llamados a estar en la zona alta de la clasificación. El primero será ante el Recreativo de Huelva de Salmerón, que visitará la Nueva Condomina el próximo domingo a las 19.00 horas. Será la vuelta del almeriense a Murcia tras no llegar a un acuerdo el pasado verano con los Gálvez para seguir en el club grana.

Una semana más tarde será el Ibiza el que visite el estadio grana, en un choque que se jugará el domingo 23 de septiembre a las 12 del mediodía. El equipo balear ha ocupado la plaza que dejó vacante por impagos el Lorca FC y la gran atracción será la presumible presencia en el cuadro rival de los exgranas Germán y Chavero, además del delantero italiano Borrielo, que a sus 36 años y tras una larga carrera en el fútbol italiano, quiere dar sus últimos coletazos en el fútbol español.

Acceso restringido

El choque de la segunda ronda de la Copa del Rey que medirá el próximo miércoles al Ebro y al Real Murcia solo podrá ser presenciado por 400 espectadores. Es la capacidad actual del campo de La Almozara, donde juega el equipo aragonés sus partidos oficiales. El recinto, que contaba con unas gradas supletorias hasta hace poco que procedió a retirar el Ayuntamiento de Zaragoza por su mal estado, disponía antes de un aforo de 1.200 personas. El propio consistorio zaragozano se comprometió a aprobar un presupuesto de 60.000 euros para dotar al recinto de nuevas localidades, hecho que aún no se ha producido. El partido se jugará a las 18.00 horas debido a la falta de luz artificial en un recinto que cuenta con césped artificial.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos