Víctor Alonso y Nico Martínez embargan la campaña de abonados

A. GÓMEZ Murcia

El Murcia tiene la misión de alcanzar la cifra de los 15.000 abonados. En el club repiten una y otra vez que el apoyo de su masa social es indispensable. Sin embargo, los numerosos acreedores de la entidad grana tienen en el punto de mira la campaña de abonos del club. Los juzgados de los Social número 2 y 6 acordaron embargar la campaña para que el exgerente Víctor Alonso y el exjugador Nico Martínez cobren de la recaudación que logre el Murcia de la venta de carnés.

Los órganos judiciales requerieron al club pimentonero para que aporte las cantidades necesarias para cubrir estos embargos. Alonso reclama al Murcia el cobro de 42.550 euros. Ya se embolsó 24.300 de las entradas del derbi contra el Cartagena. El madrileño acordó con el Murcia el 11 de julio de 2017 cobrar una indemnización de 20 días por cada uno de los 18 años que estuvo trabajando en el club, pero los granas no pagaron un plazo que debieron afrontar en diciembre del año pasado. Por su parte, Nico Martínez exige el cobro de 39.975,70 euros.

El Murcia lleva vendidos poco más de mil abonos y sus abogados están tratando de llegar a acuerdos con acreedores para evitar los embargos. El club grana está ofreciendo el pago inmediato de la mitad de la deuda que esté pendiente y el aplazamiento del resto. La temporada anterior los pimentoneros recaudaron unos 600.000 euros con la venta de abonos, pero el dinero se agotó ya en el mes de octubre.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos