Fútbol | Real Murcia

Víctor Gálvez: «En la Junta de Accionistas de mañana va a haber sorpresas y gordas»

Víctor Gálvez en el palco de la Nueva Condomina./Guillermo Carrión / AGM
Víctor Gálvez en el palco de la Nueva Condomina. / Guillermo Carrión / AGM

El empresario oriolano, que pugna con Mauricio García de la Vega por el control del Real Murcia, asegura que le ofreció un millón de euros al mexicano «para que dejara de enturbiar» y esgrime un proyecto para hacer del club «una entidad potente y respetada en Europa»

LA VERDADMurcia

«En la Junta de Accionistas de este miércoles va a haber sorpresas y gordas». Eso es al menos lo que prometió este lunes Víctor Gálvez, el empresario oriolano que pugna con el mexicano Mauricio García de la Vega por el control del Real Murcia.

Gálvez reiteró este lunes, en una entrevista a Onda Regional, que la entidad es suya y no de De la vega, al que calificó de «ilusionista de humos». «El club no es de él, lo he comprado yo y es mío. Si fuera de él, lo que tenía que haber hecho es pagarlo», apostilló, añadiendo que se lo compró a Raúl Moro «por 300.000 euros con un cheque del Santander en la notaría de Pilar Berral con fecha de la semana pasada».

No obstante, y a pesar de la seguridad con la que Gálvez proclama que la propiedad del club se encuentra en sus manos, reconoce que le ofreció dinero a De la Vega «para que no enredara más y no acudiera a los juzgados y a los medios de comunicación».

«El señor Mauricio vino a mi oficina, a que yo me hiciera socio de él y yo le dije que eso no podía ser ni hoy ni nunca. Por eso, luego lo invité al estadio, como un señor, porque soy gilipollas, y le ofrecí 300.000 euros para arreglarlo», asegura el empresario oriolano, para puntualizar que el empresario mexicano le exigió entonces un millón. «Yo accedí y se lo ofrecí firmado. Entonces él se río y me pidió el 50% del proyecto inmobiliario, algo que no es mío, sino del Ayuntamiento; por idiota le he dejado entrar en mi oficina y se ha reído de mí», insistió.

Gálvez remarca que el pacto de edificabilidad que De la Vega asegura que tiene con el Ayuntamiento de Murcia «es mentira» y rechaza tener miedo de «haber comprado un club de otro». «El señor Mauricio ya intentó esto en Osasuna y se fue de Pamplona con las manos vacías; de aquí se podía haber llevado un millón», consideró al tiempo que zanjó este tema asegurando que no quiere hablar más de De la Vega, sino de los problemas del club que «ya está solucionando». «Vamos a poner el dinero que haga falta y con Mauricio nos veremos en los juzgados y ya veremos a quién le dan la razón; yo voy a intentar que el Consejo Superior de Deportes, me inscriba a mí», señaló.

Preguntado sobre su proyecto y sobre la viabilidad del club, Gálvez aseguró que tiene detrás a una empresa inmobiliaria, Gálvez Brothers, «que compra acciones en los mercados internacionales de 17 países y que se apoya en unos fondos internacionales muy potentes, con mucha liquidez y un apoyo financiero muy grande». «El que me conoce sabe que yo dónde me meto siempre lo cumplo y que si estoy aquí, es por hacer un proyecto bonito e interesante, más grande de lo que te imaginas», añadió.

Gálvez promete que el Murcia va a ser una entidad «saneada a la vuelta de dos o tres años y respetada en Europa» y que a él le da igual el dinero, y que solo le importa hacer de esta un «club potente». «Si el Murcia vale hoy menos 45 millones, para nosotros va a valer de 80 a 100 millones en 5 años», apostó. Es su hoja de ruta para ello se encuentra «subir el Murcia a Segunda División, hacer en esta categoría un equipo de Primera y volver a subirlo, comprando jugadores propios de primer nivel». «Por el Murcia van a pasar los mejores jugadores del mundo», apostilló.

No obstante, para alcanzar tamaño objetivo, Gálvez sabe que tiene trabajo por hacer, especialmente en el plano económico y organizativo. «Si administrativamente el club no está perfecto o sano, da igual que subas, te van a bajar y yo tengo músculo para pagarle a hacienda 10 millones, si hay que hacerlo», aseguró. «Voy a quitar todos los consejeros que hay, no quiero saber nada de atrás, porque si no estaremos todos los días con la misma canción», advirtió, al tiempo que indica que todavía está intentando hacerse una idea de en qué situación se encuentra el club.

«Hay un desmadre en las cuentas y en todo. No hay contabilidad. Se debe dinero a Iberdrola; los depósitos de agua he tenido que mandar una empresa mía de fontanería porque si no nos quedamos sin suministro... ya invitaré a toda la prensa para que vean que estoy haciendo», relató, esgrimiendo las importantes cantidades de dinero que han entrado ya en el club de su mano. «Yo no soy el señor Mauricio, que tiene un 'plansito'. Yo voy a poner otra vez dinero y ya he desembolsado 200.000 euros», asegura, añadiendo que «ya he pagado una nómina y ahora voy a pagar otra con 100.000 euros más. El 30 de abril ya habré puesto 500.000 euros», promete. «Hay mucha gente que no cobra un duro, gente que cuida el césped, y yo no entendía eso», aseveró.

«Voy a hacer muchas cosas y probablemente va a haber una ciudad deportiva con niños de todo el mundo que van a pagar 5.000 euros al año para venir. Quiero, además, hacer equipos femeninos, inyectarle dinero al baloncesto, inyectarle dinero a las canteras», esgrimió respecto a su proyecto deportivo, para insistir en que ahora mismo no le importa el dinero. «Lo que queremos es que se vuelque la gente, por eso se puesto las entradas a dos, a tres a cinco euros. Lo que me interesa es que los jugadores vayan confiados y el equipo suba», afirmó. «El Murcia está mal pero hay mucha gente que se está aprovechando él», concluyó.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos