Fútbol | Segunda B

Víctor Gálvez se pone como meta estabilizar al Murcia

Víctor Gálvez. /Nacho García/ AGM
Víctor Gálvez. / Nacho García/ AGM

El empresario oriolano quiere tranquilizar a un club por el que han desfilado cinco presidentes y diecinueve consejeros en poco más de 2 años

ALBERTO GÓMEZMURCIA

Los cambios en la cúpula del Real Murcia son una constante que no cesa en las últimas temporadas. Los dirigentes entran y salen del Consejo de Administración sin que se ataje de raíz la delicada situación económica que arrastra el club y que pone en entredicho su futuro, ahogado por las deudas y ávido de que la buena gestión se instale en la zona noble de la Nueva Condomina. En la actualidad, los encargados de guiar a la institución murcianista son los Gálvez, unos empresarios de Orihuela que han pagado 300.000 euros al empresario extremeño Raúl Moro Martín a cambio de su paquete accionarial en la entidad pimentonera, que supone el 84,2 por ciento, aunque no existe constancia de ello en el Consejo Superior de Deportes (CSD) porque Moro no comunicó en tiempo y forma su compra de acciones realizada a Gonzalo Samper el verano de 2017.

Los Gálvez han solicitado al CSD que se les reconozca como accionistas mayoritarios del Real Murcia. Lo mismo pidió antes el empresario mexicano Mauricio García De la Vega, quien se considera el legítimo dueño de los pimentoneros después de ejecutar el pasado 7 de marzo la opción de compra que aparecía en el contrato privado que suscribió con Moro en diciembre del año pasado.

El CSD tiene de plazo hasta primeros de junio para contestar, pero De la Vega también presentó una denuncia ante el TAS, cuya resolución se espera para mediados de mayo. De igual manera, el mexicano anunció que impugnará la última Junta de Accionistas del Murcia por, a su entender, estar plagada de irregularidades, por lo que los tribunales tendrán mucho que decir acerca de quién es el máximo accionista del Murcia.

Hasta que los tribunales o el CSD se pronuncien, quien actúa como dueño es Víctor Manuel Gálvez. Salió elegido presidente en la Junta que se celebró el 11 de abril, pero oficialmente no es el dueño. Este empresario de Orihuela lleva pagadas dos nóminas a la primera plantilla y en los próximos días espera abonar la tercera. A los jugadores aún les faltaría por cobrar otra mensualidad. Gálvez también ha abonado una nómina a empleados y trabajadores de las bases y evitó el corte de la luz en la Nueva Condomina abonando a Iberdrola la deuda correspondiente. El Murcia dejó de pagar el recibo en noviembre.

Gálvez actúa como presidente grana a todos los efectos. Ocupó el asiento principal del palco del feudo murcianista en el último compromiso contra el Extremadura y el domingo pasado acompañó al equipo en Badajoz. Este empresario es la quinta persona que ocupa la presidencia del Murcia desde que falleció Jesús Samper el 18 de diciembre de 2015. Entre el empresario madrileño y Gálvez también fueron presidentes Guillermo Martínez Abarca, Raúl Moro y Miguel Martínez.

Altas sin comunicar

Con Gálvez han llegado al Murcia como consejeros su hijo Víctor Valentino y sus socios Roberto Cases, Eduardo Tomás y Carlos Quinto. Menos este último todos estuvieron en Badajoz la última jornada. Además, Cases y Tomás se han dejado por ver por Cobatillas en entrenamientos del primer equipo. En teoría, Roberto Cases es el nuevo secretario del club grana, pero su nombramiento no ha sido comunicado al Registro Mercantil. Los últimos movimientos de los que tuvo constancia este organismo fueron los nombramientos de José Gabriel Torregrosa como secretario y de Miguel Martínez como presidente.

Con la llegada al Consejo de Gálvez y su equipo son 19 los consejeros que ha tenido el Murcia desde finales de 2015. En el plano deportivo los murcianistas también están siendo convulsos. En ese periodo el equipo grana ha tenido 7 entrenadores y han pasado 84 futbolistas. En la presente temporada son 29 los jugadores que han actuado con la primera plantilla grana.

Nico Martínez también embarga

Las peticiones de embargo se agolpan en las oficinas del Real Murcia. Uno de los últimos en entrar en escena ha sido el argentino Nicolás Martínez, quien reclama el pago de 39.975,70 euros. Para asegurarse el cobro de esta cantidad la defensa del futbolista ha solicitado ante el Juzgado de lo Social 2 de Murcia el embargo de las taquillas que el equipo pimentonero dispute como local.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos