Víctor Gálvez y De la Vega abren fuego cruzado

Mauricio de la Vega y Víctor Gálvez. / guillermo carrión / agm
Mauricio de la Vega y Víctor Gálvez. / guillermo carrión / agm

El presidente grana acusa al mexicano de «generar dudas» y buscar dinero y este le recuerda que puede incurrir en administración desleal

ALBERTO GÓMEZMurcia

Los empresarios Víctor Gálvez y Mauricio García De la Vega llevan a cabo estrategias paralelas y enfrentadas para hacerse con el control del Real Murcia. El segundo tiene en su poder un argumento de peso después de que esta semana el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) dictara el laudo con el que se puso fin al procedimiento iniciado en este organismo por las discrepancias surgidas entre el mexicano y el expresidente grana Raúl Moro, a propósito de la propiedad del Real Murcia.

Mauricio García solicita una reunión con el alcalde de Murcia para exponerle de primera mano las líneas maestras de su proyecto

La situación se encuentra a expensas de que el Consejo Superior de Deportes (CSD) inscriba a nombre del mexicano Mauricio García el paquete accionarial que el TAS considera que el empresario americano ejerció de forma legal el 7 de marzo al aplicar la opción de compra que aparecía recogida en una de las cláusulas del contrato privado que suscribieron Moro y De la Vega a mediados de diciembre de 2017.

El pronunciamiento del CSD se espera para la próxima semana. Este organismo comunicó por carta a mediados del mes de mayo que, ante las discrepancias surgidas sobre la ejecución de la opción de compra de las acciones del Real Murcia que aparecía en el contrato que tuvo como actores principales a Moro y Mauricio García de la Vega, suspendería su decisión hasta que se conociera el contenido del laudo del TAS, algo que se produjo esta semana con desenlace favorable para los intereses del empresario mexicano.

Víctor Gálvez

Laudo del TAS
«No es cierto que el fallo diga que las acciones deban pasar al señor De la Vega, es mentira». El presidente del Murcia entiende que el procedimiento ante el Tribunal es una cuestión entre Moro y Mauricio García.
Armando
El Consejo apoya al capitán, quien declaró que durante la etapa de De la Vega como gestor del Murcia se acumularon tres nóminas sin cobrar para los jugadores. También acusó al mexicano de no cumplir nunca sus promesas de pago.
Ambición económica
El oriolano sostiene que el afán de Mauricio por controlar el Murcia es económico. Acusa al mexicano de estar generando dudas para pedir una contraprestación para apartarse y dejar vía libre.

De la Vega

Laudo del TAS
De la Vega entiende que no ofrece doble interpretaciones y es muy claro en el punto que reconoce como legal la opción de compra sobre las acciones del Murcia de las que era propietario Raúl Moro.
Armando
Tomó partido a favor de Moro y Gálvez ante el TAS. Sin embargo, el entorno del mexicano recuerda que cuando De la Vega ejercía como gestor grana, el capitán admitió que el mexicano «se ha portado bien y ha cumplido».
Ambición económica
Sostiene que su proyecto de futuro pasa por hacer viable al club y dotarlo de estabilidad a largo plazo. Reitera que no quiere dinero de Gálvez para apartarse porque su intención es la de atraer inversores.

Por tanto, es de suponer que el CSD no entrará en conflicto con la decisión del TAS y reconocerá a De la Vega como máximo accionista del Murcia al tener a su nombre el 84 por ciento del paquete accionarial del club pimentonero que adquirió de Raúl Moro.

Responsabilidad penal

Desde el actual Consejo de Administración del Murcia se agarran a que el Consejo Superior de Deportes reconozca a Víctor Gálvez como dueño de la sociedad murcianista. Sin embargo, de no ser así, Francisco Roberto Cases, en calidad de secretario del equipo pimentonero, deberá inscribir a De la Vega como máximo accionista en el libro de socios del club grana. En caso de no hacerlo, los abogados del mexicano recuerdan que tanto Cases como Víctor Valentino Gálvez, en su condición de director general del club, pueden incurrir en un delito de administración desleal y tener que responder ante la Justicia por la vía penal.

El Real Murcia emitió ayer un comunicado en el que acusaba a De la Vega de «generar dudas» y buscar un dinero que los Gálvez no iban a pagarle. La carta, suscrita por Víctor Gálvez, dice que «las acciones son nuestras, se las adquirimos al señor Moro, y solo un juzgado, en el que se nos denuncie, y en el que seamos parte para poder defendernos, podrá quitárnoslas». Sin embargo, el TAS ha atestiguado que la opción de compra ejercida por Mauricio García el 7 de marzo era legal, lo que invalidaría la posterior escritura de compra venta de acciones que firmaron Gálvez y Moro, casi un mes después, concretamente el 4 de abril.

Las palabras del capitán

En la misiva del presidente pimentonero hecha pública ayer también hay palabras de apoyo para el capitán Armando. El club le mostró su apoyo después de que testificara, en la audiencia del TAS celebrada en Madrid en julio, que Mauricio García «incumplió con todos los jugadores las promesas de pago». Sin embargo, el 7 de febrero el jugador cambió su versión y declaró sobre De la Vega que «vino a hablar con nosotros. Ha dado la cara. Se ha portado bastante bien. A día de hoy ha cumplido».

Por otra parte, Mauricio García se reunió ayer con el concejal de Deportes del Ayuntamiento de Murcia, Felipe Coello, para darle traslado en primera persona de la resolución del TAS. El mexicano solicitó en este encuentro mantener una reunión con el alcalde José Ballesta para exponerle las líneas maestras de su proyecto, una estrategia con la que pretende sacar adelante al Real Murcia.

El oriolano paga 87.000 euros para saldar parte de los embargos

Gálvez ha sacado la cartera para aliviar los embargos que pesan sobre las cuentas del club. El oriolano depositó en la cuenta del Servicio de Ejecuciones de los Juzgados de los Social de Murcia 87.000 euros que se repartirán entre seis extrabajadores, exfutbolistas como Kabous, Setvalls, Nico Martínez y Pedro, además del abogado Pablo Martínez Abarca y Víctor Alonso, exgerente del club. Gálvez ha dado un paso para levantar estos embargos, que en total suman más de 400.000 euros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos