Villanovense-Real Murcia, otra cita vital para Sanlúcar

La imagen ofrecida por el equipo grana ante el Olot no ha sido suficiente para la directiva grana, que le pide los tres puntos ante el equipo extremeño

José Otón
JOSÉ OTÓNMurcia

El choque de Copa contra el Olot no ha despejado las dudas que el Consejo grana tiene sobre Manolo Sanlúcar. A pesar de la victoria del pasado miércoles, el Murcia estuvo atascado durante varias fases del encuentro y se mostró débil ante un rival de Segunda B con menos potencial y presupuesto. Para la directiva grana, los problemas defensivos y la falta de un patrón de juego colectivo son los grandes males de un conjunto que en Liga ocupa la decimotercera posición de la tabla y que en solo cinco jornadas de Liga se ha distanciado ya en seis puntos de los puestos de 'playoff'.

El Murcia ha encajado al menos un gol en cuatro de los cinco partidos de Liga y siempre ha recibido un tanto en los tres partidos de Copa, a pesar de que todos ellos se jugaron en la Nueva Condomina y ante equipos de poco potencial. El propio Olot, que no ha ganado ningún partido de Liga en el grupo III, se adelantó en el marcador, envió un balón a la madera en la primera mitad e hizo intervenir a Santomé en la segunda parte. Fue una parada que salvó al Murcia de encajar el empate a dos. En todos los partidos de esta campaña el equipo grana ha dado sensación de vulnerabilidad en la línea defensiva.

Otra de los defectos del nuevo Murcia es su falta de sentido colectivo. De hecho, el equipo grana juega a arreones y se ha apoyado hasta el momento en la calidad individual de sus jugadores de ataque, que han desatascado casi todos los partidos. Entre Curto y Pedro Martín han marcado 11 tantos, sumando Liga y Copa, lo que ha hecho al equipo grana seguir en pie. En Villanueva de la Serena Sanlúcar tiene la oportunidad de enderezar el rumbo, hacer ganar a su equipo en un campo que conoce bien y acercar al Murcia a los puestos altos.

Un regreso especial

Para Sanlúcar el partido del domingo será especial. De hecho, el gaditano llegó al Villanovense al final de la campaña 2015-16, cuando el equipo extremeño ocupaba el puesto de promoción a Tercera. Lo llevó hasta duodécimo lugar al final, dejándolo seis por encima del abismo. En la siguiente campaña, el Villanovense acabó tercero la liga regular y disputó hasta la segunda eliminatoria de la fase de ascenso a Segunda, donde cayó eliminado ante el Racing de Santander. Sus diferencias con su expresidente le hicieron no renovar y esperar una buena oferta de un equipo de Segunda B que tuviera el objetivo del ascenso.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos