Adrián Hernández, el técnico revelación de Tercera, ficha por el Murcia

Adrián Hernández da instrucciones a sus futbolistas durante un partido, en una fotografía de archivo./Edu Botella / AGM
Adrián Hernández da instrucciones a sus futbolistas durante un partido, en una fotografía de archivo. / Edu Botella / AGM

El murciano, de 37 años, obró el milagro del Churra, un modesto al que llevó desde la Primera Autonómica a jugar dos fases de ascenso a Segunda B

José Otón
JOSÉ OTÓN

Para algunos es una temeridad y para otros un acto de justicia que el Murcia debería hacer de forma habitual, dando oportunidades a los deportistas murcianos que piden paso. Y es que, por primera vez desde hace muchos años, el club grana decide apostar para el banquillo de su primer equipo por un entrenador que procede de la Tercera División y que no tiene más experiencia que la de haber convertido al Gesa Churra en la revelación del grupo XIII de los últimos años.

De hecho, Adrián Hernández, de 37 años, aterrizó en este club de la pedanía murciana en la temporada 2013-14, en la que jugaba en Primera Autonómica. Lo hizo campeón, logrando el ascenso a Preferente. Pero la gesta no paró ahí ya que esa misma campaña, la 2014-15, el equipo verde ascendió a Tercera. Y en el Grupo XIII no se conformó solo con la permanencia, puesto que después de dos años consiguiéndola metió al Churra en el 'playoff' de ascenso a Segunda B.

Una gesta que ha repetido esta temporada, aunque ambas veces se encontró por delante a dos capitales de provincia como Cáceres y Segovia, que frenaron el ascenso de este equipo de gladiadores que darían lo que fuera por Adrián Hernández, su líder espiritual y artífice de este sueño que acaba ahora, con el fichaje del joven técnico murciano por el equipo murciano más mediático.

Gran hoja académica

De Adrián Hernández también destaca su formación, poco habitual en el mundo del fútbol. El nuevo entrenador del Murcia es Licenciado en ADE (Administración y Dirección de Empresas), además de Periodismo. Pero no se queda ahí ya que también se sacó la Diplomatura en Ciencias Empresariales, además de cursar algún máster en Marketing y Pedagogía. Quizás, de hecho, esa es su mayor virtud: ser capaz de levantar el ánimo de cualquier futbolista, elevando la intensidad de dicha charla hasta límites insospechados. Quizás por eso Pedro Cordero ya lo quiso fichar como segundo entrenador en el pasado mercado invernal, para insuflar a Manolo Herrero más energía.

Adrián Hernández no tendrá una labor fácil. Dejará momentáneamente su trabajo como profesor de Bachillerato para elevar el ánimo de un plantel que, la pasada campaña, careció de líderes naturales. Es la gran apuesta de un Murcia que no tendrá el mismo potencial de otros años, aunque sus aficionados le exigirán igual. Este lunes arranca la 'era Adrián Hernández', un técnico que no tiene miedo y que está dispuesto a comerse el mundo. Agallas no le van a faltar.