La afición estalla tras saber que ante el Granada se jugará en sábado

A. GÓMEZ MURCIA

A primera hora de la tarde de ayer, el Real Murcia comunicó que el próximo partido en la Nueva Condomina será el sábado 3 de noviembre, a las 19.00 horas, frente al Recreativo de Granada, en una decisión que despertó malestar y sorpresa entre los aficionados. Y es que la Fepemur había solicitado a la Delegación del Gobierno autorización para celebrar a las 20.00 horas de ese día una manifestación por el centro de Murcia en señal de protesta por la situación que sufre el equipo pimentonero.

Uno de los aspectos que muchos aficionados no entienden y del que se quejaron en las redes sociales fue que el Murcia apostara por jugar a las 19.00 horas teniendo que consumir luz artificial, porque mañana comienza el horario de invierno.

Además, ese sábado el UCAM CB Murcia recibe en el Palacio al Breogán en un partido de la Liga ACB, por lo que los abonados al Murcia y al equipo de baloncesto tendrán que elegir entre uno y otro, pese a que el horario del conjunto universitario se conoce desde hace varias semanas.

El que no se hizo responsable de la decisión de los granas de adelantar su próximo partido fue el director deportivo y portavoz del Consejo, Toni Hernández, quien, interpelado en las redes sociales por el asunto, se limitó a contestar que «yo no pongo los horarios». Y aseguró no tener «ni idea» de los motivos que han llevado a sus jefes a poner el partido ese día.

La afición tampoco entiende que desde el club no hayan colocado ese partido en domingo para permitir que los abonados que se marchen fuera de Murcia por el puente de Todos los Santos puedan volver a tiempo para verlo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos