El doctor Chema Almela toma las riendas del Real Murcia tras la salida de Gálvez

Chema Almela, ayer, flanqueado por Gabriel Torregrosa y Stefan Settels. / nacho garcía / agm

El oriolano cede el Murcia a la Plataforma de Apoyo, que conducirá el club hasta el final de la ampliación

José Otón
JOSÉ OTÓN

El Real Murcia ha escrito un nuevo capítulo en su centenaria historia. Después de siete meses de gobierno de Víctor Gálvez, un empresario que llegó al sillón presidencial de la entidad grana gracias a un poder de Raúl Moro y a la complicidad de Miguel Martínez y Deseado Flores, un grupo de murcianos empeñados en salvar al club con vida más antiguo de la Región ha tomado las riendas de una entidad que está al borde del colapso y que necesita medidas paliativas urgentes.

El médico Chema Almela presidirá un equipo que está formado también por un economista, dos abogados y un ingeniero, y que pide «paciencia» a futbolistas y empleados

Tras más de dos horas de papeleo y de negociación en las que el murcianismo contuvo la respiración, Gálvez dio su brazo a torcer y se marchó. Por mucho que el oriolano sellara un pacto con Higinio Pérez y Francisco Tornel el pasado domingo por la tarde en Campoamor, nadie se fiaba de la palabra de un presidente que ha dejado la imagen del club grana por los suelos. Hasta que el propio Gálvez, su hijo Víctor Valentino, Roberto Cases, Eduardo Tomás y Carlos Quinto dejaron el paso libre a los cinco integrantes de la Plataforma de Apoyo al Real Murcia, nadie respiró tranquilo. Este grupo llega al club grana para comandar una etapa de transición que lleve a la institución murciana hacia un futuro mejor.

Su periplo en el Murcia es una carrera contra reloj que se inició ayer y que acabará el próximo 25 de noviembre, punto final de una ampliación en la que la sociedad murciana debe demostrar si de verdad quiere salvar al club más representativo de su Región o prefiere ponerse de lado. La nueva directiva ha conseguido, al menos, que Víctor Gálvez se marche, por la puerta de atrás, tras siete meses de oscurantismo y promesas incumplidas. Y de una gestión oscura que ha dejado al Real Murcia casi sin pulso. Por eso Chema Almela Sánchez-Lafuente, máximo responsable médico del hospital de la Vega Lorenzo Guirao de Cieza y nuevo presidente grana, solicita calma: «Pedimos un poco de paciencia a los futbolistas y empleados, en cuanto podamos pagaremos la primera nómina».

En las cuentas del club no hay un euro y sí un anuncio de corte de luz para el próximo jueves

Almela dirigirá un Consejo que derrocha esperanza y que asegura no tener aún «toda la documentación necesaria» para inscribir a García de la Vega como máximo accionista del club, aunque no descarta esta posibilidad. Este especialista en Medicina Familiar y Comunitaria que lleva el Real Murcia en la sangre estará acompañado por los abogados Gabriel Torregrosa e Higinio Pérez, además del economista Stefan Settels y el empresario Enrique López. «Somos la punta del iceberg de una plataforma que quiere salvar al Real Murcia», aseguraron.

Reactivar la ampliación

Pero además de solucionar el conflicto con Mauricio García de la Vega, al que emplazan a que acredite su capacidad en la vigente ampliación de capital, el nuevo Consejo grana tiene que rearmar una ampliación de capital que está muerta, con solo 3.000 euros recaudados, y que es vital para reflotar el club: «Es una oportunidad histórica para todos los murcianos, para construir las bases de un proyecto sólido», asegura Enrique López, que vuelve al Consejo grana.

La nueva junta

Chema Almela. Presidente
Responsable médico del hospital de la Vega Lorenzo Guirao de Cieza. Especialista en Medicina Familiar y Comunitaria.
Gabriel Torregrosa. Vicepresidente
Licenciado en Derecho. Miembro de la Junta de gobierno del Colegio de Abogados de Murcia.
Higinio Pérez. Secretario
Abogado. Como accionista, plantó cara a la gestión de Jesús Samper al frente del club grana.
Enrique López. Consejero
Director técnico de una empresa de ingeniería del sector biotecnológico. Exconsejero.
Stefan Settels. Consejero
Economista y abogado. Máster MBA en el IESE de Barcelona. Empresario.

Eso sí, la nueva directiva del Murcia no descarta tomar medidas legales contra Víctor Gálvez si encuentra en la documentación dejada por el oriolano, que aún no han podido estudiar, cualquier irregularidad económica que haya perjudicado al club. No hay un euro en la caja ni en las cuentas del club, pero sí una lista incontable de acreedores que quieren cobrar (Iberdrola tenía previsto cortar la luz del estadio grana el jueves) y una plantilla de empleados y jugadores que no aceptan más promesas y piden soluciones urgentes. El Murcia está ante una nueva batalla, esta más vital que las anteriores, en la que su futuro está en juego, aunque acaba de llegar un soplo de aire fresco.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos