Antonio Perea podría estar detrás del grupo Gálvez Brothers

José Otón
JOSÉ OTÓNMurcia

La solicitud llevada a cabo por el notario Francisco Tornel y por los accionistas minoritarios que obliga legalmente al Consejo de Administración del Murcia a llamar a un notario para la Junta de mañana, puede ser vital para el futuro de la entidad. Este notario, que debe elegir el club, debe certificar quién es el máximo accionista del Murcia, una función que, de no ser por este movimiento del grupo de Baeza y de Tornel, reacería en el secretario del Consejo.

Gabriel Torregrosa es, en teoría, este secretario, aunque desde el Consejo celebrado el pasado 26 de marzo podría haber sido relegado de esta función por Miguel Martínez. Tanto Torregrosa como Juan Merino se posicionaron públicamente en favor de García de la Vega y en contra de los intereses de Moro y del grupo Gálvez Brothers. Todo hace indicar que la función de secretario recayó desde el mencionado 26 de marzo en un consejero afín a Gálvez que podría reconocer al própio Gálvez como máximo accionista del club tras comprar sus acciones a Moro.

Un plan que podría abortar la presencia de un notario independiente. Además y, según fuentes cercanas al grupo oriolano, el archenero Antonio Perea y un grupo catarí podrían estar en el mismo barco que Gálvez Brothers. Si el plan de los Gálvez sale adelante, estos podrían ocupar asientos en el hipotético nuevo Consejo de Administración.

 

Fotos

Vídeos