Fútbol | Real Murcia

Aquino, a un paso del AEK Larnaca

Dani Aquino./Vicente Vicéns / AGM
Dani Aquino. / Vicente Vicéns / AGM

El jugador murciano, que podría hacer las maletas para viajar este domingo a Chipre, afirma que «hay un acuerdo verbal entre los dos equipos, espero que todo se arregle para unirme a mi nuevo equipo. A la afición solo puedo darle las gracias»

José Otón
JOSÉ OTÓN

Dani Aquino y el Real Murcia están a un paso de separar sus caminos hasta, al menos, el próximo verano. Según ha podido saber 'La Verdad', el club grana ha llegado a un acuerdo con el AEK Larnaca para ceder a su jugador hasta el próximo verano, pudiendo el equipo chipriota ejercer una opción de compra para las próximas temporadas una vez acabe esta cesión. Solo faltan los últimos flecos para que todo llegue a buen puerto. Por lo tanto, la situación está a punto de aclararse definitivamente y todo hace indicar que el futbolista ya no vestirá más esta temporada la camiseta grana.

Por lo tanto, Aquino, no estará, casi al cien por cien, este domingo ante el Sanluqueño, a pesar de que el club grana y Herrero querían que jugara este partido: «Hay un acuerdo verbal entre ambos equipos. Estoy esperando que termine de arreglarse todo para unirme a mi nuevo equipo», asegura el jugador murciano. «El club me ha pedido que juegue mañana pero yo ya no tengo la cabeza aquí. Es un acuerdo de cesión y hay que entender que hay compañeros que pueden ayudar más que yo. Lo importante es que termine bien esto. El club ha puesto facilidades y es lo mejor para mi familia y para mí. Tengo que darle las gracias al club y desear que se arregle todo lo antes posible», asegura el jugador, que de jugar ante el Sanluqueño podría correr el riesgo de lesionarse.

Aquino se despide de la afición a falta de que se cierren los últimos flecos: «A la afición solo puedo darle las gracias por el respeto que me ha mostrado. Ya dije que no esperaba que me entendiera pero que esperaba que respetaran lo que he decidido. Gracias a ellos se ha hecho esto realidad, me han puesto en el candelero. Me han ensalzado y no he merecido tanto halago. Solo tengo palabras de agradecimiento por todo lo que me dan. Ojalá sigan así, el Murcia no puede morir».