Aquino pide al Murcia que le abra la puerta

Dani Aquino . /Vicente Vicéns/ agm
Dani Aquino . / Vicente Vicéns/ agm

El goleador, que tiene una oferta del extranjero, ataca a Cordero y a Tornel por no dejarle salir gratis e intentar hacer caja con su marcha

José Otón
JOSÉ OTÓN

Dani Aquino decidió este miércoles mover ficha y lanzar un órdago a la directiva que preside José María Almela. El futbolista murciano ha mostrado sus cartas y ha manifestado públicamente que quiere marcharse ya del equipo grana, sin esperar a ver qué pasa hasta el cierre del mercado invernal el próximo 31 de enero: «Hace unos días comuniqué al club que quería salir, que quería buscar un futuro para mi familia porque creo que es lo mejor para mí y mis compañeros. Con mi salida pondría un granito de arena para ayudar al club en lo económico», aseguró en una aparición voluntaria en la sala de prensa de Cobatillas.

El murciano, que ayer confesó que la directiva de Almela le ha puesto al día, ya no puede solicitar la baja a la Federación por el impago de las nóminas

Pero Pedro Cordero, director deportivo grana, que ha sido contratado para abaratar el coste de la plantilla y hacerla más equilibrada, aseguró en su presentación que Dani Aquino era imprescindible y que, si salía del club, no lo haría gratis. Aquino, junto a Corredera, Maestre y Hugo Álvarez, es de los jugadores con cartel y con los que el club grana podría hacer caja para pagar gastos. Pero Aquino, que dice que tiene varias ofertas encima de la mesa, añade, no obstante, que quiere la carta de libertad para salir gratis del club.

Sus frases

Apunta a Tornel y Cordero
«Me gustaría que tuvieran humanidad y me dejaran marchar; no soy mercancía»
Claúsula de 300.000 euros
«La cifra que piden es muy alta e imposible para un jugador de 28 años y de Segunda B»
Prioridad en la vida
«Quiero mucho al Murcia y amo este escudo, pero ante todo está la familia»
140.000
euros es el sueldo anual de Dani Aquino en el Real Murcia. El jugador ya ha cobrado hasta el mes de noviembre.
300.000
euros es la cláusula de rescisión del jugador grana, mientras el club siga en Segunda B.

«Me hubiera gustado venir con una oferta económica, pero soy un jugador de 28 años al que le han salido las cosas bien en los últimos meses. Como ha sido imposible, le he pedido al club salir. Es el momento de poder vivir una última experiencia y poder competir fuera de España. El Murcia pide una cantidad económica muy alta, imposible para Segunda B», dice Aquino, que podría tener 300.000 euros de cláusula de rescisión, mientras el Murcia esté en Segunda B.

El Murcia ha abortado las alternativas legales de Aquino para romper su contrato de forma unilateral: «El club me pagó todo lo que me debía hace unos días. Me da vergüenza estar delante de mis compañeros, sabiendo que yo he cobrado todo y ellos y los empleados del club, no; teniendo, además, una ficha alta con la que se podría pagar a mucha gente. Me gustaría que tuvieran humanidad conmigo. El club expresó a la AFE hace una semana que lo económico estaba por delante de lo deportivo y que le abrían la puerta a todo el mundo, pero conmigo no se está cumpliendo».

Aquino asegura que este momento es crucial para su carrera: «Son oportunidades que no hay que dejar escapar. En septiembre pude haber salido. También cuando acumularon tres meses sin pagar. No quiero ser mercancía, quiero que lleguemos a un acuerdo. Con el contrato que yo dejaría de cobrar sería mucho el dinero que se ahorrarían y serviría para traer jugadores buenos y de la categoría». Aquino sabe que el paso que ha dado no será entendido por muchos murcianistas: «Quiero mucho al Real Murcia, amo este escudo por encima de todo, aunque primero está mi familia. Aquí no sabemos lo que puede pasar en el futuro. Quiero estabilidad para mi hijo. Tengo que pensar con la cabeza. No pretendo que me entiendan, solo que respeten mi decisión. Hay muchos padres que saben lo que digo. Quiero darle estabilidad a mi familia».

Reunión con el Consejo

Aquino, que volvió el verano pasado a la entidad grana, ha marcado 8 goles en la actual temporada, se ha convertido en la estrella del equipo y tuvo buenas palabras para la directiva de Almela, aunque no para Francisco Tornel, máximo accionista del club, y Pedro Cordero, director deportivo: «Sería un acto de buenas personas que me dejen marchar. Rescindir el contrato serían cinco minutos. Tornel no ha querido hablar conmigo, no me ha cogido el teléfono».

Aquino, acompañado de su mujer y su hijo, se reunió este miércoles por la tarde en la Nueva Condomina con los miembros del Consejo, quienes, tras un encuentro de una hora, dijeron al futbolista que es con Cordero con quien tiene que hablar de su situación.

Más