El Murcia se aferra a la estadística para creer en el ascenso

Los jugadores y la afición del Murcia, tras el ascenso en Lugo de 2011. / moncho fuentes
Los jugadores y la afición del Murcia, tras el ascenso en Lugo de 2011. / moncho fuentes

En los últimos cuarenta años, el equipo grana ascendió en cinco de las ocho ocasiones en las que no perdió en las primeras jornadas de la Liga, como en este curso

José Otón
JOSÉ OTÓN

Para el Real Murcia, no perder en las cinco primeras jornadas de la Liga es sinónimo de ascenso. Al menos en los últimos cuarenta años, en los que un buen inicio liguero como el de esta temporada se transformó, casi en todos los casos, en un cambio de categoría. De las últimas ocho veces que arrancó un curso así, en cinco subió, otra vez consiguió su mejor clasificación en Primera División y en las otras dos, al menos, logró jugar la promoción al final del curso. Por lo tanto, Herrero y sus jugadores, a pesar de haber ganado solo dos de sus cinco primeros partidos y haber empatado los otros tres, tienen motivos para soñar y seguir adelante con su filosofía: apostar por el fútbol de ataque y mantener la portería a cero en el mayor número de partidos posible.

Otra de las veces, en 1984, logró la mejor marca en Primera de su historia, mientras que en 1991 y 1999 jugó la promoción de ascenso, pero no subió

De estos cinco ascensos, dos fueron a Primera División, otros dos desde a Segunda y el quinto de ellos, a Segunda B. Los dos primeros se produjeron en la década de los ochenta del siglo pasado, la más gloriosa de la entidad murciana, cuando militó seis temporadas en la máxima categoría española. Una buena racha que arrancó en la temporada 1979-80, cuando el Real Murcia de José Víctor arrasó en Segunda, por encima de equipos como el Valladolid y Osasuna. Aquel grupo de futbolistas quedó campeón y ascendió de forma directa a Primera, con Abad (12) y el argentino Chazarreta (9) como máximos artilleros. En las cinco primeras jornadas de aquella temporada el Murcia empató contra el Cádiz, Elche, Racing de Santander y Valladolid, ganó 4-0 al Oviedo y no sucumbió hasta la sexta jornada, cuando visitó al Algeciras.

5 grandes comienzos con un final feliz

1
En la temporada 1979-80 el Murcia de José Víctor subió a Primera tras arrancar la Liga con cuatro victorias y un empate.
2
En la 1982-83, fue el equipo de Eusebio Ríos el que repitió la gesta. Perdió su primer partido en la jornada 7, en Algeciras.
3
En la temporada 1983-84 el equipo grana consiguió su mejor clasificación en Primera (11º). Perdió su primer partido en la jornada 7. Antes había conseguido empatar ante el Barcelona y el Atlético de Madrid.
4
El Murcia volvió a Segunda al final de la campaña 1992-93, con Vicente Carlos Campillo en el banquillo. En la promoción de ascenso definitiva eliminó al Getafe, Granada y Barakaldo.
5
El ascenso de Iñaki Alonso en la 2010-11 fue coser y cantar. El Murcia acabó la Liga primero y ascendió tras una eliminatoria frente al Lugo. En Liga no perdió hasta la jornada 12.

Tres temporadas más tarde y, tras bajar otra vez a Segunda, el Real Murcia, esta vez de la mano de Eusebio Ríos, volvió a la élite tras firmar otro campeonato brillante, quedando campeón de Segunda por delante del Cádiz y el Mallorca. El conjunto grana tuvo como máximos referentes goleadores al hondureño Figueroa (14 tantos), seguido por el argentino Moyano (11), el cordobés Antonio López (9) y el brasileño Guina (7). Este Murcia no perdió hasta la séptima jornada contra el Palencia, después de enfrentarse al Cádiz, Castilla, Barcelona Atlético, Sabadell, Rayo Vallecano y Castellón. Eran los cimientos del mejor Real Murcia de todos los tiempos.

Los 90, un mal trago

La década de los noventa fue turbulenta para la institución grana. En la temporada 1992-93 y, tras ser descendido a la tercera categoría del fútbol español por no convertirse en sociedad anónima deportiva, el Murcia jugó en el grupo III y en las cinco primeras jornadas no perdió ante Benidorm, Ibiza, Elche, Llíria y Manlleu. Con Campillo en el banquillo, que había sustituido a Peiró, quedó en primera posición de la liga regular y jugó la liguilla de ascenso contra el Getafe, Granada y Barakaldo como rivales, obteniendo el ascenso final. Los goleadores granas aquel año fueron James Cantero (21) y Julián (9). Después llegaron nuevos descensos y una época cargada de desencantos, previa al desembarco de Jesús Samper.

Con el empresario madrileño y, después de dos ascensos a Primera, dos descensos a Segunda y otro dramático a Segunda B en Montilivi, llegó el último ascenso de la historia del club grana. Fue en la campaña 2010-11, cuando arrancó la Liga como gran favorito al ascenso a Segunda. Para empezar, obtuvo resultados positivos ante el Sevilla Atlético, Roquetas, Cádiz, Jaén y Alcalá. Y siguió con la buena racha hasta la jornada 12, cuando cayó frente al Ceuta. Todo fue rodado y el Murcia de Iñaki Alonso quedó primero y se la jugó en la eliminatoria de campeones ante el Lugo de Quique Setién, al que derrotó a doble partido.

De esta serie de cinco ascensos (en los últimos cuarenta años) donde el denominador común fue un gran arranque liguero con cinco o más jornadas sin perder, el menos glamuroso fue el de la temporada 1995-96, cuando el equipo grana, en uno de los momentos más delicados de su historia, cayó a Tercera División. En la liga regular se midió a otros equipos murcianos como el Cartagena y el Mar Menor, entre otros. Con Pedro Valentín Mora primero y con Fernando Rovira después, el Murcia regresó a Segunda B tras un choque final ante el Acero de Sagunto.

Pero si hay una temporada que arrancó bien y acabó mejor fue la 1983-84. El mejor Murcia de la historia, entrenado también por Eusebio Ríos, acabó la Liga en el puesto undécimo, por delante de equipos como el Valencia, Sporting de Gijón y Valladolid, entre otros. El equipo grana arrancó la competición ganando 3-1 a la Real Sociedad, venció a domicilio al Cádiz una semana más tarde (1-3), para empatar a cero en casa en la tercera jornada ante el Zaragoza. El conjunto grana empató también los siguientes cuatro partidos ante el Salamanca, Barcelona, Atlético de Madrid y Sevilla, perdiendo su primer choque en la jornada 8, ante Osasuna (1-0).

Dos grandes decepciones

Pero hay dos campañas, en estos últimos cuarenta años, que arrancaron muy bien y acabaron con un sabor agridulce. Sobre todo el ejercicio 1990-91. Con Felipe Mesones en el banquillo, el Murcia fue un vendaval durante toda la temporada, con un fútbol de tiralíneas, llegando a ocupar el liderato de Segunda durante 35 jornadas. Cuando ya tenía el ascenso en la mano, se fue durmiendo y el Murcia cayó a la tercera plaza en la última jornada de la Liga. Tuvo que jugar una eliminatoria contra el Zaragoza, de Primera, y no subió. Pese a haber arrancado la competición sin conocer la derrota hasta la jornada 16, cuando perdió 2-0 contra el Rayo Vallecano, se quedó sin un premio que sumió al club en una profunda depresión. Una situación que se repitió en la campaña 1998-99, en la que se produjo la llegada del grupo de Samper a Murcia, y que arrancó brillantemente, con un Murcia que perdió su primer partido en la jornada 9 y que no ascendió tras una liguilla en la que se midió al Barakaldo, Sevilla B y Getafe.

La ampliación de capital se pone en marcha hoy para los accionistas

El actual Consejo de Administración grana publicó ayer en el Boletín Oficial del Registro Mercantil de Murcia (BORME) su ampliación de capital por valor de 18 millones de euros, que entrará en vigor a partir de hoy. El club grana pondrá más de 147 millones de acciones a la venta a un precio de 0,122 euros en tres fases diferenciadas.

La primera arranca hoy y está destinada a los actuales accionistas del club, que solo podrán adquirir el mismo porcentaje de acciones que tienen actualmente. La segunda fase, que arrancará dentro de un mes y que durará 15 días, estará reservada también para los accionistas, pero sin límites. La tercera fase será abierta, pero con un tope de 12.200 euros para los no accionistas. El Murcia también ha facilitado un número de cuenta para los ingresos de una entidad bancaria de Rojales (Alicante). Según dijeron los Gálvez, esta cuenta estará custodiada por un notario y el dinero no se podrá tocar hasta que acabe la ampliación.

Más

 

Fotos

Vídeos