El billete para la Copa, un botín al alcance del Murcia

Llegada del Barcelona a la Nueva Condomina para jugar la Copa, en octubre de 2017. / nacho garcía / agm
Llegada del Barcelona a la Nueva Condomina para jugar la Copa, en octubre de 2017. / nacho garcía / agm

José Otón
JOSÉ OTÓN

Aunque parezca un premio menor para el Real Murcia, lograr un billete para la Copa del Rey de la próxima temporada puede enjugar parte del desencanto que dejaría en la afición grana no poder disfrutar del 'playoff' de ascenso a Segunda, un objetivo que no está descartado matemáticamente pero que parece imposible deportivamente.

Esta temporada, más que nunca, el Real Murcia debe asegurar su participación en un trofeo que cada año hace felices a algunos de los clubes más modestos del fútbol español que luchan por recibir en sus estadios a uno de los grandes equipos españoles, como el Real Madrid, el Barcelona y el Atlético de Madrid.

Actualmente, además de los equipos de Primera, Segunda y los campeones de Tercera, tienen billete para el torneo del KO los cinco primeros de cada uno de los cuatro grupos de la Segunda B, además de otros cuatro equipos, sea cual sea su grupo, que logren las puntuaciones más altas al término de la jornada 38. El equipo grana, undécimo en el grupo IV con 40 puntos, estaría ahora muy lejos de esta competición que, además de los posibles enfrentamientos en la cuarta ronda contra los equipos españoles que jueguen competiciones europeas, recibirá cerca de 3,8 millones de la Liga como contraprestación para los participantes, un pellizco que aliviaría las arcas granas, igual que una gran taquilla ante uno de los grandes clubes españoles.

Además de los cinco primeros de cada grupo, la jugarán los cuatro equipos con más puntos

A falta de ocho jornadas para el final de la Liga 2018-19, y con 24 puntos en juego, el equipo grana tiene una desventaja de 5 puntos con respecto al último equipo que tendría billete en estos momentos para la Copa del próximo curso. Por grupos, en el I estarían clasificados, a día de hoy, la Cultural Leonesa de Aira, el Fuenlabrada, el Sanse, la Ponferradina y el Pontevedra. El Atlético B, tercero, y el Castilla, quinto, no accederían a este torneo al tratarse de dos filiales. En el II entrarían ahora el Racing de Santander, el Mirandés, el Logroñés y el Barakaldo, los cuatro primeros, además del Langreo, octavo, que está clasificado por detrás de los filiales Oviedo B, el Bilbao Athletic y la Real Sociedad B, que son quinto, sexto y séptimo, respectivamente.

En el III también hay varios filiales entre los primeros puestos, que harían que el Olot, noveno, se clasificara para la Copa si la Liga acabara ahora, igual que el Baleares, Hércules, Cornellá y Lleida, primero, tercero, cuarto y quinto. En el grupo IV, a falta de ocho jornadas para el final, no hay filiales entre los cinco primeros. De hecho, Cartagena, Melilla, Recreativo, UCAM y San Fernando tendrían puesto seguro en la Copa del Rey 2019-20 de acabar así la Liga. Una vez clasificados los cinco primeros por grupo, independientemente de su puntuación, habría una repesca de cuatro clubes, sea cual sea su grupo, que más puntos tengan al final de la primera fase de la Liga. Sería la única oportunidad para que el Murcia obtenga este premio.

La segunda vía

Como el club grana se encuentra a trece puntos del quinto clasificado en el grupo IV, a falta de ocho jornadas para el final, debe mirar la puntuación del resto de conjuntos para optar a uno de los cuatro billetes adicionales que ofrece la Federación Española. A día de hoy, si la Liga hubiera acabado el pasado domingo, los afortunados serían tres equipos del grupo IV y uno del grupo I. El Badajoz (48), el Linense (46), el Ibiza, (45) y el Guijuelo (45) también estarían clasificados. Por lo tanto, el equipo que entrena Julio Algar estaría a solo 5 puntos del último equipo clasificado, cuando faltan 24 puntos por disputarse.