Real Murcia

Un botín demasiado escaso antes de los derbis

Una jugada a balón parado en el encuentro disputado ayer en el campo del Don Benito. / J. Otón
Una jugada a balón parado en el encuentro disputado ayer en el campo del Don Benito. / J. Otón

La falta de gol vuelve a dejar sin triunfo al Real Murcia, que se aleja a nueve puntos del líder UCAM, con el que se enfrentará tras recibir el próximo domingo al Cartagena. Herrero dio ayer una vuelta de tuerca a la alineación, dejando fuera a Héber Pena y apostando por un centro más corpulento

José Otón
JOSÉ OTÓN

La falta de gol está matando al Real Murcia de Herrero. El entrenador jienense lo ha intentado de todas las formas posibles. Ha jugado con dos extremos puros, un mediapunta y un delantero, dejando a su defensa más desprotegida de lo normal. También lo intentó hace unas semanas con tres centrocampistas, hasta que en Don Benito decidió darle una vuelta más a su alineación: se cargó a Héber Pena y apostó por una segunda línea más corpulenta, con más llegada y con Armando y Miñano acompañando a Maestre y Corredera. Pero así, tampoco.

0 Don Benito

Leo, Trinidad, Álex Herrera, Ismael Heredia, Mario Gómez, Gonzalo (min. 87 Paquito), Abraham Pozo, Ale Zambrano (Mamau, min 67), David Agudo, Pepe Bernal y José Manuel (Adri, min. 80).

0 Real Murcia

Ian Mackay, Migue Leal, Dani Pérez, Charlie Dean, Forniés, Maestre, Álex Corredera, Armando (Josema, min. 83), Miñano (Juanma Bravo, min. 80), Dani Aquino y Manel (Chumbi, min. 73).

Árbitro
Patiño Álvarez (Comité madrileño). Auxiliado por Nebreda López y Cardero Arranz. Mostró tarjeta amarilla a Charlie Dean, Ale Zambrano, Aquino y Migue Leal.
Incidencias
Partido correspondiente a la jornada 11 en el Campeonato Nacional de Liga en el grupo IV de Segunda B. Estadio Municipal Vicente Sanz de Don Benito. Césped alto pero en buen estado. Representaron al Real Murcia Txema Almela y Gabriel Torregrosa, nuevos presidente y vicepresidente del club grana. El Real Murcia estrenó su segunda equipación de color amarillo y negro.
El público
1.600 espectadores, cerca de 50 llegados desde Murcia.

En el Vicente Sanz el Real Murcia tuvo ocasiones de sobra para ganar y dejó la mejor imagen posible ante unos aficionados que coincidieron en que el equipo grana es el mejor que ha pasado por el estadio extremeño esta campaña. Pero todos los elogios solo se transformaron en un raquítico punto al final de los noventa minutos, un escaso botín que no permite al cuadro grana pegarse a los de arriba y que le deja a nueve puntos del liderato, una diferencia demasiado amplia para una plantilla concebida para pelear por el primer puesto, un premio que ahora parece inalcanzable y una utopía. Al menos tiene por delante dos semanas para resarcirse y recuperar parte del terreno y el crédito perdidos: primero en el derbi del próximo domingo ante el Cartagena y una semana más tarde, visitando La Condomina, la casa del líder.

El Real Murcia arrancó el choque de ayer con más brío que hace una semana. Los Gálvez ya son historia, los empleados han comenzado a cobrar y la tranquilidad y la esperanza se han instaurado en el vestuario del conjunto grana. Manolo Herrero decidió hacer una revolución en la plantilla después del partido de la pasada jornada, cuando el equipo grana cayó por primera vez en la temporada ante el Recreativo Granada. Dani Pérez entró en el once por Hugo Álvarez, un cambio previsto por la sanción del central gallego. Pero lo que más llamó la atención fue la vuelta de Forniés por Nahuel, la de Migue en la banda derecha por José Ruiz, el regreso de Armando al equipo titular y la alineación de inicio de Miñano, un futbolista que, pese a llegar en verano como un centrocampista que apuntaba a titular indiscutible, no había sabido ganarse el puesto todavía. El Murcia estrenaba hasta presidente en el palco.

Dos equipos necesitados

Pero la primera parte del partido en el Vicente Sanz fue un tobogán de sensaciones. Los primeros minutos fueron del Don Benito, aunque el Real Murcia pronto tomó el mando. El equipo local, hundido en el fondo de la tabla, tenía las mismas necesidades que el conjunto grana. Los de Herrero firmaron media hora solvente, dominando y con varias ocasiones de gol. Primero fue un remate de Corredera cruzado que paró el portero, mientras que Aquino, minutos más tarde, robó un balón que acabó en saque de esquina. Armando, que jugó pegado a la banda, botó una falta a la escuadra del equipo extremeño que volvió a sacar providencialmente Leo. El Murcia rondaba el gol, como casi siempre.

Pero tras dar una gran imagen durante parte del primer periodo, el Murcia se desconectó del partido y abrió la puerta al Don Benito, que estaba dormido, para hacerse con el choque. El penúltimo clasificado del grupo, incluso, disfrutó de ocasiones más claras que las de los granas, aunque se encontró con un gran Mackay, que evitó el 1-0 en varias ocasiones. Primero atajando un disparo de Pepe Bernal, uno cruzado de José Manuel después y hasta una doble ocasión de Agudo y Abraham, en la que también fue determinante. El primer tiempo acabó con la sensación de que cualquiera de los dos equipos se podía haber adelantado en el marcador, un bagaje muy pobre para un Murcia más poderoso que el recién ascendido Don Benito.

Perdonan otra vez

En la segunda mitad, el gol del Murcia estuvo más cerca, pero no llegó. La ocasión más clara la generó Dani Aquino, que tras un gran pase de Miñano pecó de solidario. El mediapunta grana se fue internando en el área y cuando lo tenía todo para disparar decidió ceder el balón a Manel, que seguía la jugada en el segundo palo. Pero el defensa local Mario Gómez, que no bajó los brazos, metió el pie de forma providencial y evitó el remate a puerta vacía de Manel. Una vez más, el Murcia perdonaba una ocasión clara de gol. Corredera, con un gran centró, asistió de nuevo a Manel, que no pudo rematar, mientras que el propio delantero catalán disfrutó de otra nueva ocasión, pero tampoco consiguió meterla entre los tres palos.

Pero como pasó en el primer tiempo, el Don Benito se fue arriba en busca de la victoria. El equipo de Juan García tuvo, de nuevo, ocasiones para tumbar al Murcia. Sobre todo dos de Mamau y una de Gonzalo. Pero la inocencia del penúltimo clasificado evitó una derrota grana que hubiera llenado el ambiente de dudas de cara a dos semanas claves en las que el Real Murcia debe dar un paso adelante y demostrar su jerarquía. Dos semanas en las que el conjunto grana debe seguir recuperando el pulso después de que Gálvez y todo su séquito dejara la institución grana patas arriba, con una plantilla desquiciada.

A partir de ahora, si el nuevo Consejo puede pagar algunas nóminas y la situación institucional se normaliza, el foco volverá a ser el juego de un equipo al que, por mucho fútbol y buenas intenciones que proponga, le falta veneno: no tiene gol. Es la clave de todo, finalizar las jugadas, poner la guinda al pastel en partidos en el que es mejor y marcar las diferencias con el resto de equipos que tienen menos presupuestos pero que le arrancan puntos.

Es el gran punto débil de unos jugadores que han demostrado compromiso, que han ilusionado a la afición y que deben rematar la faena recuperando el terreno perdido. Eso sí, lo mejor es que el Real Murcia aún tiene tiempo de solucionar el problema, a pesar de que el liderato está a años luz.

 

Fotos

Vídeos