La cantera grana respira tras un curso embarazoso

Un jugador del Imperial pugna con un rival de La Unión en un partido de esta temporada. / josé maría rodríguez / agm
Un jugador del Imperial pugna con un rival de La Unión en un partido de esta temporada. / josé maría rodríguez / agm

El Imperial y los juveniles de División de Honor salvan la categoría después de una campaña en la que su futuro estuvo en el aire

SERGIO CONESA MURCIA

El Real Murcia afronta el primer fin de semana fuera de la competición con la decepción que supone estar en Segunda B sin luchar por el ascenso. Sin embargo, la actividad no para en el equipo grana, que está inmerso en un proceso de múltiples cambios que van desde el entrenador que va a ocupar el banquillo de la Nueva Condomina, hasta la confección de la plantilla del primer equipo para la próxima temporada, que pasa por un cambio de modelo con mayor protagonismo para jugadores de la Región y especialmente formados en la 'factoría' murcianista.

Una cantera que, aunque de forma menos mediática, ha sufrido también todos los problemas económicos e institucionales del club con nóminas sin pagar a técnicos y jugadores y situaciones de tensión e incertidumbre. Toda esta situación se ha dejado notar en los resultados logrados por el Real Murcia Imperial y los juveniles de División de Honor y Liga Nacional, que han logrado salvar la categoría, pero han tenido que sufrir para ello y han llegado a ocupar puestos de descenso durante esta temporada.

Un año duro en el grupo XIII

En el caso del Real Murcia Imperial, la eterna Tercera de 42 jornadas, esta temporada ha tenido un final feliz ocupando la decimotercera posición con siete puntos de ventaja con respecto al descenso. Sin embargo, el año ha sido muy duro para el equipo que ha dirigido Javi Motos, con la excepción de los tres partidos en los que estuvo al frente del primer equipo, y los fantasmas de bajar a Preferente estuvieron presentes especialmente en el primer tramo del curso. El equipo pimentonero, tras 19 jornadas disputadas tenía solo 17 puntos con tres victorias y ocho derrotas y empates, por lo que ocupaba posición de descenso. Una segunda vuelta más propia de un conjunto de mitad de la tabla ha permitido que el mal inicio no pasara a mayores y la permanencia sea una realidad.

Diez jugadores del filial han debutado este año en el primer equipo

La mala situación del primer equipo hace que la importancia de tener al filial solo una categoría por debajo sea máxima para poder subir a jóvenes con las máximas garantías posibles. Antonio Escribano o Santi Bernal son dos ejemplos de jugadores que esta temporada han tenido una oportunidad con la que todos los jóvenes sueñan.

Javi Motos, que todo apunta a que seguirá dirigiendo al Imperial la próxima, hace un balance positivo de la temporada para el segundo equipo pimentonero: «No podemos olvidar que somos un equipo filial y que nuestro principal cometido es abastecer de jugadores al primer equipo. Este año unos diez jugadores del Imperial han subido al primer equipo y a la vez otros tantos han subido del juvenil al filial. Tenemos que estar orgullosos de eso y ojalá alguna de las próximas temporadas sean tan productivas en ese sentido».

El cambio de inquilino en el banquillo del equipo juvenil fue un revulsivo

Motos no llegó a temer por perder la categoría, a pesar de los malos momentos que vivió el equipo: «Se nos escaparon muchos puntos en el primer tercio de Liga, pero sabía que haciendo las mismas cosas llegaría un punto en el que los resultados comenzarían a ser positivos. Nuestro éxito ha residido en la fortaleza mental y en seguir trabajando».

Un juvenil con problemas

En el juvenil de División la permanencia ha sido un objetivo realmente difícil de conseguir. A falta de seis jornadas para el final el equipo grana decidió destituir a Raúl Guillén y apostar por Tomy López para dirigir al equipo en las últimas seis jornadas. El conjunto de División de Honor se encontraba en posición de descenso a Liga Nacional con cinco victorias, siete empates y doce derrotas, lo que le había servido para sumar 22 puntos y estar a dos de la salvación. Además, los canteranos granas habían sufrido en la primera jornada una dura derrota por 1 a 7 contra el Levante y pocas semanas después otra goleada frente al Valencia por 7 a 0. El cambio en el banquillo le vino muy bien al equipo ya que consiguió cuatro victorias, un empate y una derrota para cerrar el curso y lograr la permanencia. Continuar en División de Honor es clave para que el equipo grana pueda retener a los jóvenes talentos de su cantera y atraer a los de otros equipos.

«El principal cometido del filial es abastecer de jugadores al primer equipo»

«Nuestro éxito ha residido en la fortaleza mental y en seguir trabajando» Javi Motos. Entrenador del Imperial

Josema Raigal o Fran Bertomeu son una clara muestra de la importancia que tiene la permanencia para que el equipo grana pueda apostar por la cantera.

El portero de este Real Murcia de División de Honor es Antonio Gallego, que ha compaginado los partidos con el juvenil y los entrenamientos con el primer equipo. «Me tomo la temporada de aprendizaje, ha sido un año complicado en el que se ha pasado mal. Han sido muchas derrotas seguidas y ahí se puede ver a los jugadores de verdad porque psicológicamente afecta por muy bien que estés físicamente. Teníamos un muy buen equipo, pero la primera vuelta fue desastrosa», explica el guardameta. Gallego, además, habla de la importancia que tuvo el relevo en el banquillo: «La llegada de Tomy se notó bastante, nos dio la exigencia, el trabajo y la claridad en el juego. En dos meses, ganamos seguridad con él».

«Ha sido un año complicado, en el que se ha pasado mal»

«Tomy nos dio la exigencia, trabajo y claridad en el juego» Antonio Gallego. Portero del juvenil de División de Honor

El portero de La Raya confía en seguir su progresión la próxima temporada y en confirmar el apoyo que recibe por parte del preparador de porteros del primer equipo, Avelino Viña. De hecho, llegó a ir convocado por el primer equipo en San Fernando por problemas físicos de Tanis.

En Liga Nacional también hubo respuesta en la segunda vuelta para alejar los problemas. Cuando faltaba un partido para acabar la primera vuelta el equipo grana estaba en descenso, con solo 14 puntos en 16 jornadas.

Sin embargo, una gran reacción en la segunda vuelta, en la que ha sido el séptimo mejor equipo, le ha servido para estar ya salvado matemáticamente, a falta de dos partidos para acabar el curso.

Arrancan las pruebas de acceso a las categorías inferiores

A pesar de la complicada campaña para todos los equipos del Real Murcia, la temporada que ya ha terminado para algunos de los conjuntos de las bases ha dejado 9 títulos de Liga y varios ascensos. Ahora empieza otra de las fases importantes de cada curso. Son las pruebas de acceso a la 'factoría' grana, que van a tener lugar la próxima semana en el Campus de Espinardo de la Universidad de Murcia. Desde niños nacidos en 2015 hasta cadetes del año 2004 pueden probar suerte para intentar formar parte de las bases del Real Murcia la próxima temporada.