Una caricatura tan solo cuatro meses después

Los jugadores granas, en la ida en Melilla, celebrando un gol. / lof
Los jugadores granas, en la ida en Melilla, celebrando un gol. / lof

Desde que el Real Murcia ganó en Melilla en el final de la primera vuelta, ha ganado tres partidos más y ha pasado de tocar el 'playoff' al descenso

José Otón
JOSÉ OTÓN

Cuando el Real Murcia visitó al Melilla en el penúltimo partido de la primera vuelta era un equipo diferente al actual. Ganó por 1-2 en el Álvarez Claro y se situó, antes del parón navideño, en la sexta posición, a solo cuatro puntos de los puestos de 'playoff'. Lo curioso es que del once inicial que presentó Manolo Herrero en aquel choque de diciembre solo habría dos futbolistas de los que Julio Algar no podría tirar hoy en día: Dani Aquino y Julio Delgado.

Desde entonces, el equipo grana cayó en barrena. En los siguientes 18 partidos solo ha sido capaz de sumar tres victorias. La del 13 de enero ante el Sanluqueño, la del 24 de marzo ante el Recreativo Granada y la del 20 de abril ante el Jumilla. Un escaso bagaje, aderezado con otros siete empates, que han llevado a los granas a no estar matemáticamente salvados del descenso, a falta, únicamente, de 180 minutos para que acabe la Liga de Segunda B.

Un rival que vuela

A la Nueva Condomina llega un Melilla enrachado, que hasta podría ser campeón de forma matemática el domingo si se deshace del equipo grana, pierde el Recreativo de Huelva en Granada y, además, el Cartagena no gana en Talavera. El equipo de Luis Carrión acumula seis jornadas sin perder como visitante. No lo hace desde el 27 de enero, habiendo conseguido en este tiempo 4 victorias y 2 empates. Además, se encontrarán a un Murcia que no marca un gol en la Nueva Condomina desde el choque ante el Marbella, a principios de marzo. Desde entonces, el equipo grana han acabado cuatro partidos en su propio estadio sin marcar ante el Linense, el Don Benito, el UCAM y el Almería B.