El césped de la Nueva Condomina, en mal estado