Chuti Molina, exdirector deportivo grana, logra ascender con el Racing

Chuti Molina, en Cobatillas. /Vicente Vicéns / AGM
Chuti Molina, en Cobatillas. / Vicente Vicéns / AGM

Diseñó el Murcia de Julio Velázquez, que estuvo a punto de subir a Primera, justo antes del descenso administrativo de los granas a Segunda B

José Otón
JOSÉ OTÓN

Es un hombre serio, comprometido con el escudo que defiende y de ideas muy claras, aseguran los que han trabajado con él. Una imagen que nada tiene que ver con el Chuti Molina dicharachero y bromista que estalló de alegría en la celebración del Racing de Santander, después de que el equipo que él ha confeccionado consiguiera el ascenso a Segunda en Mallorca, logro que este histórico del fútbol español buscaba desde hace cuatro temporadas.

Un equipo mágico

Este albaceteño de 55 años, que vivió los primeros 18 años de su vida en Francia antes de regresar a Albacete, se quedó a solo dos pasos de arrastrar al Real Murcia a Primera División. Fue en la temporada 2013-14, cuando con un presupuesto de 2 millones de euros, uno de los más austeros de la categoría en aquella temporada, armó un conjunto con futbolistas como Saúl Berjón, Molinero, Wellington Silva, Dorca, Toribio, Tete y Kike García, entre otros, que hizo soñar al murcianismo tras años en el ostracismo. Después llegó el desecenso administrativo a Segunda B, lo que obligó al Chuti Molina a cambiar de aires. Formó parte de la secretaría técnica del Betis y Elche, antes de llegar a Santander, donde también ha coincidido con el exgrana Víctor Alonso, gerente ahora del club cántabro.