El club abrirá una tienda en el centro de la capital para vender abonos

José Otón
JOSÉ OTÓN

Los gestores económicos del Real Murcia están a solo unos días de cumplir una demanda de los aficionados granas desde la inauguración de la Nueva Condomina. Y es que una buena parte de ellos se quejaban de la inexistencia de una oficina o tienda en el centro de la capital de la Región para que los murcianistas pudieran retirar sus carnés, sin la necesidad de tener que hacer colas en las oficinas y taquillas de la Nueva Condomina.

El Murcia, de hecho, ya ha alquilado un bajo comercial en una galería cercana a la Plaza de Santo Domingo para que los aficionados compren sus abonos sin necesidad de desplazarse al estadio. Esta tienda del club, en la que también se podrán comprar otros productos, podría estar en funcionamiento la próxima semana, solo unos días después de la presentación de la campaña de abonos para la temporada 2019-20, prevista para este jueves. Este establecimiento cerrará en octubre, cuando acabe la campaña.

Otro entuerto de Gálvez

El Real Murcia dará otro paso adelante en los próximos días cuando pase a gestionar de forma directa la tienda ubicada en los bajos de la Nueva Condomina. Hasta ahora este establecimiento era gestionado por una empresa externa designada por los antiguos dirigentes. El Real Murcia venderá en ella productos de la marca Hummel con la que Víctor Gálvez y Toni Hernández firmaron un contrato en nombre del club grana el pasado año y con la que el club no puede romper si no paga antes una indemnización de 350.000 euros.

El problema es que cuando Gálvez firmó este contrato con Hummel, rompió unilateralmente otro con Umbro, que estaba asociada al Murcia hasta 2020 y que ha ganado un juicio que obliga al Murcia a pagarle 120.000 euros. El club está entre la espada y la pared, aunque sus actuales dirigentes han conseguido calmar a la firma inglesa.