El club preguntará a sus accionistas si se querella contra sus exgestores

José Otón
JOSÉ OTÓN

El Consejo de Administración del Real Murcia se reunió el pasado martes con varios asuntos importantes encima de la mesa. Uno de ellos: la acción social que el club grana quiere emprender contra los anteriores administradores de la entidad. Aunque el exconsejero Higinio Pérez ya ha emprendido este camino en solitario con las dos denuncias presentadas ante la Fiscalía, los actuales consejeros entienden que para secundar a Higinio Pérez o interponer querellas por su propia cuenta deben primero pedir la aprobación de sus accionistas, según obliga la Ley de Sociedades de Capital, al ser el demandante el propio Real Murcia, una sociedad anónima.

El actual órgano de gobierno del Murcia acordó convocar una Junta de Accionistas Extraordinaria para finales del mes de junio en la que se pedirá a sus 27.000 accionistas su aprobación o no para emprender esta medidas legales que buscan esclarecer presuntos delitos de administración desleal, estafa y apropiación indebida, entre muchos otros, en los que pudieron presuntamente incurrir antiguos dirigentes granas desde la marcha de Martínez Abarca hasta el pasado mes de noviembre.

Zona de animación

Otro de los puntos tratados es la nueva campaña de abonos para la campaña 2019-20. Los precios solo sufrirán un ligero incrementos (de 60 a 230 euros según la tarifa general) a los del pasado curso, aunque la subida se notará más en la grada lateral, la zona más barata del estadio. Además, se creará una zona de animación específica y habrá rebajas especiales para diversos colectivos. El objetivo es llegar a 15.000 socios.