Cordero se marcha del club porque no siente el calor de una parte de la directiva

Cordero, tras una rueda de prensa en la Nueva Condomina; a la derecha, José Manuel Sánchez. / V. VICENS / AGM
Cordero, tras una rueda de prensa en la Nueva Condomina; a la derecha, José Manuel Sánchez. / V. VICENS / AGM

Llega a un acuerdo con la entidad grana y hoy anuncia su adiós, tras solo dos meses y medio en el cargo de director deportivo

José Otón
JOSÉ OTÓN

Pedro Cordero, tras dos meses y medio como director deportivo del Real Murcia, anuncia hoy su marcha de la entidad grana, una decisión que fue tomada de forma consensuada con la actual directiva murciana, tras una reunión mantenida anoche en la Nueva Condomina. Los últimos movimientos en el seno del club han hecho que el cartagenero, que conoce que una parte de la directiva grana apuesta por otro perfil de director deportivo para la próxima campaña, haya decidido dar un paso al lado para no convertirse en un problema.

Cordero se convirtió en director deportivo del club grana el pasado 11 de diciembre, tras varias horas de debate. Su figura se impuso, a pesar de que el elegido inicialmente había sido Julio Algar en una terna en la que también estaban Óscar Sánchez, Campos y Juliá. Pero la experiencia en el fútbol profesional de Cordero, tras su paso por la secretaría técnica de clubes con máxima exigencia, como el Tenerife y el Córdoba, entre otros, hizo que finalmente se impusiera a Algar, que nunca ha ejercido un cargo tan mediático y exigente como el que tendría que abordar en el Murcia. Tras más de dos meses y medio de trabajo Cordero se marcha con la cabeza alta, dando por hecho que ha cumplido la misión para la que fue contratado.

Trabajo sucio

El cartagenero se encontró con una plantilla con sueldos astronómicos. Redujo su coste 470.000 euros. Además, hizo tres fichajes que le costarán al club 36.000 euros de aquí al final de la campaña, siguiendo los parámetros de la dirección económica, que antepuso la viabilidad económica a los resultados deportivos. Además, el fichaje de Tomy para el Imperial, que tuvo su aval, y la recuperación del equipo de Tercera también están entre sus logros. A partir de ahora, el camino quedará libre para Julio Algar.