La crisis de los granas como locales vacía la Nueva Condomina

Si al inicio de la Liga la afluencia rondaba los 9.000 espectadores, ahora apenas llega a los 5.000

JOSÉ OTÓN y SERGIO CONESA

El aficionado del Real Murcia está viviendo un auténtico infierno. Arrancó la temporada engatusado por las mentiras de Gálvez y Toni Hernández, director deportivo y director general grana, que configuró un equipo muy lejos de las posibilidades reales de una institución como la grana. Aun así, el murcianismo respondió y alcanzó los 10.775 abonados, una de las cifras más altas de toda la Segunda B. El Murcia echó a andar con una victoria en el campo del Sanluqueño y debutó en casa una semana más tarde ante el Villanovense con cerca de 8.000 espectadores en las gradas. Luego viajó a Badajoz, donde cosechó otro empate a cero con un jugador menos por la expulsión de Maestre, concentrando a 9.500 espectadores para recibir al Recreativo de Salmerón en la jornada 4 de la Liga.

El Murcia, pese a que no se asentaba en la parte alta, seguía generando ilusión y registró entradas en la Nueva Condomina dignas de Segunda División. Como el duelo ante el Ibiza (8.761 espectadores), San Fernando (10.003), Talavera (9.010) y Recreativo Granada (8.033), un choque cargado de tensión por los gestos de desprecio de Víctor Gálvez contra la afición grana que acabaron en su posterior marcha.

LAS ENTRADAS

14.157
espectadores acudieron al derbi entre el Real Murcia y el Cartagena de la primera vuelta que acabó con la victoria del club albinegro.
3.785
aficionados acudieron al encuentro entre los granas y el Don Benito celebrado hace dos semanas.

Después llegó la visita del Cartagena, que registró el récord del ejercicio con 14.157 espectadores. Un choque que marcó el punto más alto de una progresión que comenzó a descender de forma alarmante, coincidiendo con los problemas de gol del equipo grana y la falta de argumentos para pelear por los primeros puestos de la clasificación.

Después llegó el Jumilla (7.833), el Malagueño (6.777), el Sevilla Atlético (7.300), el Sanluqueño (7.090), el Badajoz (7.098) y El Ejido en la jornada 25, que solo concentró a 6.176 aficionados. Hasta que llegó el primer gran golpe con la vista del Marbella, que solo congregó a 4.869 espectadores, un dato que corroboró que la mita de la masa social grana se había desconectado de su equipo.

El registro más bajo

Con una entrada similar ante el Linense dos semanas después, llegó la peor de la temporada registrada ante el Don Benito en la jornada 31, en la que únicamente 3.785 aficionados accedieron a la Nueva Condomina, marcando una de las entradas más pobres del nuevo estadio. Hasta el domingo, en el que solo 5.492 aficionados atendieron la llamada de auxilio de un club que impuso el segundo día de pago de la temporada, una medida de urgencia para intentar recoger dinero para hacer frente a las múltiples facturas sin pagar con las que se han encontrado Almela y su directiva.