Épica del Murcia en una tarde mágica

Chrisantus, Charlie Dean y Carlos Martínez celebran el segundo gol del encuentro ante el Extremadura. / Nacho García / AGM

El equipo grana, que perdía por 0-2 en el minuto 85, se agarra a la casta para seguir soñando con llegar a la cima

José Otón
JOSÉ OTÓNMurcia

 El partido ante el Extremadura fue cura de humildad que acabó en una fiesta en la Nueva Condomina. El Real Murcia, que a diez minutos del final del partido estaba muerto y abocado a luchar por el cuarto puesto. Pero en un ataque de rabia tiró de casta y coraje para dar la vuelta a un marcador que hasta el tramo final había dejado en silencio a la Nueva Condomina. Cuando muchos aficionados locales enfilaban la puerta de salida, un cabezazo de Carlos Martínez y dos zarpazos de Chrisantus dieron la vuelta a un partido en el que el Extremadura fue mejor, sometiendo a un Murcia que en los primeros 85 minutos no había acertado en nada. Pero el equipo de Martín Vázquez le perdonó la vida, y el vestuario que lidera Salmerón olió sangre, la debilidad de su rival y sacó su coraje, el que le ha hecho resistir en los momentos duros, para alzarse con una victoria que da alas a los granas para distanciar a un rival directo y para no perder de vista a los dos líderes del grupo IV.

3 Real Murcia

Biel Ribas, Pedro Orfila, Molo, Charlie Dean, Forniés, David Sánchez (Elady, min. 55), Juanma Bravo, Armando (Fran Carnicer, min. 66), Santi Jara, Pedro Martín (carlos Martínez, min. 77) y Chrisantus.

2 Extremadura

Manu García, Álex Díez, Lomotey, Delmonte, Candelas, Fran Miranda (Airam Benito, min. 87), Álex Barrera, Valverde (José, min. 67), Kike Márquez (Diego, min. 80) y Willy Ledesma.

Goles
0-1, min. 46, Valverde. 0-2, min. 51, Willy. 1-2, min. 85, Carlos Martínez. 2-2, min. 92, Chrisantus. 3-2, min. 93, Chrisantus.
Árbitro
Iván Caparrós Hernández (Comité Valenciano). Auxiliado por Argente Millán y navarro Paterna. Mostró tarjetas amarillas a Pedro , Willy Ledesma y Manu García.
Incidencias
Jornada 34 en el Campeonato Nacional de Liga en el grupo IV de Segunda División B. Estadio Nueva Condomina, terreno de juego en perfectas condiciones. Se guardó un minuto de silencio por la muerte de Félix Rocamora, de Barinas.

La primera mitad fue una lucha cuerpo a cuerpo entre dos claros aspirantes al 'playoff'. Las dos plantillas más caras del grupo IV se veían las caras con tres puntos en juego vitales. Tanto para los granas como para los extremeños, dos equipos concebidos para el ascenso. Y una vez que el balón echó a rodar, el Murcia se hizo con el partido, empujado por un público animoso que entendió la trascendencia del choque. Pero los disparos lejanos de Armando, la voluntad de Chrisantus y la ocasión de Pedro Martín no bastaron para frenar a un Extremadura que fue ganando peso con el paso de de los minutos.

De hecho, a partir del minuto diez de partido fue el conjunto que entrena Martín Vázquez el que dominó el choque y a un Murcia que fue reculando ante su rival y la insistencia de un equipo que comenzó a demostrar personalidad y empaque, a pesar de las cinco bajas importantes con las que se presentó en la Nueva Condomina. En pleno recital ofensivo de los visitantes, llegó una triple ocasión para el Extremadura en la que Willly pudo adelantar a su equipo. Pero tras varias carambolas el balón acabó estrellándose contra el larguero. Los jugadores que dirige el exjugador del Real Madrid siguieron mandando en un choque en el que Chrisantus estaba lejos de la portería visitante.

Chrisantus, con dos remates certeros, dio tres puntos de oro a un equipo que se afianza en la tercera plaza

El partido era vibrante y caliente, con dos equipos muy necesitados. El Murcia, al menos, pudo equilibrar la balanza en cuanto a las ocasiones tras una jugada de Santi Jara, David Forniés y Pedro Martín que el delantero grana estrelló contra Manu García, en la mejor ocasión del Real Murcia en la primera parte. En los primeros cuarenta y cinco minutos el Extremadura fue mejor y quizás mereció irse al vestuario por delante en el marcador. Pero los de Salmerón, que habían cedido la iniciativa a su rival durante muchos minutos, demostraron una semana atrás ante el Cartagena que están preparados para jugar este tipo de partidos tan exigentes.

La segunda mitad arrancó de la mejor manera posible para el Extremadura. Una jugada en la banda de Willy Ledesma acabó con un pase medido para Valverde, que con la puntera cruzó el balón ante la salida de Biel Ribas. El golpe fue duro, fue un mazazo para el equipo grana, pero también un acto de justicia para un Extremadura valiente que volvió a saltar al césped sin complejos. El equipo grana contestó con un disparo lejano de Juanma Bravo que repelió Manu García sin demasiados problemas, antes de que llegara una jugada calcada a la del primer gol del Extremadura. Esta vez fue Álex Díaz el que, desde la banda derecha, sirvió un centro medido a Willy Ledesma para que el delantero extremeño hiciera el 0-2. El choque parecía acabado, con un Murcia que se había despertado del sueño de las últimas seis semanas, en las que no conoció la derrota.

Tras el segundo mazazo de la tarde el equipo grana volvió a tirar de casta para intentar reponerse. Primero rozó el gol con un remate a la madera de Pedro Martín y dos minutos más tarde con una jugada personal de Chrisantus que acabó con un disparo alto del delantero nigeriano. Salmerón tiró de manual para hacer su primer cambio, metiendo a Elady en el puesto de David Sánchez. Para el técnico almeriense, el habilidoso extremo es su primera opción desde el banquillo. Pero más que el primero del Murcia, lo que estuvo a punto de llegar fue el tercero del Extremadura en una gran combinación del equipo de Martín Vázquez que acabó con un disparo a bocajarro de Willy Ledesma que sacó de debajó de los palos Armando, el último defensor granas.

Un final inesperado

Hasta que, cuando todo parecía perdido, salió la casta del Real Murcia a relucir, con diez minutos de oro del conjunto grana que, contagiado por la grada, fue a por el partido. Primero, a los ochenta y cinco minutos, un centro de Forniés milimétrico fue directamente a la cabeza de Carlos Martínez, que reaparecía, para conseguir con un testarazo perfecto el 1-2. El tanto fue como una descarga de energía para un equipo que se volcó en busca del empate. El gol asustó al Extremadura, que hasta ese momento no había tenido problemas atrás. Y el Murcia, a base de agallas, consiguió empatar gracias a un jugada pura de delantero centro de Chrisantus, que sacó espacio y hueco de donde no había para marcar el empate a dos con un disparo muy potente.

La Nueva Condomina registró la segunda mejor entrada de la temporada, tras el derbi ante el Cartagena

La fuerza interior del equipo grana hizo el resto, y en otro ataque de rabia y tras otro centro milimetrado de Forniés, el Real Murcia encontró el tercero gracias a otra genialidad de Chrisantus, que picó el balón ante la salida de Manu García. La grada de la Nueva Condomina se volvió loca y cuando el árbitro pitó el final los jugadores e volvieron locos, como si hubieran ganado un título. Un ensayo de lo que puede ser la celebración de un ascenso para un equipo que, aunque no despliega un fútbol brillante, tiene una fuerza interior a prueba de bombas.

Mas

 

Fotos

Vídeos