Fútbol | Real Murcia

Nuevo impulso para un Murcia sin canas

Miñano, jugador del Real Murcia, pugna por un balón con un futbolista del Atlético Malagueño./Javier Carrión / AGM
Miñano, jugador del Real Murcia, pugna por un balón con un futbolista del Atlético Malagueño. / Javier Carrión / AGM

El equipo grana suma su segunda victoria consecutiva con un once más joven y sin algunos pesos pesados

José Otón
JOSÉ OTÓN

El Real Murcia no está para tirar cohetes, pero al menos ha recuperado el pulso. Ya no es el equipo desnortado, aturdido y sin personalidad que se mantuvo seis jornadas sin ganar. Aunque no está al cien por cien de prestaciones todavía ni desarrolla el mismo fútbol con el que arrancó el campeonato, ha conseguido ganar los dos últimos partidos de la Liga ante dos equipos de la zona baja y recuperar, en parte, la autoestima que perdió en octubre y noviembre.

2 Real Murcia

Ian Mackay, José Ruiz, Nahuel, Hugo Álvarez (Juanma, min. 85'), Maestre, Armando, Julio Delgado, Miñano, Manel (Curto, min. 75'), Aquino, Alfaro (Corredera, min. 65')

0 Atlético Malagueño

Samu, A. Robles, Alberto López, Chica, Ismael (Joel, min. 80'), Keidi Bare, Hicham, Iván Jaime, Joan Grasa (Ruben, min. 80'), Deco, Hugo (Cruz, min. 45').

Goles:
1-0, min. 38, Manel. 2-0, min. 81, Miñano.
Árbitro:
Rodríguez Carpallo, Héctor (Comité Valenciano). Amonestó por parte del Real Murcia a Miñano y a Hugo Álvares. Por parte del Málaga, a Keidi Bare, Grasa, Iván Jaime y a Deco en dos ocasiones (21' y 68').
Incidencias:
Estadio Nueva Condomina de Murcia.
El público:
6.777 espectadores en la grada.

Pero, a pesar de los seis últimos puntos, no está todo hecho. El conjunto que dirige Manolo Herrero aún muestra fallos que se ven a simple vista. Se ha deshecho de forma consecutiva de dos filiales, el Atlético Malagueño y el Almería B, que se encuentran en el fondo de la tabla y solo han ganado cinco partidos. Por eso, si la entidad murciana quiere seguir creciendo desde la humildad y la autocrítica, debe reconocer que han sido dos rivales blandos que le han dado muchas facilidades, tanto en defensa como arriba.

Por lo tanto, la mejor lectura es que, con futbolistas jóvenes que no cobran millonadas, el Murcia también puede luchar por el 'playoff'. Si a Josema le tocó ser el mejor en los Juegos del Mediterráneo, este domingo le tocó llamar la atención a futbolistas como Nahuel y Javi Delgado, que aprovecharon la titularidad para presentar sus credenciales de cara a la segunda vuelta, cuando el conjunto grana acometa la remodelación de la plantilla.

Viendo el partido de quedan algunos jugadores marcados de cara a la segunda vuelta. Como Alfaro, que, tras más de una hora de juego, se retiró del césped entre pitos y aplausos. Al extremo, el jugador que junto a Aquino es el mejor pagado de la plantilla, la afición grana le pide más. Sobre todo ahora que su lesión de rodilla queda lejos. O como Forniés, Pena, Chumbi y Dani Pérez, que se fueron al banquillo o la grada por decisión técnica, cuando estaban en condiciones óptimas para vestirse de corto.

El Murcia camina hacia el futuro con tareas pendientes: debe ser más contundente en ataque, generar y aprovechar mejor sus ocasiones, y además no permitir que los rivales le creen ocasiones de gol. Quizás todavía no esté a la altura del Melilla, UCAM y Cartagena, pero tiene potencial para pelear con solvencia por el 'playoff' y hasta luchar por el liderato, una meta que le queda a once puntos y que le exige no volver a fallar en la segunda vuelta.

Jugar al escondite

Ahora falta saber qué medicina aplicará Pedro Cordero para reconstruir la plantilla. Cómo meterá el bisturí en un equipo que tiene menos puntos que ceros en el presupuesto y en el que varios jugadores están jugando al escondite, asegurando que tienen contratos firmados a los que no quieren renunciar y negociando al mismo tiempo su incorporación a otros equipos de Segunda B o Segunda. El nuevo Murcia demanda un ejercicio de realismo, tanto de los que dirigen como de los que juegan.

Cordero y la directiva de Almela solo deben transmitir a la actual plantilla la realidad: el Murcia no se puede permitir pagar un equipo millonario cuando no tiene ni un euro en la caja. Una plantilla que, si también es realista, sabe que firmó contratos en verano con Víctor Gálvez y Toni Hernández que nadie rubrica en la Segunda B y a los que, en un ejercicio de ética y moral, podrían tener que renunciar, aunque sea parcialmente. Después del choque ante el Melilla, será la siguiente tarea del club grana que, al menos, no ha perdido de vista la cabeza de la tabla.

Los cinco cambios que introdujo Herrero en el once grana dieron la talla en los primeros cuarenta y cinco minutos. Nahuel, Miñano y Julio Delgado suplieron con garantías a Forniés, Corredera y Josema, y el Real Murcia, excepto en los primeros minutos, demostró su superioridad. El equipo grana presionó la salida de balón del filial andaluz y llegó a la meta rival con frecuencia. El Malagueño se acercó con un disparo lejano del exgrana Alberto López, antes de que llegaran las mejores ocasiones para los de Herrero.

Hasta que el Murcia tomó el control y creó las primeras grandes ocasiones, sin ser excesivamente superior, pero haciendo más méritos colectivos que su rival. El primer gran acercamiento fue un disparo al palo de Julio Delgado y un rechace posterior que Manel estrelló contra el portero visitante. El juego grana era dinámico y rápido, asfixiando la salida con balón del equipo entrenado por Manolo Sanlúcar, hasta que a siete minutos del descanso un buen centro de Nahuel fue aprovechado por Manel para lograr el 1-0. Un gol a lo delantero centro, empujando el balón con la rodilla y tras pelear con varios defensas blanquiazules.

En la segunda mitad, el Murcia volvió a salir con intensidad y creando ocasiones, como la pasada jornada ante el filial del Almería. La primera, una de Hugo Álvarez a balón parado, que no pudo rematar con claridad. Después llegó un disparo cruzado de Aquino y un contragolpe de Nahuel y Julio Delgado que no acabó en gol. Pero entonces el partido se embarró, con dos equipos que hicieron muchas faltas. Un juego que le interesaba más al Murcia que a su rival, que parecía desquiciado.

De hecho, Deco, que cayó en la red tejida por Dani Aquino, se fue a la calle tras hacer la segunda entrada al delantero murciano, lo que dejó al equipo de Sanlúcar aún más lejos del empate. Eso sí, el Murcia de Herrero, pese a la superioridad numérica, no cerró el partido hasta el minuto 81, cuando Miñano aprovechó un pase de Dani Aquino para situar el 2-0 en el marcador. Un Miñano que fue otro de los beneficiados de la revolución de Herrero, que quizás tengo algo que ver con los movimientos que pueda haber a partir del 1 de enero.

La victoria de este domingo, la segunda consecutiva, alimenta las opciones del equipo grana de meterse en el 'playoff', a falta del buen juego y la contundencia, dos armas necesarias para un Murcia que no necesita jugadores de 140.000 euros anuales para optar al 'playoff' y al que quizás le vale con futbolistas jóvenes, motivados y con ganas de ayudar a un club que vive un momento vital en su centenaria historia.

 

Fotos

Vídeos