Real Murcia

Duelo vital para el futuro entre pitos y reproches

Algar mira el reloj en un duelo en casa. / guillermo carrión / agm
Algar mira el reloj en un duelo en casa. / guillermo carrión / agm

Las peñas protestarán contra sus futbolistas al inicio de un partido en el que los de Julio Algar necesitan un punto para espantar los fantasmas. El Murcia intentará agarrar la permanencia ante un Melilla que quiere salir como campeón de la Nueva Condomina

José Otón
JOSÉ OTÓN

Si a los aficionados del Real Murcia, cuando arrancó la competición a finales del mes de agosto del año pasado, les hubieran asegurado que el equipo grana, construido con los futbolistas más caros de la Segunda B, estaría en la penúltima jornada jugándose el descenso a Tercera, ninguno lo hubiera creído. La temporada, que arrancó cargada de ilusión para una de las aficiones más castigadas de España, se convirtió en una agonía con el paso de los meses, un mal sueño del que los murcianistas aún no han despertado.

Porque las posibilidades de que los granas caigan al puesto de promoción al final de las 38 jornadas de Liga son remotas, pero matemáticamente reales. El Murcia, pese a todo, tiene muchos números para llegar a la última jornada salvado, aunque no gracias a los méritos del equipo de Algar ni su capacidad de afrontar con firmeza los últimos 180 minutos de la competición. La confianza de los aficionados granas en que el Murcia se salvará esta tarde radica más en los resultados a favor que deben obtener los cuatro competidores granas por la salvación que por las verdaderas posibilidades de sus jugadores de ganar a un rival que se juega el ascenso.

Además de la victoria del Melilla en la Nueva Condomina, el Sanluqueño y Jumilla deben ganar esta tarde al Villanovense y el San Fernando, respectivamente, una circunstancia que por sí sola no vale para complicarle la vida a los granas, ya que el Granada B y el Don Benito también deberían sacar al menos un punto en sus partidos de hoy frente al Recreativo y el Linense para que la pesadilla del Murcia continuara una semana más. No obstante, los futbolistas del Murcia, tras sacar solo un punto en las dos últimas semanas ante los dos colistas del grupo, arrancará hoy su partido en un estado de incertidumbre inesperada, jugando una final cuando esperaba estar ya de vacaciones.

El camino más corto para espantar los fantasmas es que el Murcia empate o gane hoy ante el Melilla, uno de los equipos más en forma en el grupo IV y el único que puede certificar esta misma tarde el título de campeón del grupo, un premio que le dejaría a solo una eliminatoria del ascenso a Segunda. El equipo de Luis Carrión, que de los últimos seis partidos como visitante ha ganado cuatro y ha empatado dos, necesita ganar en la Nueva Condomina, que el Recreativo de Salmerón pierda en Granada y que el Cartagena no venza en Talavera, una carambola que es difícil pero no una utopía.

Que el Murcia y el Melilla han firmado una segunda vuelta antagónica es evidente viendo los números de uno y otro. Cuando el equipo grana ganó en la primera vuelta en al Álvarez Claro los granas estaban a 8 puntos de los norteafricanos y ahora se sitúan 27 por debajo, una distancia que evidencia la degradación del juego grana. Carrión, que solo tiene la baja de Jordi Ortega, llega con Menudo y Otegui, sus dos mediocentros ofensivos, en plena etapa de creación futbolística; todo lo contrario que los centrocampistas granas, que son incapaces de poner a jugar a su equipo. Algar no tendrá a Charlie Dean sancionado, y la duda es saber si tirará otra vez de canteranos o pondrá a jugar a todos los pesos pesados para intentar tumbar al actual líder del grupo IV.

Ambiente enrarecido

El ambiente será volcánico en la grada. Y más tras el anunció de la Parmu (Plataforma de apoyo al Real Murcia) y la Federación de Peñas, que ya han asegurado públicamente que mostrarán su enfado con los actuales jugadores de la primera plantilla. Los segundos, incluso, pitarán durante los primeros cinco minutos de partido a sus jugadores, a los que consideran culpables de que el Real Murcia esté tan lejos de los primeros puestos de la clasificación.

No obstante, la directiva grana ha puesto todo de su parte para que la Nueva Condomina no sea un polvorín y que su equipo se sienta arropado. Además de desmarcarse del comunicado de la Parmu, ha puesto entradas adicionales para los socios a 2 euros en cualquier parte del estadio, y a 5 para el público en general.

Además, después del Murcia-Melilla, el Murcia Féminas, recién ascendido a Segunda, se medirá al Águilas en el mismo estadio, un premio para los de Juan Pedro Ruiz.