«El equipo se ha liberado»

Julio Algar, ayer, en el partido contra el filial del Granada. / lof
Julio Algar, ayer, en el partido contra el filial del Granada. / lof

Julio Algar afirma que la victoria «tiene mucha importancia en lo psicológico», pero que hay que «ganar al Don Benito»

ALBERTO GÓMEZ

Julio Algar, al igual que hizo cuando debutó como primer entrenador del Lorca FC hace dos temporadas, se estrenó con el Real Murcia ganando en el campo del filial del Granada. El triunfo lo cimentaron los goles que lograron los delanteros Manel y Chumbi. Este último marcó 13 goles a las órdenes del entrenador madrileño en la Ciudad del Sol. Del atacante de Águilas, que volvió a ver puerta tras dos años de sequía goleadora, su técnico dijo que «ha estado espectacular, como el resto. Hay que darle la enhorabuena a todos. Chumbi es un gran jugador, un ganador nato. A lo mejor otro se hubiera derrumbado con sus lesiones, pero él no lo ha hecho. Hoy han empujado hasta los jugadores del Imperial que han venido».

«Lo importante era ganar porque se necesitaba sumar estos tres puntos. Este partido era el primero y era importante sacarlo adelante. Los jugadores se han quitado una losa de encima con la victoria. Es importante ver sus caras de satisfacción. Tenemos que estar con ellos», comentó Algar, quien no ocultó que «la victoria tiene mucha importancia en el apartado psicológico. El jugador debe pensar que ni antes estaba por los suelos ni ahora es la bomba. Es importante tener equilibrio y que crean en sus posibilidades, que son muchas».

Lo más importante del partido de ayer para Algar es que «había que dar la cara y que se viera un equipo que no podía hacer más. Hay buenos jugadores y, aunque se ha debilitado el equipo, no tanto para lo que estaban haciendo en los últimos partidos», afirmó el madrileño.

«Me he acordado de la gente que ha estado conmigo y en especial de mi hijo», dice Chumbi

El nuevo entrenador del Murcia dio mucha importancia al grupo. Por eso señaló que «aquí todos ganamos y todos perdemos. Hay que mirar el resultado, pero también el rendimiento que ofrecen los jugadores y hoy todos han estado espectaculares. Al final yo tengo que tomar decisiones. Puede ser que un jugador que lo haya hecho muy bien en un partido para el siguiente esté en la grada si creo que eso es lo mejor para el equipo», aseguró.

El técnico madrileño aseguró que «no he mirado la clasificación. Lo primero que he hecho es dar la enhorabuena a mis jugadores y después miraré la clasificación a ver si el resto de resultados nos han beneficiado». En Granada el Murcia hizo un juego con pocos altibajos. Para Algar «es normal que nos haya hecho daño el gol del empate, que ha sido un tiro espectacular del jugador del Granada por el que hay que darle la enhorabuena. Lo importante es que hay que seguir cuando las cosas se pongan mal, como hemos hecho. Eso te da más confianza».

Una nueva final

En opinión de su entrenador, «el objetivo real del equipo es ganar al Don Benito en el próximo partido, que es una final que hay que superar como sea. Hoy los jugadores tienen que disfrutar con sus familias porque al final hay que entender que son personas».

Chumbi comentó que «me encontraba mejor. Estaba llegando a mi nivel óptimo, pero más que por mi gol he sentido una gran liberación por conseguir la victoria». Después de estar más de 700 días sin anotar, al conseguirlo, el delantero afirmó que «me he acordado de la gente que ha estado conmigo en los malos momentos. En especial, de mi hijo, que ha hecho de adulto muchas veces porque yo no he sido siempre un buen paciente».

El ariete matizó que no había sentido ansiedad por pasar las jornadas y no ver puerta. Explicó que «he sufrido tres operaciones de rodilla y, aunque he procurado estar ajeno a las críticas que no eran constructivas, al final sentía la exigencia del delantero». El punta también se acordó de los técnicos que ha tenido esta temporada en el Murcia. Dijo que «mi gol tiene parte de Algar, pero también de Herrero, que apostó por mí. Me puso varias veces de titular y no pude estar al nivel que merecía. También le doy las gracias a Motos por el empujón mental que me dio en los entrenamientos durante las dos semanas que estuvo con nosotros».