Federico y Danielle, sangre italiana y corazón grana

Danielle y Federico, en la Junta de ayer. / javier carrión / agm

José Otón
JOSÉ OTÓN

Danielle es de Taranto, una ciudad del sur de Italia, pero se ha hecho del Real Murcia. «Me he enamorado de este club. Necesitaba mostrarle amor y le hemos ayudado», dice. Fue a la Junta de Accionistas de ayer acompañado de Federico, también italiano y conocedor de la ciudad, donde han vivido los dos. A través de Facebook han conseguido agrupar a cerca de 80 italianos que compraron acciones en la última ampliación: «Queremos hacer una asociación de pequeños accionistas. Tenemos lo suficiente para hacer algo por el Real Murcia. Queremos dar a conocer el club en todo el mundo y estamos muy felices».

Se han hecho del Murcia «por esa manera de vivir el fútbol de forma pasional sin la necesidad de tener que ganar títulos. La llamada de auxilio de la Roma dio a conocer al Murcia en toda Italia». Como Juuso Kakkonen, llegado desde Helsinki (Finlandia) o Youssouk Belacen, de Azrou (Marruecos), entre otros, que ya tienen el corazón de color grana.