Forniés: «Me frustra no jugar el 'playoff', es un fracaso para este gran club»

Forniés, ayer, en la Nueva Condomina./Martínez Bueso
Forniés, ayer, en la Nueva Condomina. / Martínez Bueso

«Decían que éramos una banda y que nos meterían tres o cuatro a cero, pero en Cartagena pudimos ganar», dice el defensa ilicitano del Real Murcia

José Otón
JOSÉ OTÓN

El juego de David Forniés no deja indiferente. Es un defensor con alma de atacante, de los que levanta a la grada cuando sube la banda y de los que pone a temblar a muchos entrenadores a quienes no les gusta el atrevimiento ni las cosas fuera de su lugar natural. El ilicitano ha vivido dos años convulsos en el Real Murcia y ha sido testigo en primera persona del fuego cruzado entre Moro, García de la Vega y Gálvez. Ahora confía en la directiva de Almela y sueña con un Murcia estable en el futuro, un equipo al que le gustaría seguir vinculado la próxima temporada.

«Coincidí con Jordi Alba en la cantera del Valencia y nos hicimos amigos; me gusta como juega»

«Julio Algar te quita presión y te hace que disfrutes; a veces hay que hacer que el jugador se libere»

-Es un jugador muy cotizado que tendrá muchas novias el próximo verano, ¿le gustaría seguir aquí?

-Sí, me apetece. Tengo contrato en vigor, pero hay que ver lo que deciden los de arriba. Nunca se sabe. Me tengo que sentar con ellos y saber qué quieren hacer conmigo. Estoy muy contento aquí, con una afición como esta. Estoy al lado de casa y yo lo que quiero es ascender con el Murcia.

-El pasado mes de enero tuvo usted pie y medio fuera del Murcia.

-Hubo posibilidades de marcharme. Manolo Herrero no me quería, le gustaban otro tipo de laterales más defensivos. Está claro que yo lo primero que tengo que hacer es defender, pero también me gusta subir. Yo no encajaba en su sistema y decidimos que tenía que salir. Tenía varias cosas, pero gente como Cordero no quería que me fuera, me decían que era un jugador importante. Hicimos un par de arreglos para quedarme y así fue.

-Equipos como el Hércules, Recreativo y hasta el Cartagena se interesaron en Forniés. Son de lo mejor de la Segunda División B.

-Estaba fastidiado por no jugar, me lo tomo muy a pecho, me duele. Pero lo mejor que hice fue quedarme. Hay que pensar en la temporada que viene, en hacer un equipo sólido que pueda ascender. Que el Real Murcia no se clasifique para el 'playoff' es un palo muy duro para todos.

-¿Cómo lleva lo de este año?

-Ha sido una temporada muy jodida, nunca me había pasado. Pensamos que este club iba a desaparecer. La gente tenía su familia aquí, hijos, alquileres que pagar. Se han vivido muchas cosas que a lo mejor la gente no sabe. La directiva que ha entrado nos está poniendo al día y cumplen. Y eso se agradece. Se nota el apoyo que tiene el Real Murcia.

-¿Todo el mundo fue engañado?

-Se hizo un equipazo, el mejor de la Segunda División B, pero era todo ficción. El equipo estaba bien, pero empezaron los impagos y otras cosas fuera del terreno de juego. La gente comenzó a dudar. En Navidad se fueron jugadores muy importantes para la categoría. Se podía haber hecho algo más, ya que entonces estábamos a tres puntos del 'playoff', y ahora mira cómo estamos.

-¿Y qué pasó en el campo?

-Se jugaba bien al fútbol, pero no había un once. No quiero echar la culpa a nadie pero, por ejemplo, Miñano no jugaba nada y ahora es un jugador muy importante. Héber Pena era titular, pero dejó de jugar. Ahora en Melilla lleva siete goles. Héber disfrutaba mucho, pero no puedes tener a alguien jugando de titular y luego quitarlo y dejarlo hasta fuera de la convocatoria, sin más. A la gente hay que darle confianza. Tantas rotaciones y tantas cosas del exterior al final nos hicieron caer.

-En Cartagena se vio a un Real Murcia con mucha personalidad.

-La segunda parte tuvimos el balón y da gusto ver jugar al Murcia así. Ellos pensaban que nos iban a ganar fácilmente. Se escuchaba que nos iban a meter tres o cuatro a cero. Pensaban que éramos una banda. Y luego pudimos hasta ganar, aunque quizás el empate fue justo. Nosotros nos fuimos contentos.

-¿Para qué ha servido?

-Para coger moral. La gente estaba con la cabeza un poco baja. En este club se nota mucho la presión. Este es un club grande y a veces los equipos se bloquean. No es como otro club pequeño. Hay una masa social increíble y una repercusión muy grande de todo lo que haces.

-¿Cómo le sienta estar tan lejos de los puestos del 'playoff'?

-Me frustra y me da envidia al mismo tiempo. Veo a otros equipos que están ahí arriba y que no son mejores que nosotros. Creo que la permanencia casi está. Tenemos que ganar todos los partidos posibles de aquí al final de la temporada y coger toda la confianza posible.

-¿Si ganan al UCAM el sábado dan por salvada la temporada?

-Sí y no. El hecho de no estar entre los cuatro primeros es un fracaso. Si ganamos al UCAM y lo sacamos del 'playoff' la gente se irá con alegría, restaría un poco la frustración de la temporada, pero el Real Murcia debe estar siempre más arriba.

-¿Qué les da el nuevo técnico?

-Algar te quita presión y te hace disfrutar. Sabemos todo lo que hay detrás de nosotros, pero a veces hay que salir a jugar y olvidar la presión, hacer que el jugador se libere. Se centra en nosotros, nada de vídeos y sí de analizar nuestro juego.

-A usted le da más libertad.

-Me encuentro muy cómodo subiendo, pero también tengo que defender. Tampoco soy un desastre en defensa. A lo mejor he tenido algún error alguna vez, pero como todos.

-Como su amigo Jordi Alba.

-Coincidí en la cantera del Valencia con él y nos hicimos amigos. Me gusta mucho, es un extremo reconvertido a lateral al que un estilo como el del Barça le beneficia mucho.

-¿Cómo es Forniés fuera del fútbol?

-Soy dicharachero, siempre estoy de broma y cachondeo, aunque cuando hay que entrenar soy el primero, igual que cuando estoy dentro del campo. Soy muy familiar y siempre estoy con mis padres, con mi hermana y también con los amigos. Y me gustan mucho los buenos coches, me vuelven loco.