Fútbol | Real Murcia

José María Almela: «Estamos poniendo las bases para salvar el club»

El presidente del Real Murcia, José María Almela, en su despacho de Nueva Condomina, el pasado jueves. / guillermo carrión / agm
El presidente del Real Murcia, José María Almela, en su despacho de Nueva Condomina, el pasado jueves. / guillermo carrión / agm

El presidente del Real Murcia repasa sus primeros ocho meses en el cargo y el futuro del club, que en el último mes ha cogido aire para la próxima temporada

SERGIO CONESAMurcia

José María Almela (Murcia, 1967) nunca habría imaginado cuando era un niño y seguía los partidos del Real Murcia por la radio, y cuando podía con su padre en La Condomina, que algún día llegaría a ser el presidente del club. Sin embargo, la acumulación de dirigentes de la entidad cuya única intención parecía ser liquidar el club centenario hizo que diera un paso adelante con el resto de miembros de la Parmu para echar a Gálvez de Nueva Condomina. El 5 de noviembre, momentos antes de reunirse con el oriolano, se enteró de que sus compañeros lo querían como máximo mandatario para iniciar una nueva etapa en el club. Ocho meses después, y, a pesar de haberle afectado profesionalmente al costarle el cargo de director médico en el área de salud de Cieza por considerar el SMS incompatibles ambos puestos, no se arrepiente de estar liderando al Real Murcia hacia un futuro que parecía inviable hace apenas unos meses.

-¿Cómo valora su etapa al frente del Real Murcia?

-De forma muy positiva. Llevamos algo más de ocho meses desde que entramos el 5 de noviembre por medio de la Parmu para tomar el relevo a la directiva de Víctor Gálvez. Me pidieron que asumiera la responsabilidad de ser el presidente y lo hice con gusto, porque para mí es un honor ser el dirigente del Real Murcia, del que soy aficionado desde que era muy pequeño. Durante estos meses hemos hecho muchas cosas para pagar más de tres millones de euros partiendo de cero, como la ampliación de capital, los patrocinios y la ayuda de la afición. Estamos orgullosos de haber terminado la temporada cumpliendo el presupuesto al 100%, y de estar planificando la nueva campaña partiendo de cero y con un presupuesto propio. Vamos a tener una partida de 700.000 euros para la primera plantilla, otra de 800.000 o 900.000 para gastos y otra de 500.000 o 600.000 para amortizar deuda. En total, unos 2,2 millones de euros pensamos que puede ser nuestro presupuesto.

«La meta es superar los 10.775 abonados de los Gálvez; si la gente se unió con promesas falsas, con más motivo ahora»

-¿Le ha cambiado la vida ser presidente del Real Murcia?

-Me ha quitado tiempo, que dedico al Real Murcia, como el resto de mis compañeros. También me ha dado una visibilidad y notoriedad que no tenía en mi trabajo como médico o incluso como director médico. Es una responsabilidad, pero a la vez es ilusionante.

Situaciones difíciles

-¿Cuál ha sido el momento más duro que ha pasado?

-Hemos tenido reuniones muy tensas debido a algunos conflictos y problemas sobre la propiedad. También los resultados deportivos al final de temporada, y es que muchas veces se hacía duro perder partidos que no debíamos acabar como los terminábamos. Lo sientes como aficionado, pero más como responsable de la entidad junto a mis compañeros. Es una decepción que espero que la próxima temporada se pueda resarcir.

-¿Cómo ve el futuro del Real Murcia en este momento?

-Con optimismo, pienso que el grupo es sensacional con gente que está apostando por el Real Murcia y muy buenos profesionales que dan el máximo en su parcela sin cobrar un euro. Estamos poniendo las bases para salvar el club y hacerlo viable. Si lo conseguimos, nos daremos por satisfechos. No sabemos hasta dónde vamos a llegar nosotros, pero vamos a hacer todo por poner el club en las condiciones necesarias para que pueda ascender, para que pueda volver al fútbol profesional.

-En este futuro, ¿estará José María Almela dentro del club?

-Voy a estar, no sé si como presidente o como uno más del Consejo. Esto no es un club presidencialista, somos un grupo que entró en principio con la Parmu y luego se hizo un Consejo de Administración y Comité de Dirección, que es el que lleva el Real Murcia día a día. Yo ahora mismo estoy representando el cargo de presidente, pero dentro de un tiempo puedo ser yo o puede ser otra persona. De hecho, nuestro compañero Francisco Tornel, que ahora mismo es vicepresidente, también ha hecho mucho por el club y, si él quisiera en algún momento ser presidente, yo estaría encantado de cederle el puesto.

-¿Cómo afrontan los acuerdos a los que tienen que llegar antes del 31 de diciembre?

-Es un 'match ball' muy importante para el club, como ya hemos repetido en varias ocasiones. Se está trabajando muy bien desde el área de negocios y economía para hablar con los acreedores privados. Mis compañeros Dani Moreno, Emilio García y Paco Miró están negociando con cada uno para conseguir quitas y llegar a acuerdos o aplazamientos. Es la forma de que el club sea viable. Hay que llegar al 31 de diciembre con un desequilibrio patrimonial que se pueda asumir de dos, tres o cuatro millones de euros, y que se pueda cubrir mediante una ampliación de capital en la que entren empresas murcianas. Es importante que el capital siga estando aquí y no venga nadie de fuera del que no sepamos nada para hacerse con más del 50% del club, nos salga rana y volvamos a las andadas. Todavía nos queda como parte importante el G30, al que debemos cerca de cuatro millones, y hay que ir negociando club a club. La predisposición es buena y pensamos que podemos conseguirlo, porque la mayoría va a ser comprensiva con nosotros y solidaria y va a hacer quitas importantes. Algunos incluso perdonarán la deuda totalmente.

-¿A cuánto asciende la deuda del Real Murcia a día de hoy?

-En la reunión del 'K-Business' que se hizo en diciembre la deuda se estimó en 39 millones de euros, sumando el concurso y la deuda con Hacienda y la Seguridad Social. A la primera se le debe 13.7000.000 euros y a la segunda 3.600.000, en total unos 17 millones de euros. Ahí no podemos hacer quita y hay que llegar a un acuerdo con Hacienda para conseguir un aplazamiento y que nos den el certificado para poder ascender.

«Vamos a denunciar lo que no se ha hecho bien en los consejos anteriores, como los de Gálvez y Raúl Moro»

-¿Van a tomar alguna medida legal contra los Gálvez?

-Ese es un tema que tenemos pendiente. Evidentemente vamos a denunciar las cosas que creemos que no se han hecho bien o han sido fraudulentas en los Consejos anteriores como los de Gálvez y Raúl Moro, y en eso estamos. En próximas reuniones del Consejo y en la junta de accionistas realizaremos esa acción social para que se apruebe. Ya hubo una denuncia en la Fiscalía por parte de Higinio Pérez, que estaba con nosotros como secretario del Consejo, pero al final hay que determinar bien las acciones achacables al administrador como tal y las que lo son al propio Real Murcia.

-¿Cuándo se van a presentar las cuentas correspondientes a las temporadas pasadas?

-En la próxima junta de accionistas, que esperamos que sea para octubre aproximadamente, seguramente aprobaremos las cuentas de las temporadas 2017-18 y 2018-19. Las últimas sí que son nuestras y transparentes. Los auditores están con ambas, especialmente con las del 2017-18, que son las más delicadas, y esperamos poder aprobarlas a la vez.

-El 5 de noviembre hay previsto un juicio con Mauricio García de la Vega.

-Ahora parece que está entretenido con el club holandés, pero no renuncia a su parte del accionariado del Real Murcia. Tal y como la juez estimó en el último juicio que hubo, pensamos que a la ampliación de capital se le va a dar validez y que finalmente, si se le reconoce su paquete de acciones, tendrá un 10%. Ya veremos lo que decide hacer con ellas. Hace tiempo que no tenemos noticias suyas.

-El Real Murcia va a contar con un equipo femenino.

-El fútbol femenino está recibiendo un impulso a nivel mundial y el Real Murcia no se podía quedar atrás. Este año va a ser de transición, porque no podemos ponerle todavía el nombre de Real Murcia a la sección del Murcia Féminas, que es el club con el que vamos a contar para que sea la matriz del proyecto, pero ya van a estar trabajando con nosotros y jugando aquí -en Nueva Condomina- algunos de sus partidos.

-¿Qué le parece la situación actual de jugadores como Armando y Víctor Curto?

-Es difícil y a mí, personalmente, me duele porque son dos jugadores queridos y que llevan tiempo en la plantilla. En el caso de Armando, que es el capitán y una referencia, nosotros queremos que continúe. Lo que pasa es que ellos tienen que darse cuenta de la nueva realidad del club y ver que no podemos pagar las fichas del año pasado. A veces se aferran a esas cantidades para hacerlas valer, pero ahora mismo estamos en otra realidad en la que tenemos que conformar la plantilla con más de veinte jugadores y un presupuesto de 700.000 euros.

-Pero parece que los jugadores no entienden esa situación.

-Eran contratos que ellos sabían que no eran reales y estaban fuera de mercado. Nosotros el año pasado nos comprometimos a pagárselos y así hemos hecho, pero este año les pedimos que se los bajen porque no podemos asumirlos. Si quieren seguir cobrándolos, tendrán que buscar otro equipo que se los pague. Y si quieren seguir en el Real Murcia, tendrán que adaptarse a la nueva realidad económica.

Casi 7.000 abonados

-¿Cómo va la campaña de abonos?

-Ya comenté en la presentación de la campaña de abonos que puede que sea la más importante de la historia del club, porque ahora es cuando el Real Murcia está en manos de una directiva murciana que hace todo lo que puede para salvarlo. Y necesitamos ese apoyo en forma de afición y de abonados. Cuantos más tengamos, pues más presupuesto y más deuda podremos quitar; la gente tiene que concienciarse. Poco a poco la gente se va a ir animando, conforme vaya acercándose el principio de temporada y va a ir en aumento el número de abonados. Con los 3.600 que llevamos, y otros 3.000 peñistas con los que esperamos contar, rondaremos ya los 7.000 abonados. El objetivo podría ser superar los 10.775 de la temporada pasada con Gálvez. Si la gente se abonó con promesas falsas, con más motivos debe hacerlo ahora.

Aún no hay fecha para dar a conocer las nuevas camisetas

Uno de los momentos más esperados por los aficionados cada verano, además de los fichajes que dan forma al nuevo equipo, los amistosos y la campaña de abonos, es el de la presentación de las camisetas de su equipo para la siguiente temporada. Así, los murcianistas están deseando ver los nuevos modelos para el club grana que la firma Hummel tiene preparados, pero, de momento, tendrán que esperar porque la fecha no está fijada. «Esperamos anunciarlo en breve y haremos una presentación», explica José María Almela, aunque reconoce que todavía «no tenemos una fecha. Nuestra idea es que estén antes de que acabe julio, pero no está claro».

Debido a las críticas que llegaron hasta el Real Murcia por la calidad de algunas prendas el curso pasado, el presidente grana confirma que «serán camisetas básicas, pero con calidad». El retraso en la presentación de las equipaciones también es parte de la herencia de los Gálvez al frente del club. La elección de un modelo y las posibles modificaciones que tengan que hacer son temas que deben quedar cerrados con muchos meses de antelación entre ambas partes.