Herrero, el entrenador paciente

Manolo Herrero, en Cobatillas, junto a Andrés Marín, segundo técnico grana. / javier carrión / agm
Manolo Herrero, en Cobatillas, junto a Andrés Marín, segundo técnico grana. / javier carrión / agm

Obligado a meter al Murcia en el 'playoff', el técnico paga los platos rotos de la mala gestión de los Gálvez, pero buscará una victoria épica en el Romero Cuerda. El jienense no levanta la voz, a pesar de que solo viaja a Villanueva de la Serena con 16 futbolistas

José Otón
JOSÉ OTÓN

El Real Murcia, en lo deportivo y a excepción de la temporada que tuvo que jugar en Tercera División, está atravesando uno de los momentos más delicados de su historia. Que tenga que viajar a Villanueva de la Serena sin poder completar la lista de convocados es un hito negativo en su historia y una noticia que se les atraganta a los aficionados granas. No es la noticia más preocupante de todas las que ha generado el club en los últimos años, aunque duele y mucho, ya que iguala al Murcia con otros equipos modestos que tuvieron que pasar por ese trance. Pero, con perspectiva, tanto Herrero como Cordero sabían que era una dificultad que se podía dar en un mes de enero convulso para una entidad centenaria que va poco a poco viendo la luz tras meses de gestión deportiva e institucional que la acercaron a un paso de la desaparición.

Nadie alcanza a adivinar qué sería del Murcia si siguieran los Gálvez al frente. Sobre todo, después de dejar pendientes dos nóminas de la pasada campaña y no pagar ni una mensualidad a jugadores y empleados de la actual, además de no hacer frente a seguros sociales, IVA, agua, luz, seguridad y los cuidados del césped, entre otras cuestiones. Quizás la situación sería infinitamente peor. Nadie puede descartar que varios de los futbolistas con más nombre, de haber seguido los Gálvez con los impagos, habrían abandonado la entidad al sumar tres mensualidades pendientes y la situación deportiva del club sería dantesca. Porque ellos fueron los que entregaron los pagarés sin fondos que hacen que a Villanueva de la Serena el Real Murcia tenga que viajar mermado de efectivos por las denuncias que le impiden fichar.

Supo mantener la calma y el equilibrio en el vestuario cuando las nóminas no llegaban y ahora se ha alineado con Cordero

Porque tampoco se escapa a nadie que, si el Real Murcia suma los tres puntos en Villanueva de la Serena, la mística comenzará a apoderarse de una plantilla que sigue en pie tras todo lo ocurrido esta campaña. El portero Mackay o futbolistas como Hugo Álvarez, Charlie Dean y Maestre, entre otros, se habrán ganado un hueco más en el corazón de una afición que, aunque no llegan fichajes de relumbrón, parece conformarse con que su equipo siga vivo y coleando, aunque tenga que esperar aún algunas semanas más para que todo vuelva a la normalidad. Eso sí, con una nómina pagable y no con los 140.000 euros mensuales anteriores que hacían al Real Murcia inviable. La reforma que está acometiendo Cordero era necesaria, vital, aunque Herrero sufra daños colaterales temporales.

A pesar de que el Real Murcia tenga que afrontar el desplazamiento al Romero Cuerda con menos efectivos de los legalmente permitidos, es solo un escollo más de un camino que podría despejarse en las próximas semanas. Sobre todo, si las negociaciones entre el club grana y los futbolistas denunciantes llegan a buen puerto y se impone la cordura. Y es que parece poco entendible que los exfutbolistas granas (que vuelcan todas sus frustaciones anteriores con Deseado Flores y Toni Hernández en la actual directiva grana) no acepten cobrar ahora el 50% de lo adeudado y el resto en 45 días antes de verse obligados a esperar al mes de junio para poder cobrar, bien del club grana o bien de la AFE. De momento, los granas viajan a Villanueva de la Serena cargados de optimismo tras sumar seis jornadas consecutivas sin perder y con opciones reales de tocar con la punta de los dedos el cuarto puesto.

El 'playoff', a un paso

A tres puntos del cuarto clasificado, los rivales del equipo grana no tienen partidos fáciles. El Linense, que ha perdido de forma consecutiva contra el Cartagena y el UCAM, visita a un Jumilla que no tiene nada que perder y que juega en un Uva Monastrell que no es campo fácil. Igual que el San Fernando, que visita a un Melilla que quiere volver a conectarse a la pelea por el liderato tras cinco jornadas en las que se le ha olvidado ganar. Hasta el Recreativo de Huelva de Salmerón, que ha superado los problemas de impagos con tres victorias consecutivas, recibe a un Badajoz rocoso que ha ganado sus dos últimos encuentros justo una semana antes de que la expedición onubense viaje al Cartagonova para enfrentarse al líder.

El Murcia, aunque sea en cuadro, necesita apelar a la heroica y al orgullo para luchar por tres puntos que pueden cambiar el sentido de la temporada y convertir a los futbolistas granas que salten al Romero Cuerda en pequeños héroes. Sore todo, por defender al Murcia en uno de los momentos claves de su historia.

Las piezas justas y Santi Bernal

El Real Murcia, que ha dado la baja a siete futbolistas (Dani Aquino, Alfaro, Héber Pena, Dani Pérez, Álex Corredera, Migue Leal y Lucio Compagnucci), se enfrentará a un Villanovense que se ha reforzado con Rafa Navarro, Ali Diakité, Braim, José Ramón y Almagro. Con 21 puntos, se encuentra con los mismos guarismos que el Sanluqueño, en puesto de promoción. El equipo serón ha perdido sus dos últimos partidos ante el Badajoz y el Recreativo, que doblegó al equipo de Julio Cobos en el Romero Cuerda el pasado 7 de enero, cortando una racha positiva del equipo verde, que no perdía en su estadio desde el 7 de octubre, cuando cayó ante el Talavera.

El Villanovense tendrá la baja por amarillas del delantero murciano Andrés Carrasco, que después de abonarse al gol en tres de las últimas cuatro jornadas, no podrá medirse al club en el que se formó. Otros dos murcianos como Pedro Romero y Espín, con 3 y 2 goles respectivamente, amenazan a un equipo grana que no ha encajado ni un gol en los dos primeros partidos del año 2019. Un equipo grana que en sus dos primeros viajes a Extremadura (Badajoz y Don Benito) no ganó, pero tampoco recibió un gol.

El equipo de Herrero solo ha perdido en una de las nueve salidas de la primera vuelta. Excepto la derrota ante el UCAM por 2-1, los granas han conseguido cuatro empates y cuatro victorias ante el Sanluqueño, El Ejido, Almería B y Melilla. Jugadores como Mackay, José Ruiz, Hugo Álvarez, Charlie, Nahuel, Maestre, Josema, Julio Delgado y Manel parecen fijos en el once de Manolo Herrero, sobre todo tras lo visto en las últimas semanas y las bajas de la plantilla.

Falta por saber si Miñano, que arrastraba un proceso febril y ha viajado hasta tierras extremeñas, formará en el centro del campo o el técnico jienense lo sustituirá por Juanma Bravo o Armando. La otra gran duda es saber si en la parte de arriba el Murcia jugará con dos delanteros centros o un mediapunta o centrocampista adelantado por detrás de Manel. El técnico grana, que se llevó a 16 jugadores hasta Villanueva, entre ellos el canterano Santi Bernal, tiene la última palabra.