Fútbol | Real Murcia

Herrero, en manos del vestuario

David Forniés, Miñano, Mackay, Corredera, Julio Delgado y Sergi Maestre, el pasado miércoles, en la cena solidaria de ayuda al Real Murcia. / Guillermo Carrión / AGM
David Forniés, Miñano, Mackay, Corredera, Julio Delgado y Sergi Maestre, el pasado miércoles, en la cena solidaria de ayuda al Real Murcia. / Guillermo Carrión / AGM

Después de quejarse de la actitud pasiva de alguno de sus pupilos, el técnico exige implicación a una plantilla que visita al segundo por la colaEl entrenador del Murcia está en la cuerda floja tras sumar seis jornadas sin ganar

José Otón
JOSÉ OTÓN

El choque entre el Almería B y el Real Murcia que se disputa esta mañana en el estadio Juegos del Mediterráneo (11.30 horas) y pertenece a la jornada 16 de Liga en Segunda B, puede dejar daños colaterales. Sobre todo para Manolo Herrero, que presumiblemente estará más fuera que dentro del club si su equipo no vence al filial rojiblanco, un conjunto hundido en la parte baja de la tabla del grupo IV. Y es que el Murcia, que no gana desde hace seis semanas, está con el agua al cuello y ya se encuentra a cinco puntos del descenso.

El conjunto grana, que se ha ido despeñando poco a poco en las últimas semanas, ha ido perdiendo fuelle, la fe en su estilo de juego y no se puede permitir ni un resbalón más. Un nuevo tropiezo le dejaría a tiro de piedra de la zona baja de la clasificación, lugar impropio para una plantilla diseñada para estar en lo más alto. La realidad es que los jugadores granas se sienten como futbolistas de un nivel superior, pero están empañando sus currículum en los últimos meses, desarrollando un fútbol flácido, sin energía ni corazón.

Pese al estímulo de una ampliación de capital que acabó de forma brillante llevando al Real Murcia a miles de rincones del mundo, la llegada de un nuevo Consejo y una Plataforma de Apoyo al club cargada de profesionales de alto nivel e ilusionados que han revitalizado a la entidad y han propiciado la aparición de unas perspectivas infinitamente mejores de las que generaban los Gálvez, los futbolistas granas siguen cabizbajos. Están ajenos a la ola de positivismo que hay alrededor de la entidad a la que defienden pero con la que casi no se identifican. Una situación normal, ya que muchos de ellos ni conocían el Murcia ni se han criado dentro de él.

Héber Pena ha quedado señalado una vez más tras caerse de la lista, pese a no arrastrar ninguna molestia

La actual plantilla, la que a través de Forniés y Héber Pena ha disparado contra el actual Consejo, firmó contratos fuera de mercado con Toni Hernández y Víctor Gálvez y es también culpable de la actual situación. Nadie le puso una pistola en el pecho para que se decantara por el club grana, pero tiene la llave para que el futuro sea mucho mejor. Tiene la llave para solucionar una parte de los problemas, los relacionados con el balón. Los actuales dirigentes granas solo les han pedido que ayuden a reflotar el barco ganando partidos y elevando al Murcia en la clasificación, lo que haría a su vez que lo demás funcionara mejor: mejores resultados, más público en la Nueva Condomina, más patrocinadores y dinero a las arcas de un club que hace semanas estaba muerto y ahora vuelve a respirar.

Hasta Manolo Herrero, que reconoció antes de viajar a Almería que algunos de sus futbolistas están tirando la toalla, ha puesto a los jugadores en el punto de mira. Problemas de cobro aparte (sus salarios están asegurados por la AFE sí o sí), el vestuario grana se ha distraído y ha comenzado a pensar más en lo individual que en lo colectivo. Algunos de ellos, como aseguró el entrenador jienense tras el partido ante el Jumilla, no valoran la oportunidad de defender la camiseta del Real Murcia en un momento histórico y se están dejando llevar, una deriva que está llevando a los granas a una zona peligrosa de la que muchos equipos igual de caros que el Real Murcia no pudieron salir.

Hoy es un día para que el Real Murcia pegue un volantazo. Se enfrenta a un Almería B que, aunque es mejor en casa que fuera (ha ganado como local 11 de sus 12 puntos), es penúltimo en la tabla y solo ha conseguido dos empates en los últimos cinco partidos. El Murcia lleva una racha prácticamente similar y marca pocos goles (12 en 15 partidos), aunque también recibe muy pocos (10), un guarismo que le puede acercar a la victoria hoy en Los Juegos del Mediterráneo, un estadio en el que habrá al menos 100 murcianistas y en el que dispondrá de todas las necesidades resueltas para desarrollar su fútbol con un campo grande y un césped en perfecto estado.

Vuelve Sergi Maestre

Herrero tendrá que resolver varias ecuaciones antes de dar su once titular. La más importante: cómo sustituir a Hugo Álvarez, que sigue lesionado. Los candidatos son Dani Pérez y Armando, dos jugadores que están teniendo un papel secundario esta temporada. La otra, quién caerá del equipo ante la vuelta de Sergi Maestre, un pilar básico en el centro del campo. Para acompañar al mediocentro catalán hay varios candidatos entre los que se encuentran Corredera, Juanma Bravo, Armando y Miñano, que aparece y desaparece de los planes del técnico grana pero que ha dado el nivel en sus dos últimas apariciones, ante el Jumilla y el Don Benito.

Arriba, el Real Murcia no podrá contar con Víctor Curto, que aunque ha vuelto a ejercitarse con sus compañeros, no está aún al cien por cien. Esto obligará a Herrero a tirar de Chumbi, que podría ganarle la carrera de la titularidad a Manel, que no aprovechó sus oportunidades. Con Chumbi y Aquino arriba, todo hace indicar que las bandas serán para Jesús Alfaro y Josema, y más después de que Héber Pena, por decisión técnica, se haya quedado fuera de la lista, siendo señalado por un Manolo Herrero que necesita a futbolistas con ilusión por salir de abajo y por volver a ganar para recuperar la motivación. Unos jugadores que saben que tienen en sus pies el futuro de su propio entrenador.

Abenza, Youness y Guirao, tres exgranas con la camiseta rival

En los últimos años varias de las perlas de la cantera grana acabaron desembarcando en el Almería, un conjunto que trataba mejor a sus bases. A día de hoy, en el filial rojiblanco, suelen ser titulares tres de ellos. Se trata de Mario Abenza, Youness y Miguel Guirao. El primero aterrizó en los Juegos del Meditarráneo después de militar un año en el Coruxo. Además de con el filial, ya ha hecho apariciones en el primer equipo. Youness, por su parte, se marchó al Almería en enero de 2018 tras encontrarse sin sitio en un equipo diseñado por Deseado Flores que apenas contaba con los canteranos.

Miguel Guirao, por su parte, llegó al primer equipo del Real Murcia en la campaña 2012-13, con Siviero en el banquillo grana, debutando en la Nueva Condomina ante el Guadalajara. Fichado por el club andaluz, pasó después por el Lorca Deportiva, el Jumilla y el Cartagena.

 

Fotos

Vídeos