Fútbol | Real Murcia

José Luis da vida al pasado grana

José Luis de la Rocha con su colección, el pasado viernes, en el Museo Barón de Benifayó de San Pedro del Pinatar. / j.o.

De la Rocha guarda 300 camisetas que forman parte de la historia del Murcia y busca sitio en la capital para exponerlas

José Otón
JOSÉ OTÓN

Marcos Gracia, director del Museo Barón de Benifayó de San Pedro del Pinatar, no se imagiba que la exposición 'Camisetas históricas del Real Murcia' pudiera generar una expectación tan abrumante. La cita, que desde el 7 de septiembre hasta hoy ha ocupado gran parte de su museo, ha sido un éxito de público y ha hecho llorar a más de un asistente. Cerca de 800 personas la han visitado de casi todas las poblaciones de la Región, también de Orihuela y Alicante, y hasta exfutbolistas murcianos como Miguel Sánchez, Eugenio y Sebas, entre otros.

José Luis de la Rocha, murciano de 48 años, ha sido el responsable de que muchos murcianistas de los que han pasado por esta exposición hayan rememorado épocas pasadas, cuando el Real Murcia se paseaba entre Segunda y Primera. De hecho, este murcianista de cuna, que tiene catalogada la victoria por 5-4 del Murcia sobre el Athletic de Bilbao en La Condomina de la temporada 1980-81 como su primer recuerdo, ha mostrado durante poco más de tres semanas 36 camisetas de las cerca de 300 que guarda a buen recaudo. «Esta exposición se centra en camisetas históricas de los años setenta y ochenta, la década más gloriosa del Real Murcia, cuando el club ganó cuantro títulos de Segunda y jugó ocho temporadas en Primera, tres de ellas de forma consecutiva», asegura De la Rocha.

La muestra ha reunido camisetas de García Murcia, Manolo Álvarez, Amador (se diseñaba su propia camiseta), Pérez García, Tendillo, José Luis 'Tata Brown', Tente Sánchez, Parra, Abellán, Figueroa, Guina y muchos futbolistas más, aunque algunas destacan como la de Vera Palmes, con la que en la campaña 1973-74 el Real Murcia empató en el Bernabéu a uno. «De ahí salió la película 'Genaro, el de los 14'. Solo se usaban dos camisetas por jugador, y cuando se rompían se arreglaban. Hasta la temporada siguiente», dice. Esta camiseta luce junto a la blanca del Real Madrid, con el número 2 que vistió el defensa merengue José Luis. Llama la atención un jersey de portero de hilo de Manolo Ojeda de la temporada 1972-73, curso que acabó con ascenso a primera. «Era el único que tenía y se lavaba todos los domingos», dice De la Rocha.

Los datos curiosos caen uno detrás de otro: «A principios de los setenta se utilizaban las camisetas de trapo, en tres colores. Yo tengo una de color verde empleada en un partido amistoso en San Vicente del Raspeig y otra de color azul de los setenta. A partir de la campaña 1973-74 se comienzan a utilizar las camisetas de rejilla, ya que las de trapo pesaban mucho».

El Murcia, en los setenta y ochenta, vistió de Monthalt, Adidas, Gilcor, Meyba y Massana. «En la campaña 1977-78 el Murcia innova en las segundas equipaciones y lo hace a través de la marca Adidas con una segunda vestimenta blanca con ribetes rojos. El directivo Ricardo Martínez firmó un contrato con esa marca para cuatro años. Llevó la negociación con el hijo de Kubala, que era el representante de la marca en España».

En la muestra se ha visto una camiseta de Ruiz, de 1980, roja con los hombros en blanco (muy parecida a la de esta campaña), con la que «la prensa de la época fue muy crítica y Adidas acabó cambiándola», otra de la marca alemana de color azul, de manga larga y que fue de Guina. Incluso una de la temporada 1981-82 con el logo de Júver, la primera publicidad que llevó el Real Murcia.

Una exposición en la que también han estado expuestas tres camisetas de rivales del Murcia en los torneos amistosos de aquella época como el Nacional de Montevideo, una del 'negro' Enríquez del River Plate cuando visitó La Condomina y hasta una de 1986 del América Mineiro brasileño.

De la Rocha también ha enseñado otros objetos curiosos, como un cojín fechado entre 1923 y 1931, una de las piezas más antiguas que se conservan, cuando Alfonso XIII concedió el título de Real al club. El cojín tiene un escudo con un remate borbónico; o una chaqueta azul con escudo bordado de José García Campillo, portero de finales de los 50.

Más

Un sueño imposible

Aunque parezca paradójico, De la Rocha no ha podido exponer esta colección en Murcia capital, pero es el siguiente paso: «Vamos a ir a hablar con el alcalde Ballesta y con el concejal oportuno para solicitarle una sala céntrica en Murcia y que nos ayuden con el presupuesto. Sería ideal para aficionados y turistas. En función de la ayuda que recibamos, se podrá hacer algo más sencillo o algo más importante», dice el coleccionista. De la Rocha estaría dispuesto a ceder sus camisetas y otros objetos para un futuro museo permanente del Real Murcia, «pero es muy complicado que ese sueño se pueda cumplir. O lo hacemos los aficionados por nuestra cuenta o no lo hará nadie, y más como está actualmente el club».

 

Fotos

Vídeos