Una Junta clave con segunda parte

Aspecto del salón del hotel Nelva, ayer, antes de la celebración de una Junta que al final fue aplazada. / Javier Carrión / AGM

La cita de accionistas del Murcia más concurrida de la historia no se celebra por la ausencia de Moro y hasta este mediodía no habrá nuevo Consejo

JOSÉ OTÓN y ALBERTO GÓMEZ

La Junta de Accionistas del Real Murcia prevista para el mediodía de ayer se realizará finalmente hoy, después de que al primer intento el club grana no pudiera reunir el 51% de su capital social, requisito que exige la ley para que la misma se lleve a cabo en primera convocatoria. La cita tendrá lugar hoy, a las 12.00 horas, también en el hotel Nelva. Para la segunda convocatoria será indiferente el capital social que se dé cita en el céntrico hotel ya que la sesión se desarrollará sin un 'quorum' mínimo.

Eso sí, para la actual directiva del club grana la convocatoria de ayer fue un éxito. 592 accionistas se dieron cita en un acto que pasará a la historia de la entidad, que desde que es sociedad anónima ha visto a Jesús Samper primero, y Raúl Moro y Víctor Gálvez después tomar las decisiones de forma personal, sin consultar a nadie. Ayer, en el Nelva, se dio cita el 38,01% del capital social, representado por 592 accionistas que sumaban 569.798 euros invertidos de los 1.502.715 de capital social que tiene en la actualidad el Real Murcia.

Y pese a que todo era nuevo, la organización del evento fue de sobresaliente alto, a pesar del susto que dieron las fotocopias que debían imprimir en un tiempo récord todas las acreditaciones para el evento, un documento con código de barras que los accionistas utilizarán para la votación. Pese al pequeño retraso inicial, todo marchó con normalidad y fluidez, aunque no fue hasta después de la una de la tarde cuando el presidente José María Almela comunicó a la sala que no había 'quorum' suficiente para la celebración de la primera Junta de una nueva era, en la que los 26.000 accionistas de la entidad serán importantes.

El órgano de gobierno del club que será elegido hoy tendrá 7 u 8 miembros La Junta se celebrará este domingo en todo caso, puesto que ya no se exige 'quorum' Al Consejo no le preocupa la amenaza de impugnación de Moro y Mauricio

«Es de agradecer que hayan venido casi 600 accionistas, incluyendo los que han viajado desde sus países de origen para acudir a la Junta. Con 26.000 accionistas es muy difícil reunir el 51% del capital. El capital está muy atomizado y no hay un accionista mayoritario. Además, si el segundo accionista no aparece (Moro) es aún más complicado. Pero lo vivido en esta Junta es algo histórico. En las anteriores hemos llegado a ser solo dos personas o tres los accionistas que nos presentábamos», dijo Almela, justo antes de invitar al estrado a todos los accionistas llegados desde fuera de España. Un gesto que acabó con una fuerte ovación del resto y dando lugar al momento más emotivo de la mañana.

Francisco Tornel, máximo accionista del Real Murcia con más de un 13% del capital social, también se mostró satisfecho: «Con la presencia de Raúl Moro se hubiera podido celebrar la Junta. Pero todo lo que ha pasado ha sido muy emotivo, creemos que el Real Murcia va a resurgir y va a ser un club importante». Entre los presentes, además de cientos de aficionados, se pudo ver a personajes como el entrenador Vicente Carlos Campillo, con dos ascensos con el equipo grana, empresarios y políticos como Joaquín López Pagán, del Partido Socialista.

Este mediodía se elegirá un nuevo Consejo de Administración en el que podrían seguir los actuales miembros. El único que tiene dudas es Higinio Pérez, secretario, que podría dejar su cargo de forma voluntaria. Preparados para entrar en acción se encuentran otros miembros de la Parmu (Plataforma de Apoyo al Real Murcia) como Chema Cano, Daniel Moreno y Antonio Ruiz, aunque este último lo haría solo en calidad de secretario del Consejo, además de otros nombres. Estos se unirían a José María Almela, Gabriel Torregrosa, Francisco Cobacho y Francisco Tornel, que en principio seguirían. «El nuevo Consejo se someterá a votación. Es muy probable que se amplíe el número y llegar a los 7 u 8 miembros. Hay mucha gente que se ofrece a colaborar», dijo Tornel. Eso sí, los cargos podrían variar, aunque Almela tiene opciones de seguir como presidente: «Vamos a ratificar el Consejo y luego veremos los cargos. En principio sí quiero seguir de presidente», aseguró el dirigente grana.

Moro no da la cara

Raúl Moro, que fue uno de los protagonistas de la cita pese a que no se presentó, no se olvida del Real Murcia. El empresario extremeño, que dio la espantada la pasada temporada y dejó al club al borde de la quiebra, con varias nóminas y gastos impagados y en manos de Víctor Gálvez, ha vuelto a aparecer y reclama protagonismo. Esta semana ha estado en Murcia e incluso se citó con Mauricio García de la Vega en La Pilar, un conocido restaurante cercano a la Plaza de las Flores, para comer, limar diferencias y buscar una solución al conflicto entre ambos. «Me reuní con Moro. Siempre he estado a favor de que el Real Murcia solucione el problema institucional. Hablamos sobre la posible solución al problema. Con este Consejo también hicimos un pacto previo para que entrara yo, pero se ve que le gustan las cámaras y salir en las cabalgatas», dijo Mauricio.

Lo curioso es que Raúl Moro no muestra coherencia entre lo que dice y lo que hace. Tras la eliminatoria de la Copa del Rey frente al Barcelona en octubre de 2017 planteó a su Consejo liquidar el club, aunque el movimiento fue abortado por los entonces consejeros Enrique López, Stefan Settels y Miguel Martínez. Lo curioso es que ahora Moro dice que quiere impugnar la última ampliación de capital que, curiosamente, él mismo aprobó cediendo sus acciones a Gálvez. El extremeño no ha cumplido la promesa que hizo antes de dar un paso atrás, cuando confesó que, si se iba, dejaría el Murcia «en manos de los murcianos».

Tornel ni se inmuta

Al notario Tornel no le da miedo un pacto entre dos enemigos que parecían irreconciliables: «Moro y García de la Vega se estaban peleando entre sí y ahora han llegado unos terceros de buena fe al Murcia que han conseguido algo impensable. El otro día quedaron a comer. El Murcia es un tercero perjudicado por la actuación de ambos», asegura. Tampoco le dan miedo las acusaciones del mexicano: «Mauricio no es nadie en el Murcia a día de hoy. Como si quiere reunirse con el alcalde, nos da igual. Nosotros vamos a seguir nuestro camino y que él haga lo que estime conveniente.

A Tornel tampoco le asustan las amenazas de impugnación de la Junta de Accionistas por parte de Raúl Moro: «La Junta no puede impugnarla porque fue él quien convocó el aumento de capital. Lo importante es que el Murcia sigue funcionando gracias a esta ampliación».

Más