Fútbol | Real Murcia

Una mañana gris para cerrar la semana más convulsa del Murcia

Juanma Bravo, perseguido por un jugador de la Balona. / lof
Juanma Bravo, perseguido por un jugador de la Balona. / lof

El conjunto grana mantiene el tipo y deja su portería a cero otra vez, pero ha perdido la explosividad e imaginación en la parte de arriba que le convirtieron en el equipo más atractivo del grupo IV

José Otón
JOSÉ OTÓN

El Real Murcia no hizo un partido brillante ayer en La Línea de la Concepción, pero al menos salió vivo de un estadio donde el equipo local no había perdido esta temporada. Mantuvo el tipo, dio la talla y defendidó el escudo del Real Murcia con dignidad. Con todos los problemas institucionales y económicos que sacuden a la plantilla y a los empleados granas, el punto obtenido a los pies del Peñón de Gibraltar no se puede calibrar y valorar solo desde el punto de vista deportivo.

Al Murcia se le podría exigir ganar en este campo si la temporada fuera normal, si los profesionales cobraran y contaran con las condiciones idóneas para trabajar, una circunstancia que está muy lejos de la realidad. Por eso, a pesar de que el choque ante la Balona y el fútbol desarrollado por el Murcia fueron grises, el equipo grana permanece invicto tras diez jornadas de Liga y ha demostrado que posee la fortaleza mental de un equipo campeón, que tiene amor propio y orgullo para acabar como líder del grupo IV si los vaivenes en la cúpula del club grana no le siguen desestabilizando.

0 Real Balompédica Linense

Javier Montoya, Kibamba, Pierre, Joe (Abel Moreno, min. 37), Carrasco, Isamel Chico, Gato, Sana, Juan Delgado (Gastón Cellerino, min. 74), Pirulo (Ahmed, min. 68) y Juampe.

0 Real Murcia

Ian Mackay, Migue Leal, Hugo Álvarez, Charlie Dean, Nahuel, Juanma Bravo 8Héber Pena, min. 37), Sergi Maestre, Corredera, Aquino, Manel Martínez (Víctor Curto, min. 62) y Julio Delgado (Josema, min.82).

Árbitro:
Conejero Sánchez (Comité Extremeño). Mostró tarjeta amarilla a Migue Leal, Corredera, Juanma Bravo, Víctor Curto, Josema y Carrasco.
Incidencias:
Municipal de la Línea de la Concepción. Terreno de juego en buenas condiciones.
El Público:
2.000 espectadores, 50 de ellos llegados desde Murcia.

Esta semana la plantilla grana volverá a tener la conciencia tranquila, sabiendo que se ha dejado el alma en el choque de La Línea, pero permanecerá ávida de noticias positivas, intentando saber si se arregla una situación que no debe eternizarse. Ellos han cumplido, siguen en lo alto de la tabla cuando lo fácil hubiera sido bajar los brazos, aunque el depósito de la energía positiva está llegando a la reserva.

El entrenador del Murcia hizo una revolución en el once: tiró de cinco sub 23 y sentó a Pena y Curto

Herrero sorprendió ayer con un once cargado de novedades. El objetivo: intentar despertar a su plantilla, demasiado distraída en las últimas semanas. Héber Pena se cayó del once titular en La Línea de la Concepción, igual que Víctor Curto, hasta ahora titular indiscutible siempre que ha estado disponible. El técnico jienense, que sentó una semana más a Forniés, metió tres mediocentros y desplazó a Dani Aquino a la banda, buscando más fortaleza en el centro y mover piezas en un equipo que estaba bajando de prestaciones en las últimas semanas. Pero los cambios se notaron a mejor solo en los primeros minutos y no en todo el partido.

El Real Murcia fue un equipo intenso y ordenado en los primeros minutos, a pesar del remate de cabeza de Kibamba dentro del área. Un minuto más tarde Hugo Álvarez respondió con otro cabezazo, esta vez más colocado, junto a la base del palo derecho de la portería de Javi Montoya. Los locales atacaban a través de Pierre, su lateral derecho, que veía en el debutante Migue Leal un buen lugar para hacer daño. Después de un remate de Pirulo fue Juanma Bravo, que ayer volvía a jugar, el que se probó desde lejos, con un disparo duro y pegado a la base del palo derecho. Incluso un minuto después fue Manel el que, tras un centro lateral de Corredera, remató flojo.

La ocasión más clara del partido fue para la Balona, que mandó un disparo al palo obra de Pierre

Hasta el final de la primera parte los dos equipos llegaron a la meta contraria. Hugo Álvarez generaba peligro en cada centro al área. Juan Delgado, el 9 de la Balona, se probó desde fuera del área, hasta que llegó la mejor ocasión de los primeros cuarenta y cinco minutos. Fue en un centro desde la izquierda de Pierre que el propio Juan Delgado tocó ligeramente y fue a estrellarse en el palo izquierdo de la portería de Mackay, que estaba ya batido. La primera parte acabó con buenas sensaciones para el Murcia, aunque no estaba especialmente acertado frente a la portería rival. Igual que la Balona, que también había puesto a trabajar a Mackay.

La entrada de Curto

Pero ningundo de los dos equipos hizo más méritos que su rival en la segunda parte para ganar el partido. Los dos se acercaron a la portería contraria, pero sin crear grandes ocasiones de gol. Jugaron con el freno de mano echado. A los ocho minutos Aquino vio a Manel desmarcado y le sirvió el balón, pero al catalán no le dio tiempo a armar el disparo. El equipo grana no volvió a acercarse a la meta de Javi Montoya hasta el minuto 26, cuando Corredera, desde lejos, armó un disparo duro que se envenenó y que hizo que Montoya se tuviera que emplear a fondo. El Murcia no volvió a llegar con verdadero peligro hasta el final, cuando Curto, que sustituyó a Manel, disparó flojo, echando el cierre a un partido gris.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos