Chumbi: «Merezco marcar un gol, he trabajado mucho y quiero ser el delantero que era»

Chumbi, ayer, en El Puntal. / javier carrión / agm
Chumbi, ayer, en El Puntal. / javier carrión / agm

El artillero grana ha superado una grave lesión en la rodilla que le ha tenido 19 meses sin jugar: «No tengo ansiedad por ver portería, es necesidad»

José Otón
JOSÉ OTÓN

Chumbi (29 años) es el claro ejemplo de jugador de fútbol con la cabeza bien amueblada. La vida no le ha dado otra opción. Sobre todo porque su paternidad temprana le hizo asumir la responsabilidad de criar a un niño con solo 19 años, y después porque cuando se encontraba en su plena madurez futbolística, una lesión grave de rodilla le dejó 19 meses en el dique seco. Pero Chumbi, natural de Águilas y criado en las canteras del Real Murcia, Valencia y Atlético de Madrid, decidió no tirar la toalla: pelea por ser el '9' del Murcia.

-Despierta de una pesadilla.

-Fueron momentos muy difíciles, pero al final me han hecho más fuerte. Superé tres operaciones y ahora estoy volviendo a jugar al fútbol. Antes de mi última lesión en la otra rodilla estaba acercándome a mi estado óptimo. Quedan diez partidos y son importantes para el equipo y también para mí. Mi objetivo es volver a ser el delantero que era.

«Hay que sacar el orgullo y ser más responsables. Gran parte de culpa de lo que pasa es nuestra»

-¿Estuvo cerca de abandonar?

-Sí, estuve cerca de arrojar la toalla. Cuando vi que el proyecto de Lorca se derrumbaba y que mucha gente allí me daba la espalda. Llegó el verano y no quise hundirme. Sobre todo por mi hijo, no quería ser un ejemplo negativo para él. Me considero un guerrero, una persona positiva.

-¿Cuál fue el peor momento?

-Fueron tres operaciones en menos de año y medio. Pierdes mucha masa muscular y hasta llegué a perder diez kilos. Pasé una pequeña depresión después de la segunda intervención y no podía trabajar igual. La gente piensa que ser futbolista es muy bonito, pero se puede tocar fondo.

-¿Tiene ansiedad por marcar?

-No es ansiedad, es necesidad. He trabajado mucho y me lo merezco. También mi familia y la afición, que siempre me ha apoyado. Son cosas difíciles de asimilar para mí; en Segunda B siempre marqué muchos goles y fui importante. Ahora me toca vivir otra realidad, por eso me centro en las diez finales que quedan.

-¿Qué va a hacer cuando marque el primer gol de grana?

-Mi hijo me lo pregunta muchas veces, pero no lo sé. Me emocionaré, seguro. Ojalá sea el domingo. Lo que sé es que se lo dedicaré a él.

«Tiene personalidad, nos mira a los ojos y dice las cosas claras; la juventud no es un problema»

-Pero, para que lleguen los goles este Murcia tiene que cambiar.

-Ya hemos analizado los errores que cometimos en Talavera. Hablamos todos y dijimos que tenemos que dar un paso al frente. La actitud no fue la correcta, nos están pasando por encima los rivales y eso no puede pasar, aunque se hayan ido jugadores importantes. Es una cuestión de actitud y compromiso. No es un problema físico porque llegamos bien al final del partido, pero hay momentos que desconectamos.

-¿Toda esta crisis de juego está relacionada con lo que pasó los primeros meses del año?

-Una cosa lleva a la otra, pero no hay excusas para lo que pasa ahora. Es una cuestión de orgullo y actitud. Acabamos con una sensación fea y sabemos que no estamos bien.

-O sea, no elude responsabilidades.

-La mayor parte de culpa es nuestra. Lo de los Gálvez afectó mucho al equipo y eso hizo que muchos jugadores se fueran. En el Murcia estamos muy expuestos, todo se filtra, todo se sabe. La noticia es cuando cobramos, y eso debería ser lo habitual. El nuevo Consejo está haciendo las cosas muy bien.

-¿En qué van a cambiar el equipo?

-En los momentos difíciles debe salir el orgullo. Estamos todos muy comprometidos, pero tenemos que ser más responsables. Yo elegí el Murcia por el grado de exigencia que iba a tener aquí. No lo hice por dinero, ya que tenía ofertas más importantes encima de la mesa.

-¿Javi Motos es demasiado joven?

-No es cuestión de edad. Yo tuve a Francisco en el Almería y era espectacular. Ha tenido una personalidad increíble desde el primer minuto y el mensaje que mandó ha calado. Nos miró a los ojos y nos dijo las cosas claras la semana pasada. Y esta semana también. Si acaba la temporada será positivo para todos.

«Tuve hasta una pequeña depresión; la gente piensa que el fútbol es muy bonito, pero se puede tocar fondo»

-El 'playoff' parece imposible.

-El objetivo es ganar el domingo. Dentro de lo mal que estamos y de lo negro que se ve todo, tenemos una oportunidad de ganar al Linense y cambiar la visión de todos. Sería un subidón de confianza y una forma de que el próximo lunes se hable solo de fútbol y no de si el entrenador sigue o no. Yo, sinceramente, prefiero que se hable de los jugadores, que se nos critique si es necesario. Esto es un club de fútbol y necesitamos que se hable de fútbol.

-Jugó más de 60 partidos en Segunda, ¿qué le ha faltado para llegar a debutar en Primera?

-No me he considerado un jugador talentoso, destaqué por otras cosas. Mi oportunidad llegó en el Real Murcia, con 16 años. La clave es tener las cosas muy claras y estar en el lugar adecuado, en el momento adecuado. Yo quería ser jugador de fútbol y luché por ello. Lo que para otros es un sacrifico, como no poder salir por las noches, para mí era un privilegio. Pero necesitas que te den oportunidades y que alguien confíe en ti.

Un sueño realizable

-Hay un grupo de jugadores de más de 30 años que están llegando a Primera. ¿Usted sueña aún con que le llegue ese premio?

-Casos como el de Charles, Enric Gallego o Jorge Molina te dan margen para la esperanza. La cabeza es muy importante. Hoy en día los futbolistas se cuidan mucho más. La edad es un número. Sin lesiones y cuidándote, el fútbol te respeta.

-Se le ve muy maduro.

-Siempre he sido una persona centrada. Fui padre con 19 años. Todo giraba en torno a un niño cuando yo era aún un niño. Pero el fútbol me ha dejado tiempo para estar con mi hijo. Ha sido un privilegio.

-¿Qué ha pensado ser Chumbi cuando decida colgar las botas?

-Me preparo para la Universidad y quiero estudiar Nutrición. Veo el fútbol de forma diferente después de la lesión y no sé si seguiré ligado a este mundo cuando lo deje.

-¿El Murcia puede soñar con un futuro sostenido en su cantera?

-El Murcia sigue siendo el Murcia y la gente querrá venir siempre a jugar a este equipo. Claro que es posible, pero hay que hacer bien las cosas.

Más