Dos meses sin una sonrisa en la casa grana

José Ruiz y David Forniés, en una sesión de entrenamiento grana en Cobatillas. / Javier Carrión / AGM
José Ruiz y David Forniés, en una sesión de entrenamiento grana en Cobatillas. / Javier Carrión / AGM

El Murcia, con un espíritu renovado tras la llegada de la actual directiva y la victoria en Almería, no gana en su estadio desde el 21 deoctubre. De los próximos cuatro partidos, jugará tres en la Nueva Condomina y uno fuera, una oportunidad de oro para acercarse a los puestos de 'playoff'

José Otón
JOSÉ OTÓN

La última vez que el el Real Murcia ganó en la Nueva Condomina el equipo grana estaba encaramado en los primeros puestos de la clasificación. Todavía hacía calor en la ciudad y aquel 21 de octubre los aficionados murcianistas acudieron a su estadio casi en manga corta y cargados de ilusión. Aquel equipo se colocaba tercero después de la jornada 9 y, aunque consiguió tumbar al Talavera con un solitario gol de Sergi Maestre, parecía haber encontrado el camino hacia el liderato. De hecho, solo estaba separado del líder Melilla por tres puntos.

Pero después todo se fue al traste. Los jugadores comenzaron a darse cuenta de quiénes eran los Gálvez, unos empresarios que estaban muy lejos de los gestores eficientes y con potencial económico que habían intentado aparentar. Los impagos comenzaron a normalizarse y el club grana, que siempre había sido profesional en el día a día, comenzaba a ser una casa de locos. Para colmo, el balón también decidió no entrar y a todo lo extradeportivo se sumó la falta de fe en un estilo de juego que había entusiasmado a la afición desde la primera jornada. El Murcia, después de unos años con un fútbol más efectivo que estiloso con Salmerón, Sanlúcar, Vicente Mir, Paco García y Aira, comenzaba a jugar bien.

La ola de negatividad se apoderó de todo, hasta de una plantilla que pintaba muy bien. De hecho, desde aquel 21 de octubre el Real Murcia no ha vuelto a ganar en la Nueva Condomina. El Granada B y el Cartagena se llevaron los tres puntos de la casa grana, por uno el Jumilla. Lejos de la Nueva Condomina tampoco han ido mucho mejor las cosas para los de Manolo Herrero. Antes de la victoria del pasado domingo en Almería, solo dos empates ante el Linense y el Don Benito, una racha, sumando lo obtenido como local y como visitante, que ha llevado al Murcia a separarse 14 puntos del liderato.

Recuperar el pulso

Ahora, todo parece haber vuelto a la normalidad en el equipo grana. Los futbolistas cobraron una nómina con la llegada de la nueva directiva, están a punto de recibir alguna más en su cuenta bancaria y de puertas para adentro ya rige la normalidad. En lo deportivo y, aunque algunos futbolistas están más pendientes de hacer la maleta que de defender el escudo grana, el equipo ha recuperado el pulso a la Liga sumando cuatro puntos de seis posibles. Y encima, a falta de tres jornadas para el final de la primera vuelta, tiene un calendario favorable para recuperar distancia con los de arriba.

Sobre todo porque, de las próximas cuatro jornadas, el Real Murcia juega tres partidos en casa ante equipos de la zona baja, mientras que su único desplazamiento es a Melilla, a la casa del líder. Por eso es más importante que nunca que el equipo de Manolo Herrero vuelva a ser fiable en la Nueva Condomina.

Más

 

Fotos

Vídeos