Metamorfosis sin veneno

Mackay intenta despejar en una jugada embarullada junto a Hugo Álvarez. / guillermo carrión / agm
Mackay intenta despejar en una jugada embarullada junto a Hugo Álvarez. / guillermo carrión / agm

Un Murcia en plena reconversión se llena de caras prometedoras, pero echa en falta a Aquino

José Otón
JOSÉ OTÓN

murcia. El punto que logró el Real Murcia ayer es bueno o malo según el enfoque que se le quiera dar. Es evidente que los granas necesitaban el triunfo para acercarse al 'playoff' y terminar la primera vuelta a tiro de piedra del cuarto clasificado, pero también es verdad que hay que tener en cuenta las circunstancias que rodearon al duelo de ayer.

Herrero tiró de ocho futbolistas menores de 23 años e hizo debutar a Domi Pujante, otra perla de la cantera grana

El Murcia de Herrero completó su cuarta jornada consecutiva sin perder para cerrar la primera fase de la temporada haciendo un parcial de 10 puntos de 12 posibles, una racha que Herrero y la afición grana habrían firmado hace un mes, cuando el Murcia se precipitaba sin remisión ni freno hacia el fondo de la tabla, asfixiado por todos los problemas del exterior y huérfano de un futbol competente y ganador.

0 REAL MURCIA

Mackay, José Ruiz, Hugo Álvarez, Charlie Dean, Nahuel, Maestre, Álex Corredera (Chumbi, minuto 72), Miñano, Josema, Julio Delgado (Domi Pujante, minuto 67) y Manel Martínez (Víctor Curto, minuto 81).

0 SEVILLA ATLÉTICO

Javi Díaz, Cera, Javi Vázquez, Manu Sánchez, Amo, Genaro, Pejiño (Chris Ramos, min. 72), Juanpe, Casas (Diego García, min. 81), CurroSánchez y Miguel Martín (Javi Pérez, min. 68).

Árbitro
Nicolás Garcelán Docio (comité valenciano). Auxiliado por Moleón Cuenca y Abad Esteban. Mostró tarjetas amarillas a José Ruiz, Genaro y Casas. Permisivo.
Incidencias
Partido correspondiente a la jornada número 19 en el Campeonato Nacional de Liga en el grupo IV de Segunda B. Terreno de juego en buenas condiciones, a pesar de estar recién resembrado. Se guardó un minuto de silencio en memoria del periodista Juan Ignacio de Ibarra, recientemente fallecido. Además, protagonizó el saque de honor Germán Martínez, físico murciano que trabaja en la NASA.
El detalle
Con el estreno de Domi Pujante en el choque de ayer, el entrenador Manolo Herrero ya ha hecho debutar con el primer equipo a tres jugadores de la cantera. El primero fue Josema, con el que contaba desde la pretemporada, mientras que el segundo fue el delantero Zaka. Ayer le tocó el turno al extremo Domi Pujante.
EL PÚBLICO
7.995 espectadores en Nueva Condomina. Mañana fría aunque soleada. El equipo grana volverá a jugar en casa el próximo domingo, a las 16.30 horas, con motivo del arranque de la segunda vuelta de la competición. El rival será el Atlético Sanluqueño.

Además, el Murcia no contó ayer con Dani Aquino, sancionado, su máximo goleador, un futbolista que en las últimas semanas se había destapado de cara a la meta rival. El delantero murciano, que ahora quiere marchar a un lugar mejor, había guiado a los granas hacia la portería contraria con seis de sus ocho goles obtenidos en los últimos cinco partidos. La baja era más que determinante en un equipo que se ha acostumbrado a su liderazgo y que tiene que reinventarse.

LAS CLAVES

1 Las bajas
Además de Alfaro, Pena y Dani Pérez, que han abandonado la disciplina grana, el Murcia no contó ayer con Forniés ni Dani Aquino.
2 Cuatro sub-23 titulares
Herrero presentó a ochos jugadores sub-23 en la convocatoria, de los que cuatro fueron titulares.
3 Verticalidad
Al Murcia le cuesta generar ocasiones claras
4 Falta imaginación
Sergio Maestre y Corredora no tuvieron su mejor día.

Y para colmo, el Murcia que fue capaz de sacar un punto en el partido de ayer está en plena revolución invernal, con varios de sus pesos pesados sin saber aún si tienen que hacer la maleta o no, pendientes de una llamada de sus representantes para abandonar un plantel que debe reducir su masa salarial urgentemente para llegar a junio con vida.

Esta circunstancia obligó a Herrero a convocar hasta ocho jugadores sub-23, de los que cuatro fueron titulares. Por lo tanto, aunque el Sevilla Atlético pareció más peligroso durante algunas fases del partido y pudo ganar en el tramo final, los daños colaterales del terremoto que sacude al Murcia fueron pocos y el punto hasta parece bueno para un equipo que necesitará un arreón en el inicio de la segunda vuelta para engancharse definitivamente al 'playoff'.

Ayer el Murcia sacó solo un punto ante un filial maduro y con futuras estrellas como el Sevilla Atlético, pero al menos dio la oportunidad de defender la camiseta grana a jugadores como Josema y Domi Pujante, que son el futuro de una institución que debe encomendar su salvación a la cantera y a la buena gestión. Futbolistas que defienden el club de su tierra por encima de todo, más allá del salario que estipulan sus contratos. El equipo grana está en plena metamorfosis y al menos se mantuvo hasta el final de un choque difícil de digerir pero que permite seguir alimentando el sueño de llegar arriba.

Gran intensidad

El duelo comenzó con un Sevilla Atlético más intenso, que se mostró expeditivo y más atrevido de cara a la meta rival. Pejiño fue el primero en avisar con un disparo que se fue al lateral de la red. El Murcia sufría a balón parado y no despertó hasta el minuto 25, cuando tuvo tres ocasiones de gol de forma consecutiva. La primera, tras una gran jugada de Miñano que acabó con un disparo de Manel Martínez que atajó el portero visitante Javi Díaz. Un minuto más tarde el mismo Manel rozó nuevamente el gol con un disparo lateral que se fue desviado. Los de Herrero se convirtieron en apenas unos segundos en un equipo volcánico. La última gran ocasión del Murcia en la primera parte fue otro disparo de Julio Delgado que no acabó en gol. Tanto Miñano como Julio Delgado fueron los encargados de reanimar a un Murcia que no tenía pulso cuando entraban en juego Maestre y Corredera, muy apagados ayer.

Los últimos minutos de la primera parte fueron los más calientes del choque, sobre todo por la dureza empleada por el Sevilla Atlético y un árbitro que la permitió sancionando solo las faltas más flagrantes. Eso sí, el Murcia se contagió por el fútbol de su rival y también pegó y se empleó con dureza para frenar algunos contragolpes hispalenses. Pero a los puntos el Murcia había sido mejor, sobre todo por las tres ocasiones consecutivas que podían haber inaugurado el marcador.

La tónica en la segunda parte no varió. El Murcia arrancó mejor los segundos cuarenta y cinco minutos pero, poco a poco, el filial hispalense se dejó ver con llegadas cargadas de peligro. Curiosamente y, a excepción de algunos jugadores granas, los miembros del filial sevillista parecían más veteranos que los granas, muchos de ellos inexpertos en la Segunda B. Es más, el campo parecía inclinado hacia la portería de Mackay ya que al equipo de Luci Martín le costaba poco llegar y generaba más sensación de peligro.

Hasta que apareció otra vez Julio Delgado, muy incisivo durante los minutos que estuvo en el césped, para rematar pegado al palo un balón que detuvo Javi Díaz. El extremo grana se complicó la vida buscando una mejor posición de tiro y echó por tierra su posición inicial privilegiada para el remate. Minutos después respondió el sevillista Pejiño antes de que Manel, a la media vuelta, rematara contra la portería de Javi Díaz aprovechando un balón suelto en el área. Eso sí, ninguno de esos acercamientos fue tan claro como el de Curro Sánchez, que se fabricó una jugada de gol que desbarató Mackay con una gran intervención.

Herrero metió en el tramo final toda la artillería posible para ganar el cuarto partido consecutivo. Además de dar entrada a Chumbi y Víctor Curto, el entrenador jienense demostró su gallardía y apuesta por los más jóvenes utilizando como primer cambio a Domi Pujante, el tercer canterano grana que debuta esta temporada en el primer equipo del Murcia y que solo horas antes había participado en la victoria del filial grana ante el Cartagena B.

Eso sí, en el tramo final fue el filial sevillista el que metió el miedo en el cuerpo a la afición de la Nueva Condomina tras disfrutar de otras dos ocasiones claras para ganar. La primera del propio Curro Sánchez, que, con un gran cabezazo, convirtió a Mackay y su estirada en uno de los grandes protagonistas del encuentro. La segunda fue de Genaro, que se aprovechó de nuevo de la falta de contundencia de la defensa grana a la hora de defender las jugadas de estrategia rivales.

Pese a todo, el Real Murcia acabó el choque apretando a su rival, sin conformarse con el empate y dejando claro que, pese a las innumerables ausencias, tiene amor propio y orgullo y que peleará hasta el final por meterse en la zona alta.

Más información