El Murcia apela a la heroica por tercera temporada consecutiva

Los jugadores salen al terreno de juego en una imagen de archivo. /Javier Carrión/ AGM
Los jugadores salen al terreno de juego en una imagen de archivo. / Javier Carrión/ AGM

El equipo grana acabó la primera vuelta de las dos últimas campañas lejos del liderato y fuera de los puestos del 'playoff'

José Otón
JOSÉ OTÓN

La primera vuelta del Real Murcia no ha sido brillante, pero todavía puede jugar el 'playoff' y luchar por el ascenso a Segunda. El equipo de Herrero, que arrancó la Liga con victoria en Sanlúcar de Barrameda, se coló en los primeros puestos en las dos primeras jornadas, en la seis, en la nueve y en la diez. Pero después, y coincidiendo con los problemas económicos, se fue desinflando hasta caer el undécimo lugar en la jornada quince. Finalmente, tras los primeros 19 partidos, ha terminado a seis puntos del 'playoff' y a nueve del líder.Las dos temporadas anteriores el Murcia tampoco terminó la primera vuelta en la zona alta de la tabla, aunque luego jugó las eliminatorias de ascenso.

Con Salmerón y con Mir

Dos escaladas en la segunda vuelta

En la campaña 2016-17, con Paco García en el banquillo, acabó en el séptimo lugar, con los mismos 30 puntos que esta campaña. En aquel curso, el Murcia se situó a cinco puntos del Lorca, quinto, y a diez del liderato en el ecuador de la competición. Al término de la Liga en mayo el Murcia acabó segundo, a cinco puntos del propio Lorca, que fue líder. Ya con Vicente Mir en el banquillo los granas eliminaron al Pontevedra en la primera eliminatoria y cayeron contra el Mestalla en la segunda. La temporada pasada, con Salmerón en el banquillo, el Murcia también acabó la primera vuelta con 30 puntos, a 3 del 'playoff' y a 6 del liderato, que era del Cartagena. Acabó tercero la Liga y jugó la promoción de ascenso, pero cayó a las primeras de cambio contra el Elche de Pacheta.

Un UCAM con sello propio

El más regular de los equipos murcianos

El UCAM arrancó la temporada con derrota en casa ante el Linense, aunque después recuperó el terreno perdido con cuatro victorias consecutivas, lo que le sirvió para colocarse entre los cuatro primeros de la tabla. Su fútbol, de inicio, no fue brillante, aunque finalmente Munitis impuso su modelo, con el que el juego elaborado y desde atrás, evitando a toda costa los pelotazos, es una premisa básica. Desde la cuarta jornada los azulones están entre los cuatro primeros, siendo incluso líderes en cuatro de las diecinueve jornadas de la primera vuelta. El cuadro universitario, incluso, se ha sobrepuesto a las innumerables lesiones, lo que propició la aparición de canteranos. Munitis ha demostrado ser un entrenador con personalidad y valentía. Ha terminado a un punto del líder, el Cartagena. Se reforzará en el mercado invernal para intentar acabar primero.

Un Cartagena sólido y armado

El único que tocó los puestos de descenso

El Cartagena ha demostrado, con el paso de las jornadas, poseer la mejor plantilla del grupo IV. Después de un arranque tenebroso, con dos puntos en las cuatro primeras jornadas, el equipo de Gustavo Munúa fue recuperando el pulso. De hecho, es el único de los cuatro equipos murcianos que cayó a los puestos de descenso durante dos jornadas, aunque el técnico uruguayo no varió su plan y dio con un once titular que se coló en el 'playoff' en la jornada 12 y que ha llegado al liderato justo en la última jornada de la primera vuelta. Por tercer año consecutivo, es campeón de invierno. Es un equipo con argumentos que solo planea un leve ajuste en una plantilla, en la que destacan futbolistas como Elady, Santi Jara y Aketxe.

El Jumilla más exótico

Pontes estabiliza al club en mitad de la tabla

El Jumilla es un equipo diferente al de la temporada pasada, en la que luchó por la permanencia hasta el último suspiro. Tras el acuerdo de colaboración con el Wolverhampton inglés y la llegada de Leonel Pontes, el equipo vinícola ha sabido mezclar la veteranía de futbolistas como Robles, Manolo, Óscar Rico y Carlos Álvarez, con la juventud de jóvenes promesas británicas, que se han adaptado de forma rápida a la Segunda B española. El nuevo Jumilla arrancó sumando 4 puntos de 6 y situándose en la zona alta, aunque después llegó a caer hasta el decimoquinto puesto. Ahora, se ha agarrado a la regularidad y se ha estabilizado en mitad de la tabla.

 

Fotos

Vídeos