El Murcia no aprovecha el peso de su número '12'

Charlie Dean, el pasado domingo ante el Jumilla. / javier carrión / agmGráfico
Charlie Dean, el pasado domingo ante el Jumilla. / javier carrión / agm

Los granas tienen un agujero en casa, donde no sacan partido de la buena afluencia de público

José Otón
JOSÉ OTÓN

Al Real Murcia no le sale rentable jugar en la Nueva Condomina. Ni su casa es un fortín ni aprovecha el calor del número 12, el público, que acude en masa a cada partido del conjunto grana como local. Es más, el Murcia tiene un problema grave cuando salta a su estadio del que Herrero se quejó el pasado domingo, tras perder dos puntos frente al Jumilla.

El técnico jienense no ve a su equipo con la capacidad mental ni física suficiente para aguantar resultados que le son favorables, porque no se aprovecha de la experiencia de sus jugadores en el tramo final de los partidos. De hecho, es el motivo por el que el equipo no despega. Ha dejado escapar 14 puntos de la Nueva Condomina en lo que va de curso, 9 de ellos en duelos en los que comenzó adelantándose en el marcador y en los que finalmente cedió un empate o una derrota.

La primera vez que la pasó esta temporada fue en la jornada 4, ante el Recreativo de Huelva de Salmerón. El equipo grana se colocó por delante en el marcador con dos goles en la primera mitad de Jesús Alfaro y Dani Aquino, pero antes del descanso Caye Quintana redujo distancias, siendo Charlie Dean en propia meta, tras un fallo garrafal de Mackay, el que aguó la fiesta. El error puso en bandeja un punto a los onubense, que lograron un premio inmerecido en un partido en el que pudieron acabar goleados.

Los de Herrero solo han logrado un punto en los encuentros contra los otros equipos de la Región

Tres jornadas más tarde, en la séptima, la historia se volvió a repetir. El Murcia tenía tres valiosos puntos en el bolsillo frente al San Fernando, gracias al primer gol del año de Víctor Curto, pero el defensa grana José Ruiz, en un intento de despejar el balón del área, metió el esférico por la escuadra de su propia portería. Segundo autogol grana en menos de un mes. Fue un jarro de agua fría para un equipo que había generado decenas de ocasiones y que había dejado escapar vivo a su rival.

El del pasado domingo, ante el Jumilla, fue el tercer choque de la temporada en el que el Real Murcia cedió un empate después de ir ganando 1-0. Se adelantó en el marcador al primer cuarto de hora gracias a un gol de Aquino, pero se metió atrás en la segunda parte y no supo frenar las embestidas de un Jumilla que pudo llevarse la victoria.

Un botín que no dejó escapar el Cartagena en la jornada 13, en un choque en el que el Murcia se adelantó al equipo albinegro en el derbi gracias a otro gol de Aquino desde el punto de penalti en los primeros minutos de partido. El Murcia tuvo la oportunidad de sacar más ventaja respecto a su rival y desperdició varias ocasiones de gol. Pero en el ecuador de la segunda parte, conforme avanzó el cronómetro, los granas se metieron atrás y el equipo de Munúa, metro a metro, se fue haciendo con un partido que acabó ganando 1-2.

Herrero acusó el domingo a su equipo de ingenuo por no saber parar el encuentro y no tirar del 'otro fútbol', el que te permite desquiciar al rival, para amarrar el triunfo en un choque que estaba en su mano.

Esta ingenuidad e inconsistencia en casa ha hecho que el equipo grana solo haya sido capaz de sumar 10 de los 24 puntos que ha disputado en su estadio, una marca similar a la que ha obtenido jugando lejos de la Nueva Condomina, donde ha cosechado dos victorias (Sanluqueño y El Ejido) y cuatro empates (Don Benito, Linense, Marbella y Badajoz). Que el Real Murcia es débil en su estadio no es una circunstancia solo de esta campaña ya que, si se incluye el final del pasado curso, solo ha sido capaz de ganar dos de los últimos once partidos, periodo en el que cosechó también cuatro empates y cinco derrotas.

El equipo grana tiene una oportunidad de oro para enmendar los últimos tropiezos ligueros y agarrarse a la parte alta de la tabla otra vez antes del final de la primera vuelta. Y es que tiene por delante un calendario más que asequible en el que se medirá al Almería B, Malagueño y Sevilla Atlético, tres de los cuatro equipos que ocupan puesto de descenso a Tercera. Además, el equipo grana tiene la posibilidad de recortar la distancia al líder, el Melilla, al que debe de visitar el 22 o el 23 de diciembre.

Lo peor es que, por clasificación y por los duelos directos, se ha convertido en el peor conjunto de la Región. Además de tener por encima al Jumilla, Cartagena y UCAM, es el que registra guarismos más negros en los choques directos. De hecho, solo ha obtenido el punto ante el Jumilla, cayendo derrotado ante el Cartagena (1-2) y UCAM (2-1). Los universitarios y los blanquinegros han obtenido 6 puntos cada uno de 9 posibles, mientras que los vinícolas, que también ganaron al UCAM en La Condomina, han sumado 4.

Toque de atención a Herrero

Así, los consejeros y miembros de la Plataforma de Apoyo al Real Murcia abandonaron la Nueva Condomina muy preocupados por la imagen del equipo y por los pitos que recibieron los jugadores cuando acabó el encuentro. Anque lo peor llegó después, cuando el técnico jienense se mostró impotente en la sala de prensa y arremetió contra la falta de carácter de sus jugadores. Por eso ayer, tanto el presidente José María Almela como el vicepresidente Torregrosa se citaron con Herrero en la Nueva Condomina, para una charla en la que le mostraron su confianza de cara al partido del domingo, pero también su preocupación.

La situación del Murcia es preocupante, ya que se encuentra más cerca del colista (13 puntos) que del líder, que ya está a 16. El Real Murcia solo ha ganado uno de los últimos nueve partidos y ha sumado 8 puntos de 27. Los actuales dirigentes granas no tomarán ninguna decisión hasta la llegada del próximo director deportivo, que tendrá plenos poderes en esta parcela.

Más

 

Fotos

Vídeos